LOS MAESTROS SEPULTARAN EL ESTATUTO DOCENTE DE PASTRANA

Despreciando la represión y las amenazas del régimen fascista de Pastrana y los falsos ofrecimientos de su segundón incondicional, Luis Carlos Galán, más de cien mil educadores, con el resuelto respaldo de las amplias masas de estudiantes y padres de familia libran en este momento en todo el país una batalla grandiosa y frontal contra el Estatuto Docente impuesto por el gobierno en febrero pasado.

Nunca antes había tenido un carácter tan revolucionario la lucha de los maestros. La exigencia de abolición del Estatuto Docente cocinado por

el gobierno de Pastrana de acuerdo a los deseos de explotación y opresión del imperialismo yanqui, es una exigencia revolucionaria que tiene el incondicional apoyo de la clase obrera, del campesinado y del resto del pueblo colombiano.

Ni las cárceles, ni la violencia policial, ni las amenazas de despido, ni el chantaje ni las maniobras del gobierno, podrán detener o torpedear este grandioso y combativo paro nacional de los trabajadores de la educación.

Irrevocable y firme es la decisión del magisterio: enterrar de manera definitiva el Estatuto Docente de Pastrana y conseguir el resto de sus justas reivindicaciones.

Vacilantes y amenazadores, Pastrana y Galán han tachado el paro nacional de “subversivo” y “lesivo de los intereses nacionales”. Pero los trabajadores de la educación bien saben qué es lo que subvierte y que lesiona el decreto 223 de febrero pasado. En carne propia han sufrido los recortes a los derechos de organización, huelga y expresión con la ahora ratificada clasificación como empleados públicos. Todos los días han visto sacrificada su estabilidad en manos de los manzanillos de los partidos reaccionarios y de cualquier autoridad del gobierno o del clero. Ahora saben exactamente que significan las categorías del escalafón establecido en el estatuto pastranista y todo el resto de sus medidas antipopulares y reaccionarias, que atentan no sólo contra los intereses del magisterio sino en general contra los intereses del pueblo colombiano.

Por eso las amplias masas de los trabajadores de la educación en todo el país han levantado una bandera unificada de lucha por la abolición del Estatuto de Pastrana. Su combativo paro nacional hace parte por completo de la gran batalla de los obreros, campesinos y el resto del pueblo por la defensa de sus derechos democráticos y políticos y por una nueva cultura nacional y científica, al servicio de las masas populares, en contra de la dominación del imperialismo norteamericano y sus lacayos, la gran burguesía y los grandes terratenientes.

El Frente Popular-MOIR ratifica su total e irrestricta solidaridad con la actual grandiosa lucha de los maestros y apoya de manera decidida las formulaciones hechas por los Trabajadores Revolucionarios de la Educación (TRE) consignadas en su Proyecto de Programa Mínimo de Lucha bandera revolucionaria que se opone a las maquinaciones imperialistas y que ha sido acogida con entusiasmo por amplios sectores del magisterio, como el Encuentro Nacional de INEM en Cali, la asamblea distrital de secundaria, el comité distrital de paro y en varias asambleas de base de los educadores en todo el país.

