CANDIDATOS DEL MAC A LA CÁMARA: CIRO RÍOS NIETO EN SANTANDER, GILBERTO ZAPATA EN ANTIOQUIA

El Movimiento Amplio Colombiano (MAC) ha lanzado candidatos a la Cámara de Representantes a los parlamentarios Ciro Ríos Nieto y Gilberto Zapata Isaza por las circunscripciones electorales de Santander y Antioquia respectivamente.

Estos dos parlamentarios, integrantes de la dirección nacional de la UNO, tienen una brillante trayectoria política de lucha por los intereses y aspiraciones de las clases populares. En el Congreso de la República han expresado permanentemente su respaldo para con los pueblos que luchan contra la agresión imperialista, por la revolución y el socialismo. Así mismo, han exigido al gobierno colombiano la apertura de relaciones diplomáticas, comerciales y culturales con la República Popular China, la República Democrática del Vietnam, la República Popular Democrática de Corea y con Cuba.

Sin temor ni vacilaciones han denunciado los atropellos de los terratenientes y las fuerzas gubernamentales contra el campesinado colombiano, la represión ejercida por la oligarquía contra la clase obrera y el pueblo en general, la entrega vergonzosa que las clases dominantes hacen de nuestros recursos naturales y de la soberanía nacional al imperialismo norteamericano.

Como militantes de la oposición revolucionaria no vacilaron en abandonar las filas del MRL cuando este movimiento se fusionó al partido liberal y posteriormente de la ANAPO cuando después de los hechos de abril de 1970, la dirección nacional de este movimiento se negó a adoptar un programa acorde con los intereses de las masas oprimidas, exigencia hecha por un grupo importante de parlamentarios.

Con los senadores Hernando Echeverri Mejía y Manuel Bayona Carrascal, fundaron el Movimiento Amplio Colombiano, organización política que sirvió de factor aglutinante y obligatorio a otras fuerzas políticas para la constitución de la UNO.

El pueblo sencillo y trabajador de Antioquia y Santander tienen en Gilberto Zapata Isaza y Ciro Ríos Nieto dos incansables defensores de sus intereses y no dudará en expresarles su respaldo masivo el 21 de abril de 1974. El MOIR acoge con beneplácito la postulación hecha por la UNO de estos dos compañeros de lucha.

CANDIDATO A LA CÁMARA EN NARIÑO: MUTIS PUYANA POR LA IZQUIERDA INDEPENDIENTE

Roberto Mutis Puyana, dirigente de la Izquierda Independiente de Nariño, ha sido nominado para la cámara de Representantes de ese departamento. Abogado laboralista, ha estado vinculado a las luchas de la clase obrera de Nariño y especialmente del proletariado trabajador de la Texas Petroleum Company, en el combate contra este monopolio yanqui por lograr mejores condiciones de vida y de trabajo, por la conquista de los derechos democráticos de organización sindical y contratación colectiva y la defensa de los recursos naturales de nuestra patria.

Como militante destacado del MRL y el Frente Unido del sacerdote revolucionario Camilo Torres, contribuyó decididamente a las luchas agrarias de los campesinos de Consacá, Sandoná, Granada y otras regiones de Nariño.

Profesor durante varios años en la Universidad de Nariño y miembro del Consejo Superior en 1972 y 1973, tuvo lugar destacadísimos en las luchas estudiantiles y universitarias por la defensa de la autonomía universitaria.

Militante en la izquierda durante toda su vida política, Roberto Mutis Puyana, goza de gran prestigio entre el pueblo trabajador nariñense y su nombre es digna bandera de combate para las elecciones del abril de 1974.

RICARDO SAMPER: LOS INVITAMOS A VOTAR Y TAMBIÉN A LUCHAR

“Los invitamos a votar y también a luchar”.

En Viotá, el 14 de febrero, el dirigente del MOIR, Ricardo Samper, pronunció un vibrante discurso durante la gira que por pueblos de Cundinamarca efectuó el candidato Echeverri Mejía, acompañado también por el Secretario General del Partido Comunista, Gilberto Vieira.

Estos son algunos apartes de la intervención del compañero Samper:

“Compañeros comunistas de Viotá; en nombre del MOIR tengo la profunda satisfacción de traerles el más fraternal, combativo y unitario saludo.

“Vive la revolución colombiana uno de los momentos más promisorios en su ya larga historia de luchas heroicas, y no miento y exagero al decirles que, por primera vez, se han creado las condiciones para agrupar en un solo frente de auténtica oposición a los combatientes de diversas vertientes que, aislados y perdidos, con relativas fuerzas, habían venido luchando, a su manera de buena voluntad, pero de manera dispersa, sin poder hacer sentir su auténtica fortaleza contra la oligarquía y el imperialismo yanqui.

“Tenemos que movilizarnos para desenmascarar el imperialismo yanqui, multiplicando nuestras fuerzas para ser persuasivos, para ser convincentes y acercarnos al pueblo con una fuerza de fe infinita en las masas, con paciencia, porque nuestros hermanos explotados, que están embaucados en los otros partidos, probablemente están tan atrasados como nosotros algún día lo estuvimos, hasta que despertamos porque alguien supo plantearnos la verdad invencible del marxismo leninismo.

“Vamos a crear un caudal importante que nos permita afirmar una fuerza política combativa y a dejar bases sentadas para avanzar por todas las formas de lucha, tomando la experiencia gloriosa de los pueblos que están construyendo el socialismo, iniciados por el glorioso camino de octubre, pasando por la gloriosa revolución China, por Vietnam y por Cuba, hasta que este pueblo sea la Colombia libre y soberana, con derecho a hablar de igual a igual ante todos los países de la tierra.

“También nos interesa elegir a compañeros como Gilberto Vieira a la Cámara y el Compañero Carlos Bula al Consejo de Bogotá, para que estos compañeros sientan el respaldo militante y combativo y se lo hagan sentir al enemigo de clase…

“Ese es el futuro al que los invitamos. Los invitamos a votar, pero es una invitación también a la lucha, a demostrar que somos la única alternativa de Colombia”.

CAMILO, EJEMPLO IMBORRABLE

El pasado 15 de febrero se conmemoró el octavo aniversario de la muerte de Camilo Torres Restrepo. Es grande la importancia de Camilo en la revolución colombiana. Las movilizaciones de masas y las inmensas manifestaciones que presidió en las ciudades y poblados de todo el país y el entusiasmo que despertaba entre el pueblo son un recuerdo y un símbolo indelebles en el corazón de todos los colombianos.

Camilo, que era un sacerdote, un sociólogo y un investigador social, por sus convicciones revolucionarias y sus preocupaciones sinceras por los problemas del pueblo, abandonó la sotana y la cátedra universitaria para lanzarse con pasión a la lucha revolucionaria en las filas del Ejército de Liberación Nacional ELN.

Camilo fue infatigable combatiente, que enarboló las banderas de la revolución, que no escatimó ningún esfuerzo en aras de la causa de la liberación nacional, hasta entregarle su propia vida.

