EL DECRETO 70 Y LA PENA DE MUERTE

Como complemento a su nefasta obra, López Michelsen, usando las facultades que le confiere el ya permanente estado de sitio, dictó el decreto 70 del presente año, que adiciona el articulo 25 del código penal y con el que se “justifica” el homicidio y las lesiones inferidas por parte de los miembros de la fuerza pública, cuando intervengan en