VIOLENTA REPRESIÓN GUBERNAMENTAL PARA OBSTACULIZAR LA CAMPAÑA ELECTORAL DEL FRENTE POPULAR-MOIR

Bogotá, marzo 21 de 1972

PRESIDENTE MISAEL PASTRANA

PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

BOGOTÁ

Permítome comunicarle autoridades seccionales distintas regiones del país en total contradicción con afirmaciones públicas presidenciales no solamente niéganse otorgar garantías electorales al Movimiento del Frente Popular-MOIR sino que además obstaculizan el ejercicio de nuestros legítimos derechos constitucionales y persiguen y encarcelan injustamente nuestros militantes. En los últimos días han sido detenidos en Bogotá más de ciento cincuenta dirigentes del Frente Popular -MOIR sin razón ni justificación. Estas detenciones se realizan arbitrariamente y tienen por único objeto obstaculizar el normal desarrollo de nuestra campaña electoral. Se ha arrestado así a grupos de coros y grupos teatrales a compañeros entregados a la legítima labor de colocar carteles del movimiento y hasta a candidatos y dirigentes nacionales y dirigentes nacionales y locales de la campaña. En Barranquilla fueron detenidos cuatro candidatos del Frente Popular-MOIR, los dirigentes Marcelo Torres, Germán Patiño, Alejandro Manzoli y Alvaro Rodríguez y encarcelados durante cuatro días sin explicación alguna con el único objetivo de impedir su presencia en el encuentro nacional del Frente Popular-MOIR que se realizó en el Capitolio Nacional. En Túquerres, se detuvo al jefe de nuestra campaña electoral en Nariño, y a una brigada de teatro del movimiento. En Codazzi el alcalde ordenó dispersar una manifestación del Frente Popular-MOIR que contaba con los permisos legales correspondientes y permanentemente obstaculiza la labor electoral. En el Cairo Valle el dirigente Octavio Bermúdez permanece detenido desde hace días. En el norte del Tolima, en Armero, Mariquita, Fresno se niegan los permisos para nuestras manifestaciones y hasta se ha llegado al caso de exigir el texto de los discursos que van a pronunciarse con anticipación.

Esta contradicción entre las palabras del gobierno y sus actos cotidianos no es solo un índice más de la alarmante descomposición política del país sino que constituye también la confirmación de que el sistema antidemocrático que rige hoy a Colombia quiere cerrar todos los cauces que pueden permitir la protesta ciudadana y solo deja una salida al descontento, es decir el camino de la organización popular para defender, por fuera de instituciones ineficaces y caducas, sus derechos. Hoy ante arbitrariedad oficial el Frente Popular-MOIR reitera que no renunciará en manera alguna a esos derechos y los defenderá en todos los terrenos, como es su deber patriótico. Atentamente Jefatura Nacional del debate Frente Popular-MOIR Alberto Zalamea representante Cámara.

SIGUE ENCENDIDA LA LLAMA DE LA LUCHA ESTUDIANTIL

Las luchas populares en el campo de la educación han alcanzado en nuestro país un grado elevado de clarificación y desarrollo. En todo el territorio nacional y en todos los niveles de la misma se manifiesta la crisis profunda de la cultura imperialista agresora, impulsada con especial servilismo por el actual gobierno de Pastrana Borrero de una parte y el surgimiento vigoroso de nuevas ideas y maneras de pensar que guían la lucha de estudiantes y profesores por una cultura nacional y científica al servicio de las masas populares, de la otra.

Las universidades privadas no han escapado a este movimiento revolucionario. Es por ello que en universidades como la de Medellín, la U. de América, la U. Gran Colombia, y otras, se vienen librando grandes batallas por una serie de reivindicaciones, que encierran la exigencia fundamental del PROGRAMA MÍNIMO DE LOS ESTUDIANTES COLOMBIANOS; la participación democrática de estudiantes y profesores en el gobierno de la universidad.

En la Universidad del Quindío, los estudiantes y profesores resisten valientemente el régimen de oprobio impuesto por el decreto reaccionario 1259, utilizado allí para expulsar a los dirigentes del profesorado y del estudiantado. Por ello las exigencias del estudiantado en esta universidad además del gobierno democrático de estudiantes y profesores, como punto fundamental de su lucha reclaman la derogación del 1259 y el levantamiento de las sanciones arbitrarias contra los dirigentes universitarios.

En la Universidad Nacional, por su parte, el Consejo Universitario, conquistado en la lucha de estudiantes y profesores, ha venido adelantando una política claramente anti-imperialista y democrática fijando posiciones claras frente a la reforma universitaria proimperialista de Pastrana y frente a los préstamos oprobiosos que había hecho la Universidad con el B.I.D. Es esta posición indeclinable de estudiantes y profesores la que se ha ganado el odio de la prensa reaccionaria. Frente a ellas el gobierno de Pastrana intenta desesperadamente crear dificultades internas con el fin de adelantar una campaña de desprestigio del gobierno democrático de estudiantes y profesores.

