Editorial: ¡RESISTENCIA CONTRA LA INTERVENCIÓN NORTEAMERICANA!

“Cada una de estas intimaciones tiene por fin hacer que el gobierno se pliegue a las exigencias norteamericanas y, como hemos dicho, no tanto y no sólo para que se cumpla su voluntad en la represión del narcotráfico, sino para asegurarse de que el gobierno samperista observe rigurosamente sus decisiones para la apertura y allane el camino a un intervencionismo político y militar mayor del que hoy existe.

Si bien la brutal coacción de Washington ya de por sí implica un grave peligro, Colombia se encuentra en una situación doblemente comprometida cuando, como lo ha observado atónita la nación, el gobierno se pliega”.

Al precipitarse el derrumbe de la Unión Soviética, lo cual puso término a las contiendas de la “guerra fría”, Estados Unidos, en una demostración de la “guerra caliente” que estaba dispuesto a emprender con el fin de consolidar su supremacía, invadió a mansalva Panamá e infestó bestialmente el Golfo Pérsico. Con tales hazañas bélicas aún frescas y blandiendo su gran garrote, proclamó que iba a instaurar en el mundo un Nuevo Orden y procedió a formular su Iniciativa para las Américas, un plan destinado a convertir nuestro hemisferio en coto donde rijan sus ucases económicos y comerciales.
En Colombia, desde el gobierno de Barco, pero principalmente en el de Gaviria y ahora en el de Samper, la política central que se ha adoptado, conocida con el eufemismo de apertura económica, corresponde a la aplicación fiel y mansa de las prescripciones norteamericanas para la recolonización del continente. Para llevarla a cabo se ha sometido al país a una refacción institucional, política y jurídica con la argucia de que ésta es necesaria para ingresar a un futuro de modernización, internacionalización económica y avances democráticos. Mas la verdad es que todas y cada una de las reformas que se han introducido en nuestra organización social y política en los últimos años han tenido como propósito acondicionar el país al sistema y prácticas que en su interés impone el gran capital financiero internacional con el argumento de que fuera de ellas no hay desarrollo, progreso, ni salvación posibles. Este fin último de la política nacional, llámesele con la expresión barata de revolcón o con la demagógica de salto social, ha desatado un acelerado proceso de conversión del país en una pieza del engranaje económico y político norteamericano. Tanto nuestra política externa como la interna las ajustan los gobiernos a los patrones imperialistas de los Estados Unidos.

En consecuencia, el país gira en torno a las variaciones de su moneda y a sus dictámenes para el manejo de la nuestra, debiendo mantener una banca central que, sobre cualquier otra prioridad nacional, siga las premisas del “libre mercado”. Está supeditado a sus medidas proteccionistas y a las imposiciones comerciales sobre nuestros productos. Depende de sus préstamos, o de su aprobación para que las entidades de crédito internacionales la concedan, siempre sometido a la usura y al condicionamiento político que los acompañan. Debe dar facilidades para el libre ingreso y alta rentabilidad de sus capitales y para la libre circulación de sus mercancías en nuestro mercado doméstico. Tiene que sujetarse a su exigencia de que el Estado no puede subsidiar a los sectores productivos en dificultades ni aliviar las cargas de los sectores sociales afectados. Debe estar a su arbitrio respecto a los términos y acuerdos de nuestro comercio con terceros. Y, por supuesto, dar curso permanente a la privatización de las empresas públicas, para permitir la entrada a saco de sus capitales -solos o en asocio con el Estado y con la media docena de grupos financieros que se enseñorean del país- en entidades que son patrimonio de la nación.

Esta política económica imperial no puede implantarse sin un profundo quebrantamiento de nuestra independencia y de la organización social, jurídica y política que con base en ella nos hemos dado desde 1821. La supeditación económica crea las bases para la dependencia política y sobre ambas se erige la subordinación ideológica. Si ya los últimos gobiernos no sólo consintieron sino que coadyuvaron a que Estados Unidos impusiese un manejo de la economía que le permita la conquista de nuestro mercado y la expoliación de nuestros recursos, ahorro y trabajo, es natural que se haya llegado al actual proceso de avasallamiento generalizado en el que la nación ve violentada su autonomía política, hollado su territorio y atropellados sus valores y manifestaciones culturales. De allí que previendo estas graves consecuencias, el MOIR emitiera el Primero de Mayo de 1992 la consigna “¡Por la soberanía económica, resistencia civil!”, consigna que cada día cobra mayor vigencia para la inmensa mayoría de nuestros compatriotas que más allá de banderías y creencias tienen arraigo en la nación, su historia y sus intereses sagrados.

II

Los hechos, como siempre, contradiciendo por igual las tergiversaciones de los maliciosos y las falsas ilusiones de los ingenuos, prueban a diario que es en el mencionado contexto y por las razones señaladas que Washington, con la aquiescencia del gobierno nacional, coloca en las dependencias oficiales agentes que ejercen un novísimo espionaje sin disfraz bajo el mote de asesoría; interfiere nuestras rutas marítimas, como lo hizo en 1984, y bloquea por mar a Colombia, como en 1990; establece bases militares en nuestro territorio y sus naves vuelan y sobrevuelan en nuestro espacio aéreo, todo a su antojo y con el debido permiso de quienes residen el Ministerio de Defensa, y planta -así mil hombres de la DEA entre nuestras fuerzas armadas, especialmente las policiales, para que participen en sus operativos.

También con la complacencia del gobierno el embajador de Washington, Miles Frechette, se comporta como procónsul con derecho a inmiscuirse en nuestros asuntos internos. Ya no es extraño verlo andando como Pedro por su casa en despachos gubernamentales de todos los niveles y oírlo dictaminando y conminando, rechazando o aplaudiendo las medidas y las conductas de los funcionarios. Esta grosera intromisión alcanzó recientemente tal descaro que diversas personalidades, a quienes nadie puede acusar de antiyanquis, levantaron con entereza ejemplar su voz para exigir que se le declarara persona no grata.

Desde Washington se nos expone, primero, al vituperio mundial presentándonos como un país de maleantes y se descalifican las disposiciones y tratamiento respecto al narcotráfico, y, luego, se pasa al ejercicio del chantaje mediante amenazas de aplicar sanciones económicas y recurrir a operaciones militares directas que empezarían por el archipiélago de San Andrés y Providencia. Cada una de estas intimaciones tiene por fin hacer que el gobierno se pliegue a las exigencias norteamericanas y, como hemos dicho, no tanto y no sólo para que se cumpla su voluntad en la represión del narcotráfico, sino para asegurarse de que el gobierno samperista observe rigurosamente sus decisiones para la apertura y allane el camino a un intervencionismo político y militar mayor del que hoy existe. Si bien la brutal coacción de Washington ya de por sí implica un grave peligro, Colombia se encuentra en una situación doblemente comprometida cuando, como lo ha observado atónita la nación, el gobierno se pliega.