Gran admiración y cariño existen entre las masas populares del mundo por Camilo, a la vez que los reaccionarios lo denigran y atacan porque su causa es la justa causa de los pueblos de América Latina.

Camilo es un digno continuador de las generaciones de revolucionarios que en el pasado?

La historia de Colombia es el producto de grandes tormentas revolucionarias, las cuales han sido ocasión para que nuestro pueblo desarrolle acciones heroicas y forje grandes dirigentes que son motivo de orgullo para todos los auténticos patriotas de nuestro tiempo.

Camilo es el producto más noble de la última tormenta revolucionaria de la historia colombiana aún en desarrollo. Sus esfuerzos y sacrificios no fueron inútiles, porque la causa por la cual luchó triunfará inevitablemente. Hacer la revolución colombiana es el mejor homenaje que podemos rendirle.

LA SUPUESTA CRISIS ENERGÉTICA

Los monopolios extranjeros internacionales han fraguado una ? ello, almacenaron grandes cantidades de petróleo y regularon su suministro, produciendo así una vertiginosa y artificial alza de precios. Pero cada día mayor número de personas está calando la criminal jugada, demostrando que ya no es tan fácil estafar a los pueblos. El pueblo norteamericano está sentando un buen ejemplo al elevar su voz para desenmascarar a los monopolistas. “Toda la emergencia ha sido un engaño, preparada por las compañías petroleras para incitar altos aumentos de precios. Las compañías tienen suficiente gasolina para vender, pero hablan de crisis a fin de lograr grandes aumentos de precios”, es el clamor del pueblo norteamericano que tuvo que reconocer, incluso, la revista “Time”.

Por su parte, las compañías petroleras y el gobierno de Nixon, cogidos con las manos en la masa han respondido cínicamente que el alza en los precios se justifica porque es necesario acumular centenares de millones de dólares para encontrar, producir y refinar mayores cantidades de crudo. Agregan que las millonadas obtenidas ahora sí les permitirán hacer inversiones con ganancias adecuadas.

Según las afirmaciones de quienes se idearon la “crisis” parecería que escasean los productos del petróleo pero “los depósitos de productos refinados que tienen en Estados Unidos las compañías petroleras son mayores a los de hace un año”. Señala la misma publicación: “y ? o según su lenguaje “no adecuadas”, pero basta leer las cifras que las mismas compañías han revelado, y que es legítimo considerar por debajo de su monto real, para comprender la voracidad de estos pulpos, arterias vitales del imperialismo. He aquí las “ganancias no adecuadas “ reveladas por ellos:

Exxon nuevo nombre de la Esso y la Standar Oil Company de New Jersey, reveló para 1973 ganancias por 2’440.000 millones de dólares (deducidos los impuestos), alcanzando así “la ganancia actual más grande obtenida hasta ahora por una compañía industrial” (Time).

Texaco que en 1973 figura con beneficios por 1.292 millones de dólares?

Mobil que de 574 millones de dólares en 1972 paso a 843 en 1973.

Durante los tres últimos meses de 1973, meses de “álgida crisis energética”, estas tres compañías hermanas obtuvieron aumentos, en comparación con lo ganado en los mismos meses de 1972, de 59, 70 y 68 por ciento para cada una de ellas.

No hay pues, escasez. Ni existe tal “crisis de energía”. Lo que hay son superganancias, obtenidas mediante el engaño, la mentira, el acaparamiento y la especulación, para los monopolistas norteamericanos.

DISTINCIÓN LITERARIA EN CUBA PARA LUIS FERNANDO LUCENA

El compañero Luis Fernando Lucena acaba de recibir, por su obra, Mono y otros relatos, recomendación para publicación en el Premio Casa de las Américas 1974. Este certamen literario, que se celebra anualmente y cumple en este año su décimo quinto aniversario, es uno de los más importantes del continente. A través de él se conmueve la literatura anti-imperialista. La obra de Luis Fernando Lucena, como la señala el jurado, contribuye al “enriquecimiento de nuestra cultura y a su difusión en América Latina y el mundo entero”.

Una selección de sus cuentos, junto con la de tres compañeros más, fue publicada por la Editorial Bandera Roja bajo el título de Relatos Libres, en 1972. En el mismo año, TRIBUNA ROJA, publicó su cuento Mono.

PASTRANA: HAMBRE. LÓPEZ Y GÓMEZ:… MÁS HAMBRE!

El pueblo colombiano ha padecido en todos los años de gobierno del Frente Nacional, el más alto aumento del costo de la vida. En el gobierno de Alberto Lleras, el aumento fue de un 28 por ciento, en el de Valencia de un 85 por ciento, en el de Carlos Lleras de un 33 por ciento y, en los tres años de Pastrana, en un 65 por ciento con los mejores pronósticos de que, al completar su período, supere ampliamente al de Valencia.

Este tema ha sido tratado por Pastrana al hablar de su obra de gobierno y ha sido utilizado ampliamente por Alfonso López para adelantar su campaña. Ambos hablan de inflación importada o represada mientras el pueblo mira con angustia como con sus escasos ingresos adquiere cada vez menos de los artículos necesarios para su subsistencia.

El presidente Pastrana, en rueda de prensa del 12 de agosto del año pasado, al hablar sobre el costo de la vida, decía:

“Inflación es café a 72 centavos de dólar; inflación es azúcar a 10 u 11 centavos de dólar libra; inflación es el algodón con los precios más altos de la historia. De modo que la inflación ha defendido la economía colombiana y el ingreso de vastos sectores, especialmente los sectores rurales”.

Con este sofisma Pastrana defiende claramente el alto costo de la vida. Pero no es cierto que los altos precios del café, del algodón a del azúcar beneficien a vastos sectores rurales, puesto que en la realidad sólo benefician a un contado número de terratenientes o algunos grupos financieros. Tampoco es cierto que los altos precios de estos artículos hayan beneficiado a la economía del país. Porque siempre en períodos inflacionarios quienes se benefician son los poseedores de bienes raíces y los grandes especuladores.

Por otra parte, es el mismo Pastrana quien en la misma intervención agregaba:

“El año pasado compramos trigo a 82 dólares tonelada y tuvimos que comprar ahora a 187 dólares”.

Así, en el caso de que el valor de las importaciones de trigo para 1974 ascienda a 80 millones de dólares, igualando lo que recibirá el país este año por concepto de sus exportaciones de azúcar y algodón juntas, veremos que los buenos precios de exportación de estos dos artículos, que beneficiaría sólo a unos pocos, serán contrarrestados por la pesada carga de la importación de trigo que recaerá sobre todo el pueblo.

Pero así como Pastrana defiende implícitamente los altos precios de los artículos, Alfonso López, llega por otros caminos a la misma conclusión: hay que aumentar los precios. No basta el “record” obtenido por el actual gobierno!.

Dice López: “En una economía de mercado, el sistema de precios constituye un mecanismo de asimilación de recursos. Fijarle un precio artificialmente a un producto tiene el doble efecto de sobreestimular su consumo y desestimular su producción”. (discurso ante la Sociedad Colombiana de Economistas. Noviembre 29 de 1973).