Pero el hecho más destacado dentro de la actual situación lo constituye la lucha generalizada de los maestros contra el reaccionario estatuto docente que intenta poner en práctica una política totalmente contraria a los intereses del magisterio y del pueblo colombiano. Frente a esta batalla generalizada que le presentan los maestros de secundaria y primaria, el régimen proimperialista de Pastrana busca inútilmente ahogar las protestas en las calles e intenta escamotear sus derechos.

Ni la represión policiva contra estudiantes y profesores, ni el cierre arbitrario de universidades, ni los allanamientos vergonzosos de las aulas universitarias, ni los criminales consejos verbales de guerra que se intentan llevar a cabo contra los estudiantes de Medellín lograrán detener la lucha de la juventud colombiana contra el imperialismo yanqui y sus aliados antinacionales, la gran burguesía y los grandes terratenientes, por una cultura nacional, científica y de masas.

La JUVENTUD PATRIÓTICA y el FRENTE DE INTELECTUALES REVOLUCIONARIOS, que participan activamente en estas luchas, junto con otras organizaciones revolucionarias y el FRENTE POPULAR-MOIR, apoyan decididamente la justa lucha que adelantan los estudiantes y los maestros de secundaria y primaria a nivel nacional.

LA INTEGRACIÓN DE LA CTC. UTC: LA DEBILIDAD LOS UNE

Tulio Cuevas y José Raquel Mercado suscribieron el 22 de marzo, bajo la mirada complaciente de Pastrana Borrero que oficio de padrino, la integración de la UTC y la CTC. Este acuerdo de unificación orgánica no es sorprendente ya que solo refleja la comunidad de intereses de las directivas de las dos centrales en su acatamiento a la política antiobrera y antipopular que para el movimiento sindical dicta el imperialismo norteamericano, propugna el gobierno y acogen los patronos.

Teniendo como principal razón de ser su sometimiento al tutelaje del gobierno y del imperialismo, ambas directivas sindicales se han visto, cada día más rechazadas y presionadas por los trabajadores que, en su nuevo despertar combativo, exigen consecuencia en la lucha por la conquista de sus reivindicaciones económicas y sus derechos democráticos. Y es esta situación la que ha dado lugar a que Cuevas y Mercado, luego de fracasar en su intento de colocarle una camisa de fuerza patronal y reaccionaria a las masas laboriosas para frenar sus luchas, ensayen ahora una podrida alianza buscando fortalecerse a nivel de las dos camarillas para así seguir llevando a cabo sus actividades destinadas a impedir que las organizaciones sindicales jueguen un papel de avanzada en la liberación nacional del yugo imperialista yanqui y en la conquista de sus derechos de organización, expresión, movilizaciones y huelga.

Este proceso de entrega y traición persistentes que siguen las directivas de la UTC y la CTC y que hoy aparece más evidente ha sido analizado a fondo por el MOIR y denunciado el cual planteó desde su mismo nacimiento una política revolucionaria e independiente a fin de desenmascarar y aislar las centrales patronales. Más aún, esta política llama a desechar todas las ilusiones que puedan alimentarse respecto a las centrales reaccionarias y a iniciar la construcción de una organización sindical que combata por los intereses más sentidos de la clase obrera y el pueblo.

Pero algunos dirigentes, carentes de la posición de clase de los trabajadores que “representan” y empeñados en promover políticas que van en contra de los objetivos revolucionarios del pueblo, se han dedicado a atacar con furioso sectarismo al MOIR a medida que se hunden mas y más en el pantano del oportunismo. Entre ellos se destacan los dirigentes de la CSTC y el Partido falsamente comunista quienes calumnian al MOIR de “divisionista” por formular una política basada en la existencia objetiva en Colombia de dos campos: por un lado, los sindicatos y los trabajadores que siguen una línea de acción consecuente con sus intereses más sentidos como es la lucha contra el imperialismo norteamericano y su agente la oligarquía dominante y, por el otro lado, las camarillas dirigentes patronales y gobiernistas de la UTC y la CTC y quienes dentro del movimiento sindical les sirven de cómplices. Lejos de atenerse a esta verdad, que hunde sus raíces en la historia de la organización sindical de la clase trabajadora colombiana, los dirigentes de la CSTC y el Partido Revisionista no solo dividieron sino que emprendieron una “unidad de acción” sin principios con los dirigentes patronales de la UTC, basándose en análisis falsos que los llevaron a tomar las contradicciones superficiales y temporales de la directiva utecista con el gobierno y los patronos como contradicciones de fondo y permanentes. Su miopía oportunista no les permitió distinguir entre la voluntad de lucha de las bases sindicales cobijadas por la UTC y las maniobras antiobreras de la camarilla acaudillada por Cuevas como resultado, sacrificaron las reivindicaciones obreras a cambio de ilusos coqueteos con Cuevas y compañía, y se opusieron con todas sus fuerzas a las luchas de los trabajadores tildándolas de “aventuras” o de tener “demasiado contenido político”, como ocurrió con la lucha del Paro Nacional Patriótico planteado por el MOIR en 1970.