En efecto, desde su elección presidencial Ernesto Samper no cesa de dar explicaciones y de aceptar los requerimientos de Estados Unidos. A medida que éste, siempre insatisfecho, eleva insolentemente el número y el tono de sus exigencias, Samper da fe de sus compromisos en la lucha contra el narcotráfico y promete hasta imposibles. Lo hizo aquí y en el exterior como presidente electo, lo consignó en su carta al Congreso norteamericano y en su discurso de posesión, lo reiteró cuando en Washington corrió la voz de que se le iba a negar a Colombia la “certificación de buena conducta” y lo continúa haciendo en las ruedas de prensa que apresuradamente convoca cuando aumenta la presión yanqui. Esto explica por qué en la exposición de motivos del proyecto de ley que presentó en el Senado de los Estados Unidos, el congresista Helms puede hacer énfasis en que no está diciendo nada nuevo ni original y que las condiciones allí asignadas a Colombia para que las cumpla antes del 6 de febrero de 1996, “fueron anunciadas por el presidente Samper como su propio programa antidrogas en su carta al Congreso de Estados Unidos del 15 de julio de 1994 y en sus discurso del 6 de febrero de 1995”. A esta conducta lamentable del presidente se suma el tragicómico peregrinaje de los ministros, con la compañía y el aval de funcionarios fiables en Washington como son los jefes de la Fiscalía y la Policía, ensayando, por los pasillos y recintos menores de la Casa Blanca y el Congreso, un anodino cabildeo convertido en jeremiada ante la soberbia de quienes se molestaron en recibirlos.

Comentando esta escandalosa realidad, uno de los periodistas a quien, insólitamente, parece que no lo amordazan los intereses creados, ha expresado con razón que frente a la arremetida de los Estados Unidos contra Colombia, nuestros actuales mandatarios han carecido de dignidad, es decir, según la definición del diccionario, de esa “cualidad de las personas por la que son sensibles a las ofensas, desprecios, humillaciones o faltas de consideración”. Es obvio que la referencia no es a una nueva virtud cardinal, sino a la dignidad política, propia de demócratas y patriotas, que impide actitudes ambiguas y de genuflexión cuando se quebrantan los intereses nacionales. Si se tiene en cuenta que ésa es una cualidad que la gran mayoría de los colombianos nunca ha perdido, surge aquí una diferencia sustancial entre el pueblo y sus gobernantes. Diferencia que tiene la misma naturaleza, bien vale recordarlo hoy, de la marcada por Hernando Durán Dussán frente al actual enviado de Estados Unidos en la OEA, César Gaviria, cuando expresó en 1990 desde Miami, sin desechar su arraigo nacional en aras de la contienda presidencial en la que estaba comprometido, que el bloqueo marítimo ordenado contra Colombia por el gobierno norteamericano era un ostensible intento de invasión “que no estamos dispuestos a aceptar” y sostuvo, ante el alud de agravios proferidos desde Estados Unidos, que Colombia no admitiría “ningún tipo de imperialismo”.

III
La intervención norteamericana contra el país va en avance. En diferente grado, quienes ya son colaboracionistas confesos, aquellos que por unos dólares más o por pendejos, tienen ante ella actitud permisiva o se prestan para que la superpotencia norteamericana en su plan de recolonización socave nuestra soberanía, independencia y autodeterminación nacionales, tendrán que responder ante nuestro pueblo y ante la historia tanto por las concesiones que ya le han hecho como por las tropelías que en el futuro pueda cometer contra la nación. De nada les servirá argumentar que su postración obedece a las necesidades de la lucha contra el narcotráfico ni al cumplimiento de una presunta cruzada moral, pues los criterios que prevalecerán para calificarlos tendrán fundamento en lo expuesto hace cinco años por nuestro desaparecido líder, Francisco Mosquera:

“¿Prosperaría acaso el filón de la coca sin la complicidad de los vasos comunicantes del sistema bancario mundial que, entre sus múltiples servicios, proporciona a sus clientes el del lavado de dólares? ¿No serán capaces los Estados Unidos, recurriendo a su inmenso poder, de acabar con la venta de estupefacientes dentro de sus fronteras? Sí pueden, mas no se lo proponen. La cruzada antidrogas sostenida por Bush, que se realiza cueste lo que cueste, aun pasando por encima de las estipulaciones del derecho internacional, es un mero subterfugio para abrirle las puertas en América Latina a la intromisión extranjera, romper el ordenamiento jurídico de los países sometidos y suplantar a los productores nacionales con los magnates de los monopolios imperialistas. ¿No se congeniaba en Estados Unidos con Noriega cuando éste era un agente de la CIA? Pero además, ningún cometido, por humanitario que fuese, habilita a los poderosos del orbe para desconocer las libertades de los pueblos débiles y aplastarlos impunemente. Que se extermine el narcotráfico, sin demoras ni titubeos, mas no a costa de la independencia de las naciones, ni del trato respetuoso entre ellas. Que cada Estado solucione los problemas, particulares o generales, conforme a su voluntad soberana”.

IV
Frente a la presente situación de riesgo en que se ha sumergido a la nación, surgen dos posiciones antagónicas, cuyos contenidos se traslucen en sendos editoriales de los periódicos liberales El Tiempo y El Espectador. En el primero, correspondiente a su edición del 6 de febrero, se pide a los colombianos que no se apasionen ante las presiones del gobierno norteamericano, ya que esto podría llevar a la desaprobación de empréstitos en el exterior; que cierren “ese diccionario donde sobran las palabras imperialismo, yugo y garrote frío” y traten de entender la posición de Estados Unidos, así éstos “aparezcan injustos”; que tengan en cuenta que a países más poderosos que el nuestro no les ha ido bien enfrentándolos; que en vez de culpar al embajador Frechette no se ignore “la parte buena de sus palabras” y se digieran sus “muy cariñosos elogios al país”, pues “puede ser nuestro mejor abogado en este pleito”. Agrega que la mejor contribución es “conservar una suave mordaza” ante las expresiones agresivas que se nos lanzan, pide que los análisis se hagan “poniendo un pie en Estados Unidos y otro en Colombia” y recomienda “no olvidar que al coloso del Norte hay que pasarle la mano, no tirarle la cola”. Termina el periódico del Grupo de los Santos suspirando por “volver a ver el resplandeciente sol de unas amistades que sólo beneficios le producen a Colombia”. Ante el servilismo que rezuma este editorial, todo colombiano que se precie de serlo y en cuyo espíritu aliente el patriotismo, sólo puede responder con un contundente ¡Nunca jamás! Y, junto al categórico repudio, asumir la defensa de nuestra nacionalidad como la más enaltecedora pasión.

En el segundo, aparecido el 2 de abril, se manifiesta la posición contrapuesta. Allí se hace una descripción objetiva de las torcidas intenciones que se tienen contra el país: “Todo nos hace prever que en algunos círculos estatales de los Estados Unidos se está gestando una peligrosa política de intervencionismo armado contra la soberanía colombiana. Así como ya se invadió a Granada y se hizo igual cosa con Panamá y se tomó a mano armada Haití, ahora el pretexto del narcotráfico con los lineamientos ya conocidos se viene invocando para intervenir agresivamente en la política interna de Colombia. (…) Después de los hechos de Juanchaco y de las amenazas que se han dejado caer sobre San Andrés y Providencia, no se había dado el caso de una tan descarada incitación encaminada al sometimiento de nuestra soberanía nacional”. Concluye luego el editorialista de El Espectador haciendo un claro y altivo llamamiento: “El pueblo colombiano debe mantenerse alerta frente a esta situación y se hace indispensable la culminación de un gran movimiento patriótico que convoque a todos los colombianos en defensa de su dignidad y su independencia como pueblo. Los partidos políticos, las fuerzas armadas, el Congreso de la República, el Órgano Judicial del Poder Público, el clero en su apostolado, las universidades con sus profesores y estudiantes, deben formar la gran vanguardia que llame a la unión sagrada del país en busca del mantenimiento de la integridad nacional y los valores jurídicos y morales que le sirven de soporte”.