Por fin, su confusa teoría de “ingresos, precios y salarios” tiene un significado real para el pueblo colombiano: aumentar los precios.

Continúa López en el mismo discurso: “El productor de trigo, enfrentado a precios de sustentación desfavorables, se defiende cambiando de cultivo”.

“Algo similar puede afirmarse con respecto al petróleo, al gas, a la leche, a la energía eléctrica o a los aceites comestibles. Insistir en mantener los precios políticos conduce a una asignación ineficiente de recursos y a una disminución del bienestar”.

Vamos por partes. Con respecto al trigo es necesario aclarar que ni Pastrana ni López dicen la verdadera razón del problema. Se limitan a mencionar el hecho, pero olvidan deliberadamente que las importaciones de trigo que se hicieron en años anteriores por parte del IDEMA, corresponden a la política del imperialismo norteamericano, que bajo el programa denominado “alimentos para la paz” vende sus excedentes agrícolas y, por otra parte, arruina a los productores colombianos. El alza posterior de los precios entra en el mismo juego de Dumping que Estados Unidos con la colaboración del IDEMA lleva a cabo.

Con respecto al petróleo y el gas, mientras Pastrana sostiene que el actual precio del petróleo es insostenible, que “es indispensable que el país comience a reflexionar seriamente sobre la diferencia entre nuestra estructura de precios y la que rige en el mundo”, (discurso del 6 de diciembre de 1973), López, por su parte, sostiene: “para estimular una mayor actividad petrolífera es necesario realizar una tarea de atracción del capital extranjero en asociación con nuestro capital. Esa atracción tiene que estar fundada sobre el principio de que el crudo que se va a extraer de los pozos, va a poder ser negociado a niveles de precios mundiales, porque de otro modo el capital irá a otros países”. (discurso en Medellín, octubre 10/73). Todas estas elucubraciones de un presidente que considera que el alto costo de la vida es importado y que ha beneficiado a la economía del país o de un candidato que considera que debe aumentarse los precios de la leche, del trigo, del petróleo, del gas, de los aceites, etc. corresponden a una misma posición: a la entrega de los recursos naturales del país, a la insaciable voracidad de los monopolios extranjeros y al fortalecimiento en el país de los terratenientes y de los grupos monopolísticos.

Así, aunque simulen preocupaciones ante el fenómeno del alto costo de la vida, las soluciones que plantean son las mismas soluciones que necesariamente impulsarán el costo de la vida aún mucho más. Pues no a otra cosa se puede llegar mientras nuestra economía dependa de los intereses de los grandes monopolios norteamericanos y, por tanto, la crisis mundial del capitalismo tenga que afectar necesariamente nuestra débil situación; no a otra que al aumento de los precios de los artículos de primera necesidad, a la escasez de alimentos o a una insostenible inflación se puede llegar mientras la producción en el campo no se impulse destruyendo la actual situación de la tenencia de la tierra, mientras el poder político y económico esté en manos del grupo de burgueses y terratenientes especuladores y burócratas cuyos intereses representan el partido liberal y conservador, mientras el país continúe en su creciente endeudamiento externo y el Banco de la República tenga que realizar emisiones generadas en el endeudamiento externo a en la financiación del gasto público o en la financiación de la Federación de Cafeteros.

CRECE LA UNO

BRIGADAS REVOLUCIONARIAS SE TOMAN CALLES DE MEDELLÍN

Centenares de militantes del MOIR, del Partido Comunista y del MAC se tomaron el pasado viernes las calles de Medellín, en desarrollo de las tareas de agitación y propaganda. Todos los viernes, durante la presente campaña electoral, desplazará la UNO sus brigadas por los sitios centrales de la ciudad para llevar a cabo mítines, presentaciones teatrales ambulantes, recitales de canciones revolucionarias y pega de carteles, distribuir al mismo tiempo volantes y periódicos entre la ciudadanía y pintar muros con leyendas alusivas a la candidatura presidencial del compañero Hernando Echeverri Mejía.

Durante el pasado “viernes de la agitación” fue colocado un cartel de 30 metros en el edificio del Banco Popular al frente de la gobernación de Antioquia con un texto revolucionario: “Contra el imperialismo yanqui y la oligarquía vote por Fernando Echeverri Mejía UNO-MOIR”. Simultáneamente actuaron grupos de canciones e intervinieron oradores preparados especialmente para el acto. En cumplimiento de la misma tarea, se realizó en las horas de la tarde un desfile por las calles principales de la ciudad, el cual terminó con una nutrida concentración en el Parque de Berrio como un anticipo de la gira que hará por Antioquia el candidato de la UNO durante los próximos 9, 10, 11, 12 y 13 de marzo y de la manifestación el 22 del mismo mes.

Los brigadistas fueron interrumpidos poco después por la fuerza pública en una nueva provocación contra la oposición revolucionaria, que contrasta con las garantías de que disfrutan los candidatos continuistas del Frente Nacional.

ELIJA UN CONCEJAL REVOLUCIONARIO

CARLOS BULA CAMACHO

SIEMPRE AL FRENTE DE LAS LUCHAS DEL PUEBLO DE BOGOTÁ

Dos años de recia batalla concluyeron la semana pasada para Carlos Bula, al finalizar las sesiones del Consejo de Bogotá correspondientes al período 1972-1974.

Desde el comienzo mismo de sus funciones como concejal, Carlos Bula combatió implacablemente los planes antipopulares de la oligarquía, denunció con altivez sus negociados, defendió los intereses del pueblo y apoyó sus luchas reivindicativas.

Como representante de las clases populares en el Consejo de Bogotá, Carlos Bula puso toda su energía y capacidad para atender los muchos y variados problemas que afectan a los habitantes de los barrios pobres de la ciudad, a los trabajadores y empleados al servicio de la administración distrital, a los estudiantes y a los perseguidos y presos políticos.

Sobresalen por su importancia resonantes debates realizados por este compañero en el Consejo de Bogotá en defensa del Magisterio, cuyos derechos y reivindicaciones fueron vilmente atropellados por el gobierno distrital; y contra el muy sonado “Plan Cerros” monstruoso negociado montado por el gobierno reaccionario de Pastrana y los monopolios financieros norteamericanos contra el pueblo de Bogotá.

El compañero Carlos Bula es un gran ejemplo de cómo actúa un revolucionario en las corporaciones públicas burguesas. Ejemplo, porque ha rechazado los halagos y prevendas con que la burguesía acostumbra corromper a los combatientes populares.

Ejemplo, porque jamás ha sentido miedo para denunciar con energía los atentados del gobierno reaccionario contra el pueblo, y ha desafiado la autoridad de los personajes más encumbrados de las clases reaccionarias, dando de esta manera una lección valiosa de revolucionario consecuente y leal al pueblo.

MOVIMIENTO GUADALUPE SALCEDO SE SUMA A LA UNO

El pasado 20 de enero se reunió el Primer Congreso Socialista de los pueblos del Oriente del Meta, que fundó el Movimiento Regional Guadalupe Salcedo y se comprometió con la Plataforma de Lucha Electoral de la UNO y con su candidato Hernando Echeverri Mejía.