Lo que la alianza de Cuevas y Mercado deja hoy aún más claro para los trabajadores, es que toda “unidad” que se busque dejando a un lado los principios y los intereses de la clase obrera equivale en la práctica a una conciliación con el enemigo y sus agentes.

Las explicaciones acomodaticias y los ataques contra la política del MOIR no pasan de ser rabietas propias de desengañados, que sólo servirán para que el proletariado saque por su misma experiencia la positiva lección de que es necesario trazar una línea divisoria, en lo político y en lo organizativo, con las centrales vendeobreros a fin de cimentar una unidad auténtica que lleve a la creación de la Central Única Revolucionaria de los Trabajadores. Al servicio de esta tarea seguirá estando el MOIR junto a toda la clase obrera de Colombia.

CON FIRMEZA PERSISTEN EN LA LUCHA OBREROS DE INDUPALMA

Ejemplo relevante de la lucha de la clase obrera colombiana en defensa de sus derechos y reivindicaciones democráticas de asociación, negociación, estabilidad y huelga, ha sido la mantenida por los trabajadores de Indupalma, bajo la orientación del Bloque Sindical Independiente de Santander.

A pesar de que las autoridades aún siguen “investigando”, de que la violenta persecución empresarial mantiene en la cárcel a seis dirigentes obreros a punta de calumnias, y a pesar de la complicidad política de silencio de las camarillas patronales y conciliadoras que usurpan la dirección de los trabajadores de Santander, los obreros de Indupalma y sus dirigentes, con una orientación combativa e independiente, persisten en la lucha, con fe revolucionaria, ganando así progresivamente el apoyo de los demás sectores consecuentes de la clase obrera y el respaldo del campesinado y los demás sectores populares de San Alberto, Cesar y Santanderes.

El FRENTE POPULAR-MOIR se solidariza con esta lucha y exige la inmediata libertad de los seis líderes obreros detenidos.

MILLONES DE HECTÁREAS PARA LOS GRANDES MONOPOLIOS PETROLEROS

Mientras que un millón de familias de campesinos pobres se debaten en la miseria, tratando de obtener lo necesario para subsistir en 1.300.000 hectáreas que poseen, y del otro lado 636 grandes terratenientes poseen más de siete millones de hectáreas, el gobierno con gran satisfacción y despliegue publicitario informa de la entrega de más de dos millones de hectáreas a los grandes monopolios internacionales del petróleo.

A los campesinos se les “ofrece tierra” a través del INCORA, se les ofrece recluirlos en unas pocas hectáreas por medio de las Empresas Comunitarias, consiguiendo así perpetuar el dominio de los grandes terratenientes sobre la tierra al mismo tiempo que se reserva grandes extensiones millones de hectáreas para las compañías petroleras.

A fines del mes de enero el Ministerio de Minas y Petróleos firmó contratos de Exploración y Explotación petrolera con Colombian Cities Services Petroleum Corporation e Internacional Petroleum Limited en Puerto López (Meta) cediéndoles cerca de 200.000 hectáreas. En el mismo mes de enero, Ecopetrol firmó contratos con Texas Petroleum Company, Colombian Gulf Oil Company, British Petroleum Exploration Company of Colombian, Porlips Petroleum Company, Sociedad Tennesi Colombia S.A. y Chevrom Petroleum Company para exploración y explotación petrolera en los Llanos Orientales, cediéndoles 1.600.000 hectáreas.