El MOIR y la clase obrera no pueden menos que saludar y acoger este llamado. Sumaremos fuerzas, marchando al frente, con las organizaciones y personas de todos los sectores sociales dispuestos a forjar un gran movimiento de resistencia contra la intervención norteamericana. Esta ha sido siempre nuestra indeclinable posición. Y la reafirmamos hoy con mayor firmeza frente a la embestida que sobre todos los órdenes de la vida nacional ha desatado el gobierno de Estados Unidos, a quien más le valdría, al cumplirse veinte años de la derrota sufrida a manos del pueblo vietnamita, escuchar a un promotor y adalid de esa guerra de intervención, su Secretario de Defensa de ese entonces, Robert McNamara, cuando ahora, luego de expresar que se siente avergonzado por la conducta de Norteamérica y que “estábamos equivocados, terriblemente equivocados”, considera que ese país “todavía no ha aprendido las lecciones” y le advierte sobre los peligros de despreciar el nacionalismo que alienta entre los pueblos.

V
El Primero de Mayo es el día internacional de pausa en la explotación conquistado por los obreros para rememorar y festejar sus pasadas y gloriosas luchas, pero también, y con prioridad, para proclamar que están en pie para librar con alegría combativa las del presente. Consecuentes, los trabajadores colombianos lo celebrarán dirigiendo su acción contra el “pacto social” que en desarrollo de la política de apertura impone el gobierno de Samper Pizano, a sabiendas de que éste constituye un instrumento clave en la nueva colonización de Colombia emprendida por el gobierno norteamericano. Se confunde en esta forma su lucha de clases con la lucha nacional. Que no quepa pues duda: ¡junto a todos los buenos hijos de Colombia cumpliremos con nuestros deberes de patriotas involucrados hoy en nuestros deberes de clase!

Bogotá, abril 30 de 1995
Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR)
Comité Ejecutivo Central Héctor Valencia Secretario General

HISTÓRICA MARCHA CAFETERA

Por Juan Ahumada Farietta

Jamás la capital caldense había presenciado una protesta de la magnitud de la Marcha Nacional Cafetera del pasado 29 de marzo. Más de treinta mil cultivadores se concentraron en los alrededores de la Plaza de Toros, desfilaron por la carrera 23, abarrotándola, y colmaron la Plaza de Bolívar y las calles adyacentes.

La alta burocracia de la Federación desató una campaña de calumnias, sosteniendo que se trataba de un movimiento de personas ajenas a los campesinos. Afirmaciones que no engañaron a nadie pero que sí dejaron en ridículo a quienes así mentían. La movilización constituyó un reconocimiento a Fabio Trujillo, Jorge Robledo, Aurelio Suárez y demás dirigentes que durante años forjaron con acierto y paciencia la hoy poderosa organización.

Los manizaleños, entusiasmados, saludaron con pañuelos blancos, serpentinas, aplausos y voces de aliento a los agricultores. Las ruanas, sombreros, carrieles y fiambres; los rostros curtidos y las manos callosas; las pancartas en las que aparecían garrapateados los nombres de sitios olvidados de la geografía nacional, así como de otrora prósperos y pujantes municipios, testimoniaban el carácter nacional de la movilización, el desespero de los agricultores y la decisión de exigir al gobierno de Samper solución a sus atribulaciones y el cumplimiento de las promesas que en las afugias electorales hiciera el entonces candidato a la presidencia.

La Plaza de Bolívar lucía una gigantesca pancarta en la que se resumían las cuatro reivindicaciones de las 300 mil familias acosadas por la aplicación de las políticas neoliberales: primera, condonación de la impagable deuda con las entidades financieras; segunda, pago del café con un precio justo; tercera, declaración inmediata de la emergencia fitosanitaria nacional para el control de la broca y, cuarta, defensa de las instituciones cafeteras.

Al inicio del acto los concurrentes escucharon alborozados el documento con el que los obispos expresaron, una vez más, su total respaldo a los justos reclamos, en particular al perdón de las obligaciones crediticias, como única forma de evitar la pérdida de las propiedades.

Jorge Enrique Robledo Castillo, coordinador de la agremiación, señaló que “la defensa de los cafetaleros se complica porque las agencias internacionales de crédito tienen en la mira a los pequeños, a los medianos y a los grandes finqueros, a todos los cuales hay que defender del minúsculo grupo de parásitos que decidió liquidar la producción colombiana”.

El secretario nacional, Aurelio Suárez Montoya, refutó la aseveración de que no se pueden condonar las deudas porque eso es violatorio de la Constitución, siendo que en Colombia ninguna norma es respetada cuando se trata de favorecer a los pulpos económicos.

El máximo dirigente de la rebeldía cafetera y presidente de la Unidad, Fabio Trujillo Agudelo, denunció: “Nos quieren enmarcar dentro del pacto social, limitándonos el aumento al 18%, y haciéndonos lo de siempre: manejándonos los ingresos de acuerdo con los asuntos monetarios y fiscales del gobierno, porque al fin y al cabo para ellos se trata del problema de un montón de débiles y pobres”. Y concluyó anunciando la posibilidad de un paro nacional, si persiste la actitud oficial de no resolver los gravísimos problemas del gremio.

En medio de los gritos de paro, intervinieron los representantes de las delegaciones departamentales: Elio Martínez, Quindío; Eugenio Ramírez, Antioquia; Alberto Bustos, Cauca; Gabriel Gómez Gaviria, Cundinamarca; Jaime Hernández, Huila; Alirio Granada, Valle, y Ramón Nivia, Tolima. También hablaron el senador Mauricio Jaramillo, el presidente de la Cooperativa de Caficultores de Armenia, Ancízar López, y el presidente del Comité Intergremial del Meta, Eudoro Álvarez. Jorge Santos, senador del MOIR, dio a conocer el proyecto de ley por medio del cual se busca condonar las deudas.

Directivos nacionales de los sindicatos de Telecom, Caja Agraria y ACEB se trasladaron desde Bogotá en demostración de apoyo. Diputados, concejales y concejos en pleno del Viejo Caldas firmaron mociones de respaldo y algunos cabildos se comprometieron con las tareas que determine la Unidad Cafetera Nacional. Los medios de comunicación reconocieron los hechos y, con mayor o menor simpatía, dedicaron titulares y grandes espacios a la jornada. Al final, las delegaciones se dispusieron a regresar, decididas a sacar adelante las nuevas tareas que demanden los objetivos patrióticos y reivindicativos de los cafeteros colombianos.