El Congreso se realizó en Puerto Gaitán con la asistencia de más de 200 delegados campesinos provenientes de Maní, Carubare, Planas, Alto Manacacias, San Pedro de Arimena, San Miguel, Cravo Norte, Puerto López, Puerto Porfía, Cabuyaro, Pachiaquiaro, Puerto Gaitán, región del Ariari y otras.

Se hicieron presentes delegados del Anapismo de Base, el Partido Comunista y el MOIR.

El compañero Jorge Barrera concejal de Puerto López, y quien fué elegido Presidente del Congreso y de la Dirección del Movimiento, instaló las sesiones señalando cómo la mayoría de los llaneros son de extracción liberal, pero que, comprendiendo el carácter oligárquico de ese partido han pasado a engrosar nuevos partidos y nuevos grupos populares distintos de los tradicionales.

Barrera enjuició a los dirigentes del liberalismo, Juan Lozano y Lozano y Hernando Durán Dussán como responsables de la represión desatada contra los combatientes liberales de los Llanos, Guadalupe Salcedo, Alvaro Porras, Dumar Aljure, quienes después de luchar a nombre del partido liberal contra la reacción conservadora, fueron entregados por los dirigentes liberales.

Intervinieron enseguida Imar Gonzáles, dirigente regional elegido coordinador general, Pío Aponte del PCC, el compañero Aguirre del Anapismo de Base Héctor Eduardo Santos, del Movimiento Guadalupe Salcedo para fortificar la UNO, hecho que se ratificó posteriormente el 4 de febrero.

EL VALLE REVOLUCIONARIO CON ECHEVERRI

Mas de medio centenar de comandos electorales de barrios se han inaugurado en la campaña electoral revolucionaria del MOIR en Cali, obreros, gentes de los barrios populares, estudiantes y artistas revolucionarios, programan todos los días mítines y actos en las casas en donde funcionan los comandos, adornadas con pancartas, pasacalles y banderas rojas.

Los grupos teatrales y musicales hacen todos los días representaciones de obras revolucionarias que denuncian el imperialismo yanqui o al oligárquico Frente Nacional y que son acogidas con alborozo por las masas.

CPB RESPALDAN A LA UNO

Una encuesta efectuada entre periodistas afiliados al Círculo de Periodistas de Bogotá, CPB, dio un positivo balance favorable a la UNO y su candidato el senador Echeverri Mejía.

En la encuesta publicada en “El Espectador” el 18 de febrero, 22 votos fueron por Echeverri, 27 para López, 6 para Gómez y 1 para María Eugenia.

El resultado de la encuesta sorprendió no solo al periodista conservador que la realizó, sino a más de un empresario de la gran prensa, alarmado por el criterio independiente y revolucionario de sus redactores.

LOS ARTISTAS TAMBIÉN LUCHAN

Poderosamente ha llamado la atención en la presente campaña electoral de la UNO la participación de los artistas revolucionarios del MOIR en las principales ciudades del país.

Después de haber librado batallas de envergadura en el terreno cultural, obras artísticas de contenido revolucionario y de elevada calidad, destacamentos de pintores, grupos teatrales, cantantes y titiriteros, ponen ahora una nota visible de alegría y fervor revolucionario en los actos de la UNO, dando así un nuevo y brillante ejemplo de cómo se pone el arte al servicio de las masas.

En días pasados, la ciudadanía bogotana acogió con evidentes muestras de simpatía, la “toma” del centro de la capital por parte de aguerridos grupos que en las esquinas y parques más concurridos representaron pequeños cuadros escénicos en los que se satirizaba violenta e ingeniosamente a la oligarquía criolla y a sus candidatos López y Gómez.

Igualmente en los barrios y demás sectores populares, se han llevado a cabo actos político-culturales, en los que intervienen grupos corales, teatrales o de títeres con canciones y piezas didácticas en las que se exalta, con un buen nivel artístico, las luchas de nuestro pueblo por su liberación y se desenmascara a los enemigos tradicionales de nuestra nación, el imperialismo yanqui y sus testaferros criollos en el espíritu del programa de la UNO.

En Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla además, se han destacado representaciones de obras teatrales más elaboradas que suscitan importantes discusiones y contribuyen a despertar y a unir a nuestro pueblo.

Esta es la respuesta práctica y directa de los revolucionarios a las falacias reaccionarias e imperialistas de que el arte no tiene nada que ver con la lucha de clases.

Los Trabajadores del Arte Revolucionario TAR, bajo la dirección del MOIR, han aprendido que no se puede desarrollar un arte que sirva a la causa liberadora si no es en el contacto permanente y estrecho con el pueblo trabajador, y en la participación en sus luchas pequeñas o grandes.

La campaña electoral de la UNO brinda una magnífica oportunidad para que los artistas conscientes del país se vinculen a las masas y pongan su instrumento de lucha al servicio de esta causa revolucionaria.

SACERDOTE LUIS GALLARDO EMPUÑA BANDERAS DE LA UNO

En los municipios de Cumbal, Túquerres y en las veredas Los Arrayanes, El Tambo, Cariozama, Imuez se han conformado también comandos de la UNO integrados por campesinos y trabajadores, animados con la firme decisión de presentarle la batalla a la oligarquía.

La activa participación del cura revolucionario Padre Luis Antonio Gallardo en la campaña electoral de la UNO en Nariño ha sido la nota sobresaliente.

En sus intervenciones el padre Gallardo ha destacado los objetivos antiimperialistas y democráticos de la Plataforma de Lucha de la UNO y su presencia a la par que despierta el entusiasmo de las gentes del pueblo invita a muchas personas y sectores independientes, democráticos y progresistas a sumarse en la Unión Nacional de Oposición.

PUTUMAYO EN PIE

El 24 de noviembre del año pasado se instaló en Puerto Asís, Putumayo, el comando intendencial de la UNO, con la participación de la Anapo Revolucionaria, el Liberalismo de Izquierda, el Partido Comunista y el MOIR.

Todas las organizaciones firmaron una declaración apoyando la plataforma de la UNO y la candidatura de Hernando Echeverri Mejía y denunciaron la política reaccionaria de los partidos del Frente Nacional, señalando que ya en Putumayo las masas se han levantado a luchar y han asestado duros golpes a los intereses del imperialismo yanqui.

Denunciaron como el monopolio norteamericano de la Texas Petroleum Company desperdicia el gas natural, quemando millones de metros cúbicos en llamaradas que se elevan hasta 15 metros.

Además estafa a los colonos en cuyos terrenos se hacen exploraciones y estableció el sistema de contratistas, manteniendo un ejército permanente de desocupados.

DIRIGENTES POPULARES DEL CESAR CON LA UNO

En desarrollo de la campaña electoral de la UNO, el Comité Departamental ha elaborado y realizado un plan de giras por importantes municipios y veredas del departamento. Así se realizó una importante y numerosa asamblea campesina en Torcoma, municipio de La Gloria. Posteriormente se celebraron actos similares en el municipio de Tamalameque. Se hicieron presentes por el comité departamental de la UNO, Rafael Morales de Anapo Revolucionaria, Luis Bolaños del MAC y Carlos Peñaloza del MOIR.