En total, son 39 contratos firmados entre el Ministerio de Minas y las compañías extranjeras, en las 5 últimas sesiones del Consejo de Ministros e incluye la entrega de cientos de miles de hectáreas en el Huila, Tolima, Guajira, Caquetá, Córdoba, Nariño, Sucre, Boyacá y Antioquia fuera de los de los Llanos Orientales. Se debe agregar que ya se ha hecho licitación para la exploración y explotación petrolera en Arauca, con una extensión de 800.000 hectáreas.

La entrega de estos millares de hectáreas para la exploración y explotación del petróleo no es más que la confirmación de la entrega de nuestros recursos naturales a los grandes monopolios extranjeros, y confirma además el carácter imperialista y terrateniente de la Reforma Agraria que impulsa el INCORA.

Y todos estos contratos donde se invertirán millares de dólares para explotar nuestros recursos naturales en favor de los grandes monopolios internacionales se hacen bajo las nuevas medidas tomadas con relación a los capitales extranjeros, medidas que aparentan tener un carácter nacionalista y de defensa de los intereses nacionales y no son más que mejores garantías al capital monopolista e imperialista.

ESTADOS UNIDOS PIDE MAYORES GARANTÍAS PARA SUS INVERSIONES

William Rogers, secretario de Estado de los Estados Unidos, el 7 de marzo de este año en su informe sobre política exterior, acusó a los países latinoamericanos de nacionalismo y pidió mayores garantías a Latinoamérica para así poder impulsar la penetración de capitales de los grandes monopolios norteamericanos en la región.

Ante la intensa y descarada explotación de nuestros recursos naturales, la penetración del capital y de la cultura imperialista, los pueblos latinoamericanos cada vez se levantan con mayor fuerza contra el dominio norteamericano, aún a pesar de sus gobiernos en manos de verdaderos lacayos y servidores de los monopolios extranjeros.

Ante estas demostraciones anti-imperialistas y ante la necesidad de impulsar la nueva política de los grandes monopolios norteamericanos, política Nixon de inversiones, se ha desarrollado una gran campaña por parte de los más representativos dirigentes de la economía y de la política de Estados Unidos.

Desde el informe Rockefeller, el discurso de Nixon ante la S.I.P., la autorización de la Cámara de Representantes de Estados Unidos al gobierno norteamericano para que impusiera severas condiciones a los países que expropien los intereses norteamericanos, hasta el reciente informe del secretario de Estado, William Rogers, con amenazas, con promesas, con insinuaciones y con toda clase de argucias políticas y económicas, se quiere obligar a todos los países latinoamericanos para que acepten y apliquen la nueva política de inversiones del imperialismo norteamericano.

En realidad, las 36 páginas dedicadas a América Latina en el Informe de Rogers, no son más que un llamamiento a los gobiernos de los países suramericanos a tomar todas las medidas necesarias para que el “inversionista norteamericano encuentre un clima receptivo”.

Y no están solos estos dirigentes estadinenses. Sus lacayos y la gran prensa hacen eco de sus planteamientos. Ejemplo para Colombia es el Editorial de “El Tiempo” del 23 de marzo donde se hace una verdadera apología a la “ayuda externa” y, al domingo siguiente, se publica destacadamente la carta de un ex-subsecretario de Estado -Lincoln Gordon-, documento que expresa todo el carácter de la penetración y dominación de la inversión extranjera.

El FRENTE POPULAR-MOIR, así como denunció la penetración imperialista a través del enorme endeudamiento del país aprobado hace poco y denunció el saqueo de nuestro petróleo por los grandes monopolios extranjeros, denuncia y rechaza los planteamientos del secretario de Estado Rogers y apoya incondicionalmente la lucha del pueblo colombiano y de todos los pueblos latinoamericanos por su independencia y por crear una economía libre y próspera.