Que las luchas encabezadas por la Unidad Cafetera han sido correctas y exitosas lo demuestran las medidas que en los primeros días de mayo debieron tomar el gobierno y la Federación, las que no hubieran sido aprobadas sin la enérgica posición asumida. Sin embargo, esas concesiones no son suficientes para resolver los gravísimos problemas de los productores. Y, además, de todos es sabido que en el paquete de disposiciones sólo 2.500 millones son aportados por el gobierno, mientras los otros 190 mil millones son en verdad ahorros de los mismos cafeteros. Y para entregar esos recursos quieren rematar las instituciones del sector, como ocurre con la corporación Concasa.

Los principales dirigentes de la Unidad Cafetera se reunirán en Pereira el 24 de mayo, con el objetivo de aprobar la realización del paro nacional que exija a Samper la solución cabal de los problemas que los aquejan.

EL 1° DE MAYO DE 1975

El 1° de Mayo de 1975, en la gran manifestación unitaria de la clase obrera colombiana, el camarada Francisco Mosquera registró emocionado los triunfos obtenidos por los pueblos de Camboya y Viet Nam los días 17 y 30 de abril y con los cuales expulsaron al imperialismo norteamericano:

“En Indochina fracasaron todas las estrategias de los Estados Unidos: la guerra especial, la guerra local, la guerra secreta de Laos, la guerra aérea del Norte de Viet Nam. Nada les valió: ni los 150.000 millones de dólares que invirtieron, ni los millones de soldados que desembarcaron, ni los miles de millones de toneladas de bombas letales que arrojaron sobre la población civil, ni los sabotajes, ni el napalm, ni los genocidios, ni los treinta años de ardides y argucias diplomáticas. Nada pudo quebrar el espíritu de lucha de estos dos pueblos que desean vivir y trabajar en paz, pero que son profundamente celosos de su soberanía, su neutralidad, su integridad territorial, su honor nacional, y que no están dispuestos a aceptar ninguna injerencia en sus asuntos internos. En Indochina ha quedado demostrado una vez más que un pueblo por pequeño y atrasado que sea puede defender triunfalmente sus derechos a la autodeterminación nacional y puede vencer a la potencia más poderosa de la Tierra, siempre que se decida a hacerlo, empuñe las armas y persista en una línea correcta”. (Francisco Mosquera, “Por el más amplio frente de lucha antiimperialista”, en Tribuna Roja, No. 15, mayo 10 de 1975).

Del legado de Mosquera: A CINCUENTA AÑOS DE LA VICTORIA ALIADA SOBRE EL FASCISMO

Para conmemorar el quincuagésimo aniversario del triunfo de la Unión Soviética y demás fuerzas aliadas sobre el nazifascismo de Hitler y Mussolini, transcribimos apartes del prólogo redactado por el camarada Francisco Mosquera para el libro José Stalin, la gran guerra patria, publicado en Bogotá por Editorial Bandera Roja, en agosto de 1980, y traducido y acotado por Gabriel Iriarte. El esclarecedor texto de Mosquera se titula “Experiencias de la Segunda Guerra para tener en cuenta”

La valerosa resistencia del pueblo soviético contra la invasión nazi y su aplastante victoria final patentizan una de las hazañas más extraordinarias de todos los tiempos. Encontrábanse en juego asuntos de suma trascendencia. Se decidía si en el futuro inmediato caería sobre los pueblos el dogal de la esclavitud fascista o no. En el terreno de las armas, haciendo gala de fortaleza, de pericia y de técnica, en una extensión jamás vista, los dos sistemas sociales de la época, el imperialismo y el socialismo, zanjaban sus desavenencias. La lucha involucró lo mismo a la economía, a la política, que a la diplomacia. El contrincante que fallara en llevar los suministros al frente, tendido a lo largo de varios miles de kilómetros, sencillamente quedaría fuera de combate. Había que proveer los alimentos y las dotaciones para millones de soldados, los equipos de aire, mar y tierra, el combustible, los repuestos, e ir supliendo, de una batalla a otra, las cuantiosas pérdidas de vida y armamentos. La organización en la retaguardia era decisiva. Las fábricas laboraban a pleno pulmón, incrementando constantemente el rendimiento e innovando en la marcha para obtener la preeminencia y no dejarse sorprender por los inventos del enemigo. En los albores del estallido, estrategas de ambos bandos coincidieron en valorar la importancia de las máquinas y los motores en la contienda que se avecinaba. El duelo aéreo y la pelea de tanques terminaron a la sazón imponiéndose como modalidades de la guerra moderna.

Los alemanes tuvieron al principio la ventaja, debido a su condición de invasores. Escogían libremente el momento y los sitios de ataque, de manera que se ajustaran a sus conveniencias y ocasionasen los peores estragos al país embestido. La burguesía alemana, una vez firmado el Tratado de Versalles, comenzó a buscar el desquite de la derrota de 1918 y a prepararse febrilmente, aunque con sigilo, para la otra confrontación, con veinte años de plazo. El nazismo representa a cabalidad las ambiciones imperialistas de recuperar para Alemania la influencia perdida y arrebatarles a las potencias de Occidente, en particular a Inglaterra y Francia, sus vastos dominios coloniales. Desde el ascenso al Poder, Hitler encauzó la producción conforme a sus programas bélicos, abarrotando arsenales con los más avanzados tipos de aviones, acorazados, carros de asalto, submarinos, etc., y adiestrando unas poderosas fuerzas armadas en pos de las últimas evoluciones de las artes marciales. Cuando irrumpen contra Rusia, las tropas nazis llevaban dos años de campañas fulgurantes. Nadie logró contenerlas. Austria, Checoslovaquia, Polonia, Dinamarca, Noruega, Holanda, Bélgica, Francia y los países balcánicos sucumbieron estruendosamente. Los ingleses, como siempre, se habían salvado de la ocupación por el hecho de vivir en una isla y por su reconocida capacidad naval. Poro medio millón de sus efectivos, junto a los cuatro millones pertenecientes al afamado ejército francés, fueron abatidos en menos de un mes en los campos de Europa. La superioridad alemana conmovía al mundo.

La Unión Soviética, desde luego, no constituía una pequeña y débil nación; se trataba de un Estado multinacional grande, centralizado, con incontables recursos, inmenso territorio y población numerosa. No obstante, venía impulsando pacíficamente su desarrollo material y cultural, en medio de las dificultades propias de las hondas transformaciones en que se hallaba empeñada, encarando el bloqueo del prepotente club de las repúblicas capitalistas y sin haber adecuado aún por completo su economía a las inminentes obligaciones materiales, con todo y que los comunistas rusos vislumbraban, cual nadie más, que el choque resultaría inevitable. El primer problema, el de colocar el trabajo agrícola e industrial de las distintas comarcas y nacionalidades al exclusivo favor de las exigencias de la guerra, empieza a resolverse a partir del 23 de junio de 1941, al otro día del rompimiento de las hostilidades. El Ejército Rojo no consiguió repeler la arremetida alemana y se vio precisado a replegarse y ceder porciones muy considerables de su espacio. Leningrado y virtualmente hasta la capital, Moscú, quedaron cercadas y en angustioso peligro. Para garantizar vitales abastecimientos e impedir que los centros fabriles de las regiones occidentales los agarraran las fuerzas ocupantes, los soviéticos, en una demostración sin precedentes, transportaron de junio a noviembre más de 1.500 fábricas a las profundidades de su retaguardia. El desenlace parecía gravemente comprometido. Con avidez se esperaban las noticias procedentes del mayor, del determinante, del en verdad único frente que prevalecía. Ahora la totalidad de los intereses envueltos en el conflicto pendía de la batalla de Rusia. Si este postrer esfuerzo periclitaba ya no habría en el continente europeo bastión que frenara a las hordas nazis. Incluso los Estados Unidos no estarían muy seguros allende el Atlántico.

Mas el pueblo raso, acosado, despojado, malherido, aguantó. Ningún sufrimiento pudo doblegar su espíritu combativo; nada opacó su infinito amor por la causa a la que ofrendaba los más caros sacrificios. No conoció el miedo, no se permitió un minuto de descanso, no perdió jamás la confianza en el triunfo. El fanfarrón de Hitler creyó que bastaría coger a coces la estructura bolchevique para que se desplomara al instante. Y al concluir 1941, después de seis meses de incesante guerrear sobre la interminable llanura, el empuje germano mostró síntomas inequívocos de agotamiento: las líneas en lugar de avanzar retrocedían, los objetivos fundamentales continuaban sin alcanzarse y la introducción del invierno helaba las carnes y el ánimo de los invasores. Procurando mantener la iniciativa y valiéndose de la inexistencia de un segundo frente que los aliados anglo-norteamericanos postergan prácticamente hasta junio de 1944, los nazis recurrieron a las reservas y reforzaron con varias decenas de divisiones a las 200 que, mermadas y exhaustas, proseguirían el embate en el nuevo verano. Sin embargo, aplazan el asalto frontal sobre Moscú, a la espera de una amplia operación por el flanco Este y el Sur, desde el Cáucaso hasta Kuibyshev, dirigida a cortar los puntos claves de las comunicaciones de la ciudad. La variación del plan táctico simbolizó para los agresores saltar de la sartén para caer en las brasas, puesto que sus unidades se dispersaron notoriamente, perdieron potencia y tropezaron con Stalingrado. La gloriosa urbe sobre el Volga tampoco quiso capitular y en sus alrededores cavó la tumba al VI Ejército alemán, unos 300.000 hombres, entre prisioneros y muertos. De allí en adelante el curso global de la guerra registra un viraje sustancial. La industria soviética, ya restablecida y estabilizada desde mediados de 1942, arroja índices superiores de productividad y de calidad a los del enemigo. El Ejército Rojo desata la contraofensiva y los nazis pasan a la defensiva estratégica. Para Alemania principia el período de las grandes derrotas y de la penosa retirada, así promueva esporádicamente golpes de proyección y de duración reducidas.

Los descalabros en el Oriente colocan al régimen hitleriano en entredicho. La desmoralización va minando progresivamente sus filas; entre sus socios del Eje surgen las dudas acerca del porvenir de la aventura genocida, y las pequeñas naciones de Europa Central, obligadas a marcar el paso de ganso y a portar la esvástica, ansían la hora de desasir los compromisos de guerra. El nazismo, que funda su éxito en la intimidación y el engaño, como cualquier contracorriente reaccionaria no soporta la adversidad. Únicamente sobrevive llevando la delantera, pero tan pronto se les nublan las perspectivas de vencer todo estará finiquitado sin remedio. Las condiciones se vuelven propicias para los pueblos sujetos a la sojuzgación o al chantaje del bloque nazi-fascista. La resistencia organizada de la población y el movimiento guerrillero se propagan por doquier en Francia, Yugoslavia, Albania, Grecia, etc. En China la lucha contra la invasión japonesa se consolida y el Ejército Popular de Liberación tórnase en la fuerza determinante de la salvación nacional. Por otra parte, Inglaterra y Estados Unidos estrechan los nexos amistosos con la Unión Soviética, intensifican los combates navales y aéreos contra el Eje, bombardean asiduamente las factorías enemigas y se alistan para tomar el norte de África, controlar el Mediterráneo y abrir el asedio sobre Italia.

Estos tres gigantescos vórtices de acción, el de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas que pugna por la libertad de la patria y enarbola la bandera proletaria; el de las masas de los países sometidos que tienden hacia la conformación de Estados propios, independientes y soberanos, y el de las naciones capitalistas que se oponen a la agresión germano-ítalo-japonesa, proseguirán creciendo y cohesionándose en un poderoso frente antifascista hasta tomar Berlín y hundir una de las más bárbaras y tenebrosas tiranías de este siglo.

Hemos indicado cómo el heroísmo del pueblo soviético incide en el cambio de la situación en un lapso relativamente corto; a lo que debemos agregar las orientaciones políticas y militares, sin cuyo acierto, ni la sangre vertida, ni la laboriosidad desplegada, hubieran dado sus frutos.

Partiendo del mismo vaticinio sobre el desencadenamiento de las contradicciones de la preguerra; pasando por la utilización de los factores positivos contemplados en la estrategia trazada, y concluyendo en el hábil maniobrar para, sin vender los principios, salir airoso de cada una de las complejísimas encrucijadas, el alto mando soviético hizo alarde de visión, sapiencia, audacia y capacidad, cual raras veces ocurre en la historia.

Aquél era el Partido Comunista. Integrado por los continuadores de la magnífica tradición revolucionaria de Rusia y los herederos de las sublimes virtudes de Lenin; educado en los fundamentos científicos del marxismo y dirigido por un jefe formidable: Stalin.

José Marti 1985-1995: CIEN AÑOS DE SU MUERTE

CIEN AÑOS DE SU MUERTE
“El amor, de madre, a la patria, no es el amor ridículo a la tierra, ni a la yerba que pisan nuestras plantas; ¡es el odio invencible a quien la oprime!”

“Yo estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber –puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo- y de impedir que a tiempo con la independencia de Cuba se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso” (Carta de Martí a su amigo y compañero de luchas por la independencia de Cuba, Manuel Mercado).

“En lo alto de las nubes desgarradas, un pino, desafiando la tempestad, erguía entero, su copa. Rompió de pronto el sol sobre un claro del bosque, y allí, al centelleo de la luz súbita, vi por sobre la yerba amarillenta erguirse, en torno al tronco negro de los pinos caídos, los racimos gozosos de los pinos nuevos: ¡Eso somos nosotros: pinos nuevos!” (Discurso de martí en La Florida, en homenaje a los estudiantes asesinados en La Habana por el ejército español).

1°. de Mayo: CONTRA SAMPER Y EL “PACTO SOCIAL”, EL PROLETARIADO LLENÓ LA PLAZA DE BOLÍVAR

Convocados por la CGTD, miles de obreros se concentraron a partir de las 9 de la mañana en la Plaza de Toros para iniciar una combativa marcha hacia la Plaza de Bolívar, coreando consignas de denuncia contra la política económica y laboral de Samper y especialmente contra su mentiroso “pacto social”.

Entre las organizaciones participantes se debe mencionar a Utradec, Sittelecom, ACEB, Sintracreditario, Sindess, Sinucom, Hocar, el Sindicato de Bienestar Familiar, el Comité Prodefensa del SENA y decenas de sindicatos afiliados a la Confederación.

Intervinieron Mario de J. Valderrama y Julio Roberto Gómez, presidente y secretario general de la CGTD, y Emilio Máspero, como representante de la CLAT.

Mario de J. Valderrama, en nombre de la CGTD, llamó a los manifestantes a salir en defensa de la soberanía económica del país, pisoteada por la ofensiva norteamericana y por el entreguismo del gobierno samperista.

Cuando la manifestación de la CGTD había culminado y buena parte de la gente ya estaba camino a sus casas, se hizo presente en la Plaza de Bolívar una numerosa columna conformada por sectores de la CUT, quienes llegaron gritando sus consignas contra la política laboral samperista. Saludados fraternalmente desde la tribuna, se confundieron con los militantes de la CGTD, e intervino el presidente de la USO, César Carrillo, quien expresó la necesidad que hoy siente el proletariado de unificarse bajo una política de lucha contra sus enemigos de clase.

En el resto del país, la clase obrera celebró su Día Internacional con manifestaciones, marchas y diferentes actos. En Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Barrancabermeja, Cartagena y Armenia se realizaron desfiles unitarios entre la CGTD y los sectores de la CUT opuestos al “pacto social’. En Medellín, Santa Marta, Cúcuta, Manizales, Pereira y demás capitales, hubo también importantes concentraciones.

LA APERTURA PARA ADELANTE, LA INDUSTRIA PARA ATRÁS

Por Libardo Botero

A medida que la apertura sigue haciendo su agosto, la industria nacional se resiente más. No pueden ocultarlo las cifras amañadas del gobierno saliente ni la demagogia del actual. El panorama se prevé día a día más crítico para la producción nativa, tras cinco años de feroz ofensiva de la competencia foránea.

No sólo el ritmo de crecimiento se ha debilitado en el último lustro, sino que los escasos avances se registran en sectores vinculados a una actividad tan especulativa como la construcción, acicateada por dineros de diversa procedencia, entre los cuales se cuenta el capital extranjero. O se fincan en ramas conectadas con la importación de ciertas materias primas o equipos, o con la entrada masiva de automotores.

Eduardo Sarmiento vislumbra un fenómeno preocupante: la progresiva transformación de importantes renglones manufactureros en meras actividades de ensamblaje o de comercio internacional. Y aún peor, las industrias más representativas del país viven una decadencia sin precedentes.

Las importaciones continúan su arrollador avance, como lo indica la balanza comercial. Sólo en el primer trimestre de este año Colombia tuvo un déficit de 1.154 millones de dólares.

Los textiles, de un hilo
Las manufacturas textiles están entre las más afectadas. Los gremios del sector estiman que durante la apertura se ha perdido entre 30% y 40% del mercado nacional a manos de los géneros foráneos. Se estima que el ingreso fraudulento de telas en 1994 se incrementó entre 1.000 y 2.000 millones de dólares. Si en 1991 las importaciones legales eran de 88 millones de dólares, en 1993 alcanzaron a ser más de 260 millones. En los primeros diez meses de 1994 esta cifra se vio incrementada en 10.7%.

Las principales textileras antioqueñas no repartieron utilidades en efectivo, pese a que presentaron ligeros aumentos en sus balances de 1994. Estos no son atribuibles al desarrollo productivo, ya que todas acusan rebajas reales de las ventas, salvo Coltejer, que logró realizar en el mercado 126 millones de metros, lo mismo que el año anterior, pero con el doble de esfuerzos y sacrificando el precio real. Las exportaciones de telas antioqueñas a Estados Unidos bajaron el último año 66.3%, a Venezuela 24.3% y a Chile 29.2%. Para enjugar las pérdidas continúan feriando sus activos, sean los terrenos que se reservaban para ensanches, como Tejicóndor y Vicuña: o edificaciones en donde laboraban miles de obreros, caso de Rosellón y Coltefábrica; o enajenando factorías en pleno funcionamiento, como Polímeros Colombianos.

La crisis no es ajena a otras regiones. Federales, una nueva y promisoria compañía del Cesar, entró hace varios meses en concordato. Fibratolima, que se ufana de tener a todo su personal en ley 50, perdió 3.700 millones de pesos el año pasado. Las pequeñas constituyen el grueso de las empresas que acaban de entrar en concordato, entre ellas, El Cedro, Textiles Nylon, Textiles Papagayo y Cuatro en Textiles. Las inversiones en modernización, que algunos ilusos veían como la salida eficaz frente a la apertura y que alcanzaron cierta magnitud en los últimos años, hoy se han reducido drásticamente.

No menos graves han sido las secuelas para los trabajadores. Los empresarios, aupados por el gobierno, han lanzado una ofensiva buscando rebajar los salarios y puestos de trabajo. A juicio de Acoltex, entre 1990 y 1993 se redujeron en 25% los empleos directos en toda la rama, lo que equivale a 25 mil trabajadores. Aún hoy se tramitan solicitudes de despidos colectivos, que se presentan como grandes logros administrativos y de productividad ante las asambleas de accionistas: 600 en Tejicóndor, 600 en Tejidos Única, 430 en Fabricato. Dirigentes empresariales afirman que todavía sobran 2.800 operarios entre Coltejer, Fabricato y Tejicóndor.

Los contrapliegos volvieron a las mesas de negociaciones, esta vez para arrebatar las últimas prerrogativas laborales. Los sindicatos textileros orientados por la CGTD, a la par que vienen combatiendo con vigor las estrategias patronales, han propuesto a los capitalistas enfrentar de una manera unificada la apertura, verdadera causa del retroceso industrial, en vez de descargar sus efectos en las espaldas del proletariado. Pese a sus inconsecuencias, los gremios económicos claman al gobierno por medidas que permitan salvar la industria. Las adoptadas o anunciadas por Samper son enteramente inocuas, sin que se vislumbre mejoría alguna para tan decaída actividad.

La confección en harapos, el calzado en cueros
No es menos grave la tragedia de la confección, el cuero y el calzado. En Santander, la producción ha descendido al punto más crítico de toda su existencia. En la zona de Chimitá, entre Girón y Bucaramanga, se han cerrado 18 de 21 factorías de cuero y calzado, dejando cesantes a más de cinco mil obreros. Según Cornical, el gremio que reúne a los empresarios del calzado, en 1994 descendieron en más de 10% las exportaciones, sobretodo a Estados Unidos, nuestro principal comprador.

También en Santander, durante 1994, de alrededor de 1.200 empresas de confección, medianas y pequeñas, quebraron 120, y 1.200 obreros quedaron en la calle. Hasta las mismas maquilas, dedicadas a confeccionar por encargo para consorcios internacionales -como sucede con las ensambladoras de Donmatías, Antioquia-, pasan por un duro momento. Allí funcionan alrededor de 125 pequeñas empresas, encargadas de coser bluyines para firmas foráneas. La producción se ha reducido en más de 40%. El desempleo se dispara y la situación social es delicada. El ingreso promedio de las operarias, pues la mayoría del personal es femenino, no llega ni al salario mínimo. En el departamento, la exportación de confecciones a Estados Unidos bajó en 16.8% y a Venezuela en 21.8%. El total nacional empezó a declinar con la apertura a un ritmo de 1.5% al año, pero en meses recientes se ha acelerado.

Un pequeño empresario hizo una patética narración de cómo los dragones asiáticos compiten con sus confecciones en el mercado internacional. Reclutan a miles de mujeres, las hacinan en fábricas flotantes -hasta trescientas por barco-, y parten con ellas en largas travesías. Luego van tocando en los distintos puertos, donde venden a precios irrisorios sus mercaderías.

El hierro y el acero se doblegan
A este sector se le arrebató en los últimos dos años alrededor de 30% del mercado, también por la subfacturación, el dumping, el contrabando, la revaluación y el lavado de dólares. Lo cual, en cifras redondas, equivale a la pérdida de 287 mil toneladas de acero en 1994. En lo que va de 1995 se han importado 26.715 toneladas de alambrón, 51% más que en el mismo período de 1994. Esto le causó pérdidas a Paz del Río por 49.267 millones de pesos en el ejercicio anterior, y por 327 millones a Simesa, pese a que para modernizarse las principales firmas han invertido más de 250 millones de dólares. Ante la vertical caída, Fedemetal pidió cambiar la política de apertura y aplazar el ingreso de Colombia al G3.

Holasa, productora colombo-japonesa que funciona en Medellín, ha interpuesto una serie de demandas contra el dumping en la importación de láminas de acero desde EU, Gran Bretaña y España. La apertura descarga sobre los directamente afectados la obligación de protegerse del contrabando y demás prácticas desleales.

El caso de Acerías Paz del Río, primera siderúrgica del país, hoy en concordato, es bien aleccionador. Su desangre no se detiene. Buscando sobreaguar, se recurrió a vender los mejores activos, entre ellos un gran paquete de acciones de la cementera, subastado en 59 millones de dólares. De los cuales, 42 millones se dedicaron a pagar parte de la deuda externa, que asciende a 140 millones de dólares. Coronar esta operación costó la friolera de 12 millones de dólares, entre comisiones, mordidas y otros desfalcos. Este año se aprestan a vender el 42% restante de las acciones de la cementera y otros importantes activos.

La segunda estrategia patronal ha sido la de golpear a los asalariados, despidiéndolos o tratando de reducir sus ingresos y prestaciones, a lo cual éstos han opuesto firme resistencia, tal como lo constata la huelga de 1994.

Si por allá llueve…
Los papeleros no han logrado superar las nefastas secuelas de la revaluación y la ineficiencia aduanera. En 1994 anunciaron que las exportaciones de papel y cartón se reducirán de manera drástica. Las importaciones de papel, en cambio, subieron ese mismo año a 288 mil toneladas.

Mientras los registros oficiales dan cuenta de la importación de sólo 260 kilos de papel higiénico, los gremios abrigan la certeza de que las entradas ilegales de este artículo no fueron menores a tres mil toneladas en 1993.

Ni qué decir de los tabacaleros. Los cultivadores están en la inopia por la práctica desaparición de sus cultivos, no sólo por la caída en las exportaciones -que en 1994 bajaron en más de 70%-sino por la radical reducción de la demanda interna. Esta última se ve inundada por cigarrillos de contrabando. La mayor parte del mercado ha sido copado por firmas extranjeras, principalmente norteamericanas.

Coltabaco, que llegó a tener siete factorías, se ha reducido a dos. En 1993 declaró pérdidas operativas por más de 10 mil millones de pesos. Los trabajadores despedidos suman más de cien. Para mantenerse a flote, al igual que muchas otras empresas, Coltabaco ha optado por dedicarse a otras actividades, como la construcción.

Debe reiterarse que los grandes damnificados han sido los obreros que, o bien han quedado cesantes, o han visto deterioradas gravemente sus condiciones laborales. La nueva ministra de Trabajo reveló con cinismo que, como resultado encomiable de la ley 50, la contratación a término indefinido había disminuido en 8.4%, mientras que la de término fijo había crecido en 18.7 ciento.

FRANCISCO MOSQUERA

Por Juan Leonel Giraldo

A los seis meses de su intempestiva muerte, ha comenzado a circular el libro póstumo de Francisco Mosquera, Resistencia Civil, que recopila casi todos los escritos de sus últimos años de batallar político. Fueron pocos los detalles de la edición de este libro que no alcanzaron a ser previstos por el autor, en su perenne afán porque su pensamiento quedara consignado de la mejor manera posible. “La verdad más bella de la humanidad, impresa en un papel sucio, no existe”, solía decir.

Mosquera escogió el formato del libro, la fotografía de la cubierta, integró las comisiones de los correctores de estilo y de pruebas, eligió al diseñador gráfico y él mismo recogió entre sus seguidores y amigos, dentro y fuera de su Partido, hasta el último peso para sufragar el costo de la edición. Nadie más que él integró y orientó la comisión encargada de manejar los asuntos del libro, sustrayéndola de cualquier injerencia distinta a la suya. Se trataba, al fin y al cabo, de consignar sus ideas políticas, que tuvo que sacar avante la mayoría de las veces contra la voluntad de desembozados y encubiertos contradictores. A lo largo de más de treinta años, Mosquera prefirió enfilar la proa de sus naves de velas rojas hacia las tempestades que hacia los mares de calma chicha. Privilegiaba la polémica al beneplácito y nunca temió estar en minoría. Sabía que las ideas nuevas y correctas son siempre en su germen la bandera de unos pocos.

Aceptaba el combate cuando comprometía la voluntad de los miles y no de los pocos y se garantizaban las condiciones para obtener la victoria. Por ello, y a pesar de haber realizado en su juventud el consabido peregrinar para recibir aleccionamiento guerrillerista en Cuba, polemizó en el Moec contra el aventurerismo armado y fundó un partido del mismo estilo del que Lenin formó con sus bolcheviques. Mosquera fue sagaz e ingenioso en el arte de la conversación y, por sobre todas las cosas, se revistió de una soberana paciencia, santa virtud necesaria para poder triunfar en política. Vivía de tal manera para el futuro que ningún revés era capaz de abochornarle el presente. “Los obreros van de derrota en derrota hasta la victoria final”, dijo alguna vez.

Le gustaba escribir y lo hacía con pasión. Pensaba que nadie podía ser dirigente político si no empuñaba con destreza la pluma para imponer sus ideas. Los jefes de los pueblos debían ser semejantes a Néstor, el sabio rey de Pylos, hábiles en la palabra y la espada. Mosquera parecía escribir con la ayuda de una brújula y de una balanza. Conocía el peso de las acepciones y matices de cada palabra que utilizaba, y si los ignoraba no descansaba hasta saberlo.
Le preocupaba el efecto y hasta las menores consecuencias de lo que escribía. Entendía que la carga de calificativos debilitaba cualquier argumento. Jamás leía ni escribía sin considerarlo una misión para aprender o enseñar algo y sin tener a mano un buen diccionario, aunque permanentemente renegaba de sus definiciones acartonadas. Creía que escribir era una ciencia y asiduamente consultaba gramáticas y sintaxis, discutía sus reglas y las acataba o impugnaba. Releía a Shakespeare, Balzac, Walter Scott, Marx, Barba Jacob y Guillermo Valencia, de quien solía repetir la sentencia “sacrificar un mundo / para pulir un verso”. Comulgaba con firmeza en lo dicho por Buffon, “el estilo es el hombre”, y en que la única propiedad individual es la forma.

Y para quienes no lo conocieron, ahí está su libro final para afirmarlo.

* Escrito con motivo del lanzamiento del libro póstumo de Francisco Mosquera, tomado de Lecturas Dominicales de El Tiempo, marzo 12 de 1995.

BOLIVIANOS DENUNCIAN ARREMETIDA IMPERIALISTA

Por Nelson Osorio Ramírez

Con marchas, mítines y bloqueos, la clase obrera boliviana desafió en los últimos meses la receta neoliberal impuesta por el presidente Carlos Sánchez de Lozada. Las privatizaciones, los despidos masivos de trabajadores, la desmejora en las condiciones laborales y la persecución a los campesinos fueron, entre otros, los motivos de la protesta.

Una huelga de maestros, a comienzos de marzo, desató el amplio movimiento de masas que puso en jaque durante dos meses al gobierno aperturista. Los educadores rechazaron una ley contraria a sus intereses y exigieron mejor salario. Las reivindicaciones de los campesinos y de los cocaleros, que por siglos han comerciado con la hoja, entraron a hacer parte del conflicto, y junto con las de otros sectores de la producción fueron peticiones agitadas por los obreros.

Campesinos por la dignidad nacional

En la zona tropical del Chapare, el 13 de julio de 1994, la DEA adelantó la operación “Nuevo Amanecer” para erradicar los sembrados. Miles de bolivianos ripostaron con marchas reclamando créditos y ayuda estatal para la sustitución de cultivos. Algunos recorrieron cientos de kilómetros desde Santa Cruz de la Sierra hasta el Palacio Quemado, sede del régimen, pidiendo respeto para su trabajo y sus tradiciones. Denunciaron hasta la saciedad que, so pretexto de combatir la droga, la invasión de los organismos secretos, la aviación y los mandos militares gringos, que pululan por la geografía de Bolivia, responde al plan de colonización económica, política y militar diseñado por la Casa Blanca.

Aquéllas fueron movilizaciones de un definido carácter antiimperialista. Se presentaron choques con la policía y los funcionarios, y los arrestos y detenciones se multiplicaron. Pero ni la persecución ni las amenazas lograron detenerlos.

En este marco rebelde la Central Obrera Boliviana, COB, decretó el pasado mes de abril la huelga general indefinida en apoyo a la lucha del magisterio y al pliego presentado al gobierno.

El asalto a la sede de los sindicalistas

La represión se desató. El 18 de abril, en las horas de la noche, las autoridades decretaron el estado de sitio que, según la Constitución, puede prolongarse durante 90 días. Los esbirros de Sánchez rodearon el edificio donde se adelantaba una asamblea popular y apresaron a los dirigentes, a quienes trasladaron al aeropuerto, confinaron y aislaron en distintas guarniciones militares, a miles de kilómetros de sus hogares y en sitios inhóspitos. Fueron casi cuatrocientos líderes obreros, comunales, campesinos, educadores, estudiantes, tras quienes se abatió la furia del enemigo. Sellaron las sedes, prohibieron las marchas y “todas las reuniones de grupos políticos, sindicales, sociales y cívicos del país”.

La medida tenía el mismo amargo sabor de las dictaduras militares que ha padecido Bolivia, apoyadas y financiadas por los Estados Unidos.

Iglesia y gremios rechazan intervención extranjera
Las reacciones nacionales e internacionales fueron inmediatas. La Iglesia boliviana, luego de condenar los atropellos, afirmó que “el estado de sitio no puede ocultar las lacerantes situaciones inhumanas que tocamos por doquier. Sólo atacando las causas de estos fenómenos, con el concurso de todos, seremos fuertes para impedir que Bolivia se sumerja cada vez más en imposiciones foráneas, ideológicas y económicas”.

En abierto desafío a las medidas, los periodistas agrupados en la Federación de Trabajadores de la Prensa, FTPB, decretaron una jornada nacional de lucha, coordinada por los sindicatos de los nueve departamentos, con bloqueos y movilizaciones. Varios periodistas fueron detenidos.

La Confederación de Trabajadores Fabriles, por su parte, decretó el 24 una huelga en apoyo de la COB. En la región del Chapare, un centenar de campesinos resultaron arrestados En Cochabamba y otras ciudades, los estudiantes salieron a las calles.

Sólo hasta el 29 de abril se firmó el levantamiento del paro, que durante siete semanas había conmocionado a Bolivia.

En Colombia, la CGTD respalda al pueblo boliviano
En acto de solidaridad de clara estirpe internacionalista, la Confederación General de Trabajadores Democráticos de Colombia, CGTD, llevó a cabo el martes 24 de abril, ante la Embajada de Bolivia en Bogotá, un combativo mitin que exigió la inmediata liberación de los patriotas encarcelados y repudió las medidas fascistas que aplicó el gobierno de Sánchez de Lozada. Decenas de telegramas condenando la represión fueron enviados por los sindicatos del país.

La Junta Nacional del Sindicato de la Caja Agraria afirmó en comunicado el 21 de abril: (…) “Solidarizarnos con la Central Obrera Boliviana, COB, respaldar su enérgica lucha contra la dominación imperialista, y contra el gobierno de Carlos Sánchez de Lozada. Saludar el aguerrido ejemplo de nuestros hermanos de Bolivia y enaltecerlo como el camino de resistencia que los proletarios de América Latina debemos emular contra la recolonización imperialista gringa”.

Como parte inconfundible que es del combate continental por su liberación definitiva y contra la apertura económica impuesta por el enemigo común de la humanidad, la erguida protesta de las masas bolivianas ha recibido del pueblo de Colombia y de sus destacamentos proletarios la más cálida voz de aliento de respaldo.

LOS AFANES DEL PRESIDENTE

Criado en Estados Unidos, el presidente Sánchez se graduó en la Universidad de Chicago. Como ministro de Planeación de Bolivia, y asociado con un economista de Harvard, aplicó a mediados de 1980 una terapia de choque rebajando aranceles, regulaciones y subsidios. En su mira privatizadora ya están compañías estatales claves: transporte aéreo, teléfonos, petróleo, ferrocarriles y la empresa de fundición de estaño.

En este país de siete millones de habitantes, 74% de la entrada de divisas está representada en un par de productos: estaño y gas natural. La miseria en que los monopolios extranjeros la han sumido se confirma en las cifras más crudas del Continente: 95% de la población rural está en la miseria, 46% de niños, subnutridos y la mortalidad infantil en 1985 era de 213 por cada mil nacidos vivos. En las zonas rurales sólo 7% de las viviendas tiene electricidad, apenas 10% cuentan con agua potable y 93% carecen de servicios sanitarios básicos. Junto con Haití tiene el más bajo Producto Nacional Bruto y la menor esperanza de vida, 53 años.

A los mandatarios neoliberales, claro está, otros afanes los desvelan. Entrevistado por una revista norteamericana, el Presidente dijo: “Queremos a la gente participando en la privatización… Queremos a la gente boliviana leyendo a Forbes, no a Karl Marx”. Huelgas, marchas, bloqueos, y todas las formas de resistencia civil en marcha, presagian que, a pesar de los cipayescos gustos del Ejecutivo, Marx tendrá millones de ávidos lectores también en los sagrados altiplanos de Bolivia.