Durante todo el mes continuaron las visitas a las poblaciones de Aguachica, Gamarra, La Estación, Chiriguaná, Rincón Hondo, Poponte, La sierra, La Jagua de Ibirico, Curumaní, santa Isabel y otras.

CAMPESINOS DE SANTANDER CON ECHEVERRI

El partido obrero campesino de la región del Socorro, Santander, adhirió a la UNO y a su candidato Echeverri Mejía.

Esta organización campesina es dirigida por el concejal del Socorro y dirigente popular Miguel A. Maldonado quien expresó que solo en el programa de la UNO encuentran los campesinos expresado con claridad su máximo anhelo de tener la tierra y poder trabajar.

EDITORIAL: ¡QUE EN ESTA CAMPAÑA AVANCE LA LUCHA POPULAR!

El presente debate electoral, que culminará el 21 de abril, no está destinado a suscitar cambios considerables en la vida política del país, o al menos no se ve por dónde los pueda producir. Debido a eso precisamente, la Unión Nacional de Oposición está obligada a hacer un esfuerzo supremo para desenmascarar la tramoya de las clases dominantes que tienen, mediante la “vía democrática”, garantizada en buena parte la continuidad del régimen paritario oligárquico.

LA OLIGARQUÍA CONTINUARA EL FRENTE NACIONAL

Hace más de dos años, Mariano Ospina y Alberto Lleras propusieron la designación de un candidato presidencial único de la coalición oficialista; sin embargo, las crecientes contradicciones, tanto de la sociedad colombiana como dentro del liberalismo y del conservatismo terminaron por imponer candidatos de partido en las filas de la reacción. La derrota de la propuesta de los jefes naturales del Frente Nacional no ha significado realmente un rumbo diferente en la estrategia de los partidos

tradicionales. La alianza burgués-terrateniente proimperialista, base del régimen de explotación y represión al pueblo colombiano, que se expresa en un aparato estatal bipartidista, de “responsabilidad compartida”, es de la esencia misma de los programas de los dos candidatos, el señor Gómez y e1 señor López. Ambos adquirieron el compromiso en las respectivas convenciones de sus partidos, de que, una vez definido el presidente en abril, fuere el que fuere, procederían a pactar entre sí la coalición de gobierno, paritariamente, según la actual Constitución. Lo que podría señalarse entonces como cambios de la política de las clases dominantes, dos candidatos en lugar de uno y el fin de la alternación presidencial, no es más que un aspecto formal.

La cuestión de fondo en esta campaña electoral es que, a pesar de haberse cumplido los dieciséis años del Frente Nacional, la oligarquía colombiana está empeñada en prorrogar este régimen con todas sus consecuencias, aprovechando el “sufragio popular” sin importarle las promesas que haya hecho en el pasado ni lo que ahora estén pensando las inmensas masas expoliadas y perseguidas. Esto es lo que primordialmente deben entender las fuerzas revolucionarias previendo el desenlace de la presente situación, y si aspiran a orientar correctamente los sectores populares a los cuales llegarán a través de la participación en la batalla, electoral.

LA REVOLUCIÓN NO SE CRUZARÁ DE BRAZOS

Comprender lo anterior es mucho más necesario si se tiene en cuenta el giro tomado en los últimos meses por este debate electoral que lleva ya tres años largos. Alvaro Gómez y Alfonso López se han ingeniado la, manera de rematar la campaña en tal forma que sus candidaturas aparezcan como dos alternativas contrapuestas, entre las que habrán de escoger sin remedio los colombianos todos; inclusive llegan a la pretensión de repartirse las simpatías de los otros dos movimientos de importancia, la ANAPO y la UNO. En relación a la Unión Nacional de Oposición, López en varias oportunidades ha resaltado que ésta dizque se inclina por el triunfo de Gómez, porque “un experimento liberal, de conquistas sociales, obtenidas pacíficamente, alejaría, como ya ocurrió en el pasado, la inminencia de una revolución radical y vio1enta”. Por otra parte existe también la consideración, y hace carrera soterradamente, de que con la “democracia de López”, los revolucionarios podrán organizarse y avanzar en un clima de ciertas garantías. Pero las fuerzas revolucionarias no deben caer, no caerán, en la trampa de escoger qué le conviene a la revolución, si la victoria de uno u otro delfín. Escoger en este caso o hacerse el de la vista gorda para que las masas escojan tranquilamente, sin la interferencia de una lucha electoral revolucionaria, esclarecedora, resultaría el más repugnante oportunismo. El papel de la revolución no ha sido en ningún lugar del mundo el de cruzarse de brazos a esperar quién del bando contrario le ofrece las mejores condiciones, sea por error o por generosidad, para salir triunfante.

Las perspectivas que presenta el régimen bipartidista con el aumento constante del costo de la vida y de la explotación progresiva de los monopolios internacionales y sus intermediarios, es el de un recrudecimiento de las medidas represivas, por encima de la voluntad y de los supuestos buenos deseos, si se quiere, del próximo presidente.

Las oligarquías liberal y conservadora que han gobernado a Colombia, unas veces pugnando entre sí y otras aliadas, hace más de setenta años que están de acuerdo en una cosa: en entregar el país a la voracidad y al “amparo” del imperialismo yanqui. Desde entonces, y utilizando sin escrúpulo cualquier pretexto han adoptado la represión política y el anticomunismo como sus armas predilectas para perpetuarse en el poder.

LAS SECUNDARIAS DIFERENCIAS DE GOMEZ Y LÓPEZ

Cierto es que a pesar del entendimiento hay diferencias entre los candidatos de los partidos tradicionales. Pero estas son secundarias.

Se refieren más a la manera de cómo preservar mejor, no sólo los privilegios del imperialismo, sino de las clases explotadoras colombianas que se benefician del ignominioso sistema que mantiene esquilmado al país y sometido al pueblo. Las diferencias entre ellos son transitorias, mientras el entendimiento es necesario y permanente. Alvaro Gómez es el candidato más agresivo y recalcitrante. Hace la defensa directa, descarnada, de los planes del capital internacional y de sus agentes criollos. Gómez busca así el apoyo de las fuerzas más reaccionarias y antipatrióticas. Alfonso López apoya también los planes de la reacción, en lo económico y en lo referente al tipo de gobierno antipopular y dictatorial que requiere un sistema neocolonial como el que impera actualmente en Colombia; pero a la vez pretende aparecer como un candidato ecuánime, de inclinación democrática, enemigo de los “delitos de opinión”. En esta forma López persigue el respaldo mayoritario de las masas asustadas por las declaraciones de su futuro “socio conservador, y a la vez agradar a quienes en fin de cuentas definen las elecciones y los demás asuntos en esta democracia colombiana: los grandes poderes económicos de afuera y de adentro.

Indudablemente que al exjefe del MRL le ha costado mas trabajo convencer de sus buenas intenciones reaccionarias que al hijo de Laureano Gómez. El excanciller y exgobernador no ha ahorrado un solo esfuerzo en busca de sus objetivos, desde intrigar la Gran Orden Piana papal que lo purifica de todo pecado, hasta sus reiteradas declaraciones a favor de los ganaderos, de los cafeteros, de los constructores, de los exportadores e importadores. Y para colmo, ahí está su reciente viaje a los Estados Unidos donde, desplegando su talante obsequioso, López dio personalmente cuantas seguridades exigían los inversionistas yanquis. Ya no le queda al hijo de López Pumarejo demostración a que no haya recurrido para probar que ante todo es un hombre práctico, de negocios, y que su afición por el derecho constitucional termina donde comienzan las providencias del “binomio Corte Suprema de Justicia-Fuerzas Armadas”.

El meollo del programa alvarista es el “desarrollismo” y consiste en que primero hay que “aumentar la riqueza de los ricos para luego repartirla”, fórmula aprendida del régimen brasileño, vanguardia de la, penetración norteamericana en el continente. El programa lopista se fundamenta en una política de “ingresos y salarios” importada de la misma fuente originaria, pero con la modalidad de que “un desarrollo integral no se mide en frías estadísticas, sino en signos de bienestar colectivo”. Estas son las formulaciones económicas de los dos candidatos. El uno dice: primero “desarrollo” y luego “distribución’; el otro refuta: “desarrollo” con “justicia social”. Pero, ¿cuál es el medio que proponen Gómez y López para realizar sus propuestas? Es uno solo, la necesidad y urgencia del capital extranjero. Además, ambos están íntimamente identificados en que no se le debe tocar ni un pelo a la gran burguesía ni a los grandes terratenientes, soportes de la dominación imperialista.

Gómez sostiene sin ambages que la inflación y el aumento de los precios son beneficiosos para el país. López ha tomado la divisa de la lucha contra la carestía; sin embargo, en los últimos días ha llegado al convencimiento pastranista, de que la inflación es incontrolable porque es mundial y que es imposible mantener los llamados “precios políticos”, que hay que permitir la nivelación según la oferta y la demanda, es decir, abrir las válvulas a la especulación y al encarecimiento. En esto, como en el resto de temas de preocupación actual, el candidato de la esperanza, ha resultado ser el más oportuno y eficaz de los voceros de la ANDI, la SAC, FEDEGAN y de los cuatro o cinco grupos financieros, que, como lo reconoció excepcionalmente “El Tiempo” el primero de febrero pasado, controlan la economía, de Colombia.

Tal vez la diferencia más notoria entre Gómez y López sea la de que mientras aquel manifiesta descaradamente que se deben centuplicar los privilegios de los monopolistas, de los terratenientes y el imperialismo, éste, como buen liberal, se esmera en velar el mismo propósito, verdadera inspiración de su programa de gobierno.

Del cinismo de Gómez se ha dicho con razón que no va más allá del fascismo de Garrastazú Médici, el gorila del Brasil, pero del democratismo de López se puede afirmar sin injusticia que no supera la sumisión de Bordaberry, que ha sabido acomodarse “constitucionalmente” a las demandas de los gorilas de Uruguay.

DESENMASCAREMOS LA FARSA DE LA REACCIÓN

La farsa es completa. Las oligarquías colombianas han utilizado el bolillo, la metralla, los consejos de guerra, las cárceles y el resto de medios violentos para mantener “en orden” a Colombia como neocolonia de los Estados Unidos, paraíso de granujas y vendepatrias e infierno para trabajadores y gentes honradas. No obstante, los candidatos de esas oligarquías se presentan como los portaestandartes de la paz, de la convivencia, de la concordia; y la disputa electoral la adelantan con todo el bombo de una gran contienda democrática en la que el pueblo colombiano tendrá que decidir entre dos hidalgos caballeros, miembros de ilustres familias, decentes, tolerantes, el uno que promete aplastar la revolución y el otro que promete impedirla.

Es contra toda esa comedia que las fuerzas revolucionarias se deben levantar en el combate electoral para desenmascararla y, con ella, a todas las tendencias intermedias y oportunistas que, como la ANAPO, buscan su ajuste dentro del sistema y aún dentro del próximo gobierno, según el resultado de las urnas y los correspondientes malabares de interpretación constitucional.

A la Unión Nacional de Oposición le corresponde contrarrestar el empuje de la reacción, no en el sentido de que pueda modificar la situación en su conjunto, sino desde el punto de vista de que es la única fuerza capaz de presentar en medio de la confusión y de la conmoción reinantes una alternativa diametralmente opuesta a la de las clases opresoras. La UNO es el único movimiento político que en la contienda electoral pregona la verdadera democracia que reclama nuestro pueblo. La democracia por la que lucha el pueblo colombiano no es la democracia liberal que ha perpetrado con el conservatismo los peores crímenes en beneficio de las minorías explotadoras, y a la cual, además, habría que agradecerle, según López, el que nos haya dejado participar en las elecciones a los comunistas. La auténtica democracia será la conquistada por la clase obrera y el campesinado, con el apoyo del resto de fuerzas populares, los pequeños y medianos comerciantes e industriales, los intelectuales, los estudiantes, la democracia popular que liberará al país del yugo extranjero y dará dignidad a la República. Esta es la democracia que implantará la revolución, y nada tendremos que agradecer a López, como tampoco a Gómez, a no ser que el candidato liberal en un arrebato de ingenuidad, crea que el país debe gratitud a la traición y al despotismo.

EMPUÑEMOS CON FUERZA NUESTRA BANDERA

La Unión Nacional de Oposición, señala con toda claridad el camino de la prosperidad de la nación colombiana y del bienestar de las grandes masas populares, como fruto de la independencia del coloniaje imperialista, y de la supresión del régimen de explotación terrateniente y de todo monopolio que domine la vida material del pueblo. Hay que impulsar las fuerzas productivas de nuestro país, pero esto no será posible sino mediante la eliminación de los factores que las mantienen atenazadas. No habrá desarrollo en Colombia mientras nuestros recursos naturales y el trabajo de los colombianos sirvan para enriquecer al imperialismo yanqui y a la minoría antipatriótica que lo sustenta. La UNO viene sosteniendo que el desarrollo del país no sólo no es contrario al cambio revolucionario profundo que pide a gritos la sociedad colombiana, sino que es su condición fundamental. Por eso exigimos las reivindicaciones de la nacionalización de los recursos naturales y de los monopolios así como una auténtica reforma agraria que confisque los latifundios y reparta la tierra entre los campesinos trabajadores. Este es el único camino para alcanzar un desarrollo verdadero, autónomo, y conquistar el bienestar de las mayorías colombianas, sin las tribulaciones de la carestía, el hambre y la miseria. Sólo un cambio de tal naturaleza, podrá poner fin al actual estado de caos económico, desbarajuste, corrupción e inseguridad social en que se debate nuestra patria.

Por ahora, frente a la farsa de los opresores, agitaremos durante la campaña nuestras tesis y programas para que las masas los vayan haciendo suyos, y, en un día no lejano, los materialice revolucionariamente en un nuevo Estado, en que el poder real descanse en la alianza de los obreros y campesinos y el resto de fuerzas populares y patrióticas.

Mientras más confusión haya, más altivamente empuñaremos nuestra bandera. Explicaremos nuestro programa revolucionario, allí donde podamos hacer una manifestación, un mitin, una reunión de vereda o de barrio. Combatiremos las falsas ilusiones propagadas por la reacción de que con Gómez o López habrá mejores condiciones para el cambio que anhelan los colombianos. Alertaremos a los sectores más avanzados del pueblo sobre las grandes contiendas que se avecinan, porque cualquiera que sea el resultado de abril, vendrán días muy difíciles, la carestía será mayor de lo que fue el último año, el hambre acosará como nunca los hogares de las familias pobres, el saqueo yanqui del país llegará a límites intolerables, el descontento será reprimido por la fuerza. La clase obrera tendrá que salir a luchar sin tregua por el aumento de sus ingresos reales; los campesinos se verán obligados a exigir enérgicamente tierra para trabajar, créditos baratos y condiciones favorables de mercadeo; los estudiantes a retomar la iniciativa y pasar a la ‘ofensiva para rescatar sus derechos pisoteados, y los pequeños y medianos productores y comerciantes, sin otra esperanza, también saltarán a la palestra en defensa de sus empresas y negocios amenazados por la ruina. Si la explotación aumenta, como indudablemente aumentará, el pueblo multiplicará la resistencia y reivindicará sus más elementales intereses y las aspiraciones de la nación entera.

REDOBLAR ESFUERZOS Y AFIANZAR LA UNIÓN

La culminación exitosa de esta batalla requiere aún muchos esfuerzos por parte de todos los destacamentos de la Unión Nacional de Oposición. Ha habido considerables avances en cuanto organización y agitación. El plan de giras de nuestro candidato, compañero Hernando Echeverri Mejía, se desarrolla satisfactoriamente; sin embargo, nos quedan bastantes puntos por cubrir. No sólo en el frente interno donde es definitivamente indispensable cerrarle el paso a las tendencias sectarias para estrechar la unidad y mejorar las tareas, sino en el frente externo, en el cual, ante el envión final de los partidos tradicionales, es preciso que la respuesta de la oposición revolucionaria se haga sentir llevando nuestra actividad redoblada a todas las clases y capas del pueblo colombiano. En relación con el sectarismo, vale la pena decir, a manera de ejemplo, que existen a estas alturas departamentos donde no ha sido posible configurar comandos conjuntos de la UNO ni adelantar el trabajo unificado, lo que, desde luego, debilita nuestras posibilidades en todo sentido. Estas anormalidades deben ser corregidas inmediatamente.

Como un paso positivo en la cohesión de la unidad, se destaca el entendimiento logrado en la Unión Nacional de Oposición sobre la necesidad de confeccionar listas únicas y conjuntas en todos los departamentos. Para este acuerdo fue favorable el viraje dado por la dirección del Partido Comunista, que en un comienzo sostuvo la tesis de listas separadas, pero que desde diciembre ha venido defendiendo la urgencia de listas unificadas a todo nivel. El MOIR ha saludado como adecuada esta determinación. Era evidente que, con listas separadas para las corporaciones públicas, el frente electoral de izquierda se veía menguado para conquistar aquellas posiciones a las cuales puede aspirar conforme a la real correlación de fuerzas. Tal como está planteada la situación, no bastaban, con lo fundamentales que son, los acuerdos sellados en la Tercera Convención Nacional de la UNO sobre la plataforma electoral de lucha que, en el caso del MOIR, recoge aspectos básicos de sus postulados programáticos revolucionarios, y sobre la persona que en la actual coyuntura política, en su condición de candidato presidencial, tiene el encargo, como ninguna otra, de velar por la agitación y difusión de dicha plataforma, el compañero Hernando Echeverri Mejía. Había que afianzar estos acuerdos y concretarlos en planchas unitarias.

Los criterios, justos por cierto, de los que se partió para discutir la conformación de listas conjuntas, fueron los de tener en cuenta el desarrollo en particular de los distintos movimientos aliados y el de respetar los actuales cargos electorales de cada uno de ellos. La ulterior composición de las listas será el resultado de la aplicación de tales criterios en el curso de las negociaciones. Este nuevo compromiso obliga a las fuerzas que integran la Unión Nacional de Oposición a adelantar el trabajo más coordinadamente, a deponer las posturas sectarias, a luchar con mayor entusiasmo. El MOIR ciñe su conducta a estas directivas que consideramos de principio, procurando dar un ejemplo constructivo, de un indiscutible valor revolucionario, sobre todo si se comprende que en abril votaremos principalmente por los aliados. Durante todo este proceso de constitución y desarrollo del frente electoral revolucionario nos ha movido el convencimiento consciente de que en estas elecciones la izquierda de Colombia, dividida y enfrentada, no tendría condiciones para librar una batalla decorosa. Ante la coalición oligárquica gobernante que se empeña en prolongar el régimen paritario, aprovechando el presente debate electoral para darle una falsa apariencia democrática a sus nefastos propósitos, era absolutamente indispensable como lo dijo Francisco Mosquera en la convención de la UNO, “constituir un frente que, aunque pequeño, le pueda presentar al pueblo una verdadera alternativa revolucionaria”. Por eso estamos dispuestos a seguir haciendo todos los esfuerzos, sacrificios y concesiones positivas que esta política requiera. De la manera como se trabaje, con ahínco y abnegación, de la forma como se resuelvan las contradicciones, de la UNO, derrotando el sectarismo, “sin componendas ni maniobras” y, especialmente, de la lealtad con que sepamos defender y aplicar el programa que nos unifica, de todo esto, depende el futuro de la Unión Nacional de Oposición.

El MOIR, como lo ha venido haciendo, seguirá luchando por afianzar la unión. Creemos que las fuerzas de la izquierda colombiana deben ampliar su alianza y prolongarla para las otras tareas de la revolución y no solamente para las labores electorales. Seguiremos fieles a nuestros compromisos, sin perder el rumbo ni el estilo, y seguros de que una fuerza nueva al servicio, de una causa, justa es invencible.

RESPALDO POPULAR A ECHEVERRI

Miles de obreros, campesinos, estudiantes y gentes sencillas del pueblo, han acogido con entusiasmo y alegría, en toda Colombia, al candidato de la UNO, Hernando Echeverri Mejía y su programa revolucionario.

La rebeldía y la protesta popular y los inmensos anhelos por una nueva Colombia, libre y próspera, se agitan y unifican desde las plazas, calles, poblaciones, veredas y caminos hasta los más apartados comandos de lucha electoral en donde se plantean las políticas patrióticas y populares de la UNO.

Con su respaldo a la Unión Nacional de Oposición y a su candidato Echeverri Mejía, el pueblo está probando que las banderas de la revolución no le son ajenas, ni importadas ni la vana distracción de un puñado de ilusos, sino que le pertenecen y que está dispuesto a ponerse de pie, unificarse y combatir.

Y que las propuestas de la UNO corresponden exactamente a los deseos de las masas, que quieren precisar quiénes son sus auténticos amigos y quiénes sus enemigos.

A pesar de su reciente conformación, la UNO ha probado con las giras de su candidato Echeverri Mejía que el pueblo está más que desilusionado de los viejos partidos y de sus políticas de opresión y de hambre.

NARIÑO

Echeverri fue escuchado y acogido por millares de nariñenses. Ipiales, completamente engalardonada de propaganda revolucionaria, le expresó su cálido respaldo, especialmente el del campesinado del Sur, presente con decenas de delegaciones venidas desde distantes veredas.

En Pasto, frente al Palacio Nacional, el 20 de noviembre más de 5.000 personas aprobaron con entusiasmo los planteamientos de la UNO. Por el Partido Comunista intervino el dirigente Mario Upegui, por la Izquierda Independiente el dirigente Roberto Mutis Puyana y por el MOIR Francisco Mosquera, secretario general, y los dirigentes Otto Ñañez y Heraldo Romero.

VALLE Y CAUCA

Del 23 al 27 de noviembre, en Cali, Popayán, Palmira, Puerto Tejada, Buenaventura, Sevilla y Buga, miles de obreros industriales, de trabajadores portuarios y de la caña, campesinos indígenas, estudiantes y líderes populares, vivaron a Echeverri. En Palmira, más de 4.000 personas, muchas de ellas combativos trabajadores de los ingenios del Valle, permanecieron firmes bajo la lluvia, respaldando al candidato de la UNO.

En esta gira intervinieron, por el Partido Comunista los dirigentes José Cardona Hoyos y Mario Upegui, por el Liberalismo de Oposición Revolucionaria Alfonso López V. y Efrén Hernández y por el MOIR, Francisco Mosquera y Otto Ñañez.

En Popayán acompañó a los dirigentes de la UNO el prestigioso político de izquierda Alvaro Pío Valencia.

ATLÁNTICO

En el Paseo Bolívar, el 6 de diciembre, los obreros y el pueblo de Barranquilla dieron una poderosa demostración de fuerza y combatividad. 15.000 manifestantes aclamaron los planteamientos revolucionarios de la UNO. Gigantescas pancartas y murales expresaban: “Contra el imperialismo yanqui, somos UNO”.

Caravanas populares de Santo Tomás, Sabanalarga, Soledad, Baranoa y Malambo, agitaban carteles respaldando a Echeverri.

Acompañaron al candidato en esta correría, por el PCC los dirigentes Juan B. Arteta y Carlos Romero y por el MOIR los dirigentes Marcelo Torres, Carlos Bula Camacho, Otto Ñañez y Germán Patiño.

CESAR Y SANTANDER

Del 7 al 16 de diciembre, Echeverri recorrió el Cesar y Santander. Desafiando la opresión la opresión y el manzanillismo terratenientes, miles de campesinos acompañaron al candidato de la UNO en alegres caminatas y concentraciones. Valledupar, Codazzi, El Copey, Pailitas, presenciaron fervorosas concentraciones en donde los campesinos agitaban la consigna de “La tierra para el que la trabaja y conjuntos vallenateros interpretaban ? Echeverri dijo: “Este grandioso acto me demuestra que el Cesar no pertenece a López ni a Gómez, sino que pertenece al pueblo trabajador”.

En esta gira intervinieron, por el Partido Comunista Juan B. Arteta; el diputado del MAC, Danilo Hernández; Darío Araméndiz de la Anapo Revolucionaria y por el MOIR Otto Ñañez, Hernán Osorio y Armando Portela.

En Bucaramanga, Barrancabermeja, Puerto Wilches y Sabana de Torres, obreros y campesinos levantaron con energía las banderas antiimperialistas y clamaron con resolución por la recuperación de nuestras riquezas naturales y por la expropiación de los terratenientes.

Acompañaron en esta gira a Echeverri los dirigentes del PCC, Rosso Osorio, Manilo Lafont y Juan Campos; del MAC, Ciro Ríos y, del MOIR Gildardo Jiménez

QUINDIO, TOLIMA, HUILA

Infundiendo serios temores a los caciques de la reacción, los campesinos y trabajadores del café y el pueblo del Quindío, colmaron del 2 al 4 de febrero las plazas de Armenia, Calarcá, Quimbaya, Montenegro, Barcelona y Córdoba. Enormes letreros vivaban a Echeverri en carreteras y avenidas.

Junto a Echeverri intervinieron por el Partido Comunista, Alvaro Marroquín, por el MAC, Iván López Botero y, por el MOIR, César Pardo y Fernando Ruiz.

Del 12 al 13 de enero Echeverri recibió la adhesión de miles de campesinos del norte del Tolima, en La Dorada, Armero, Honda y El Líbano.

En Neiva, Algeciras, Campoalegre, Gigante, a partir del 18 de enero, Echeverri fue recibido con entusiasmo por el pueblo huilense.

En estas dos últimas giras acompañaron al candidato de la UNO, por el PCC, Manlio Lafont, Carlos Romero y por el MOIR, Carlos Naranjo, César Pardo, Carlos Tovar y Gustavo Vélez.

CUNDINAMARCA

El campesinado de las regiones de Sumapaz y el Tenquendama acompañó a Echeverri en vibrantes cabalgatas y concentraciones por Viotá, Tocaima, Girardot y Fusagasugá, del 14 al 17 de febrero.

Gilberto Vieira, secretario general del Partido Comunista, Víctor J. Merchán, del PCC, Ricardo Samper, Otto Ñañez y César Pardo, del MOIR, acompañaron a Echeverri en esta exitosa correría.

El 19 de febrero los trabajadores y el pueblo de Zipaquirá aclamaron a Echeverri en la plaza principal.

BOGOTÁ

Obreros y gentes del pueblo aclamaron con alegría a Echeverri el 25 de enero en la Estación de la Sabana, en una manifestación convocada por la CSTC y los sindicatos independientes.

Echeverri también celebró en los últimos días de enero rápidas correrías por los barrios populares de la capital y denunció las políticas de la oligarquía en combativos mítines celebrados en las plazas de los barrios 20 de Julio, San Carlos y San Fernando.

El 13 de febrero Echeverri desfiló en Bogotá con miles de jóvenes que agitaban las banderas de la UNO, en una alegre marcha organizada por la Juventud Comunista.

Más de 700 profesionales, intelectuales y artistas, tributaron un decidido respaldo a Echeverri y la UNO, el 15 de febrero, en el Salón Rojo del Hotel Tequendama.

Acompañaron al candidato de la izquierda, Gilberto Vieira, Manlio Lafont, Teófilo Forero y Yira Castro, del PCC; Marino Vivas del MAC y, el concejal revolucionario Carlos Bula Camacho, del MOIR.

Mientras se desarrolla la campaña electoral, crece cada vez más el entusiasmo y la simpatía por la UNO y su candidato Hernando Echeverri Mejía. Decenas de ciudades, pueblos y veredas, se preparan y se aprestan a movilizarse para recibir y escuchar sus planteamientos revolucionarios, poco a poco se va conformando una clara y recia corriente nacional, antiimperialista y popular, que se dispone a expresar su repudio al sistema y su inquebrantable determinación de luchar por una nueva Colombia.