LOS TRABAJADORES DEL INCORA LUCHAN CONTRA MEDIDAS IMPERIALISTAS

Las directivas terratenientes del INCORA, encabezadas por Jaime Zambrano Campo se esfuerzan por aplicar el reaccionario decreto 3135 en ese instituto para clasificar a los trabajadores del INCORA como empleados públicos y destruir su organización sindical. Además están reprimiendo a los líderes de los trabajadores amenazándolos y destinándolos a los peores sitios de trabajo, desconociendo el fuero sindical que los ampara. Toda la junta directiva de SINTRADIN en Antioquia fue fragmentada y disuelta en la práctica con medidas de traslados. Igual ocurre ahora en Abrego, Tolima. Zambrano y su camarilla reaccionaria proyecta hacer lo mismo con los dirigentes y seccionales más combativas.

Pero esta política antiproletaria no tendrá asidero. Valientemente los trabajadores de INCORA se alistan para librar una dura batalla. El sindicato seccional del Meta se lanzó ya en un paro indefinido, levantando las banderas de lucha contra la clasificación como empleados públicos y por el reintegro de los compañeros despedidos.

El FRENTE POPULAR-MOIR apoya incondicionalmente la justa lucha de los trabajadores del INCORA contra las medidas reaccionarias y represivas dictadas por el imperialismo contra los trabajadores y llama a la solidaridad con su movimiento en defensa de los derechos de organización, huelga y expresión.

GRANDIOSA MANIFESTACIÓN DEL FRENTE POPULAR MOIR EN EL PARQUE OBRERO DE MEDELLÍN

Miles de obreros, campesinos, estudiantes y de representantes de amplios sectores del pueblo antioqueño, se concentraron con enorme entusiasmo revolucionario en el Parque Obrero de Medellín, el pasado 26 de marzo, en la manifestación del FRENTE POPULAR-MOIR.

Con la presencia de Alberto Zalamea, Francisco Mosquera y Marcelo Torres y del jefe departamental del debate Gonzalo España; Guillermo Monsalve por el Bloque Sindical Independiente de Antioquia; Natalio Gómez por las organizaciones campesinas; Amilkar Acosta por la JUPA antioqueña y Estela Ríos por la mujer revolucionaria se expusieron los principios de la Plataforma de Lucha Electoral del Frente Popular-MOIR, los cuales fueron acogidos con decidido entusiasmo y continuos vitores.

Durante su gira por Antioquia los máximos dirigentes del FRENTE POPULAR-MOIR expresaron su solidaridad con la lucha de los mineros de Amagá y presidieron una concentración de más de un millar de obreros, en donde fué aclamada la posición revolucionaria del movimiento.

A LOS MILITANTES

Al concluir la campaña electoral como candidatos del FRENTE POPULAR-MOIR queremos felicitar fervorosamente a los cuadros, militantes y simpatizantes de nuestras organizaciones, quienes con su trabajo denodado y permanente han conseguido ya que el objetivo central de nuestra participación en el proceso electoral, es decir, la divulgación amplia de las tesis revolucionarias del movimiento, se haya comenzado a cumplir en casi todo el país.

Esta campaña proletaria, adelantada con el impetuoso concurso de la Juventud Patriótica y la colaboración decidida y entusiasta de los intelectuales y los trabajadores del arte, y muy especialmente de las compañeras revolucionarias, quienes a través de sus intervenciones, coros, teatro político, afiches y carteles, supieron crear, en estrecho contacto con las masas, un nuevo tipo de movilización organizativa política, constituye un ejemplo admirable de paciencia, tesón y valor revolucionarios. Enfrentándose en todas partes a la más descarada represión oficial y venciendo toda suerte de dificultades y sacrificios, han dado muestra de lo que serán capaces de hacer para construir el futuro.

Este estímulo es y será la mejor garantía de que tanto en las tribunas que puedan conquistarse ahora como en cualquier otro campo de lucha, podremos continuar combatiendo eficaz e incondicionalmente por los grandes ideales revolucionarios que han comenzado a encenderse con segura esperanza de victoria en el corazón de nuestro pueblo.

Persistir en la lucha y fortalecer la unidad de nuestras filas es la consigna del momento.

Alberto Zalamea
Ricardo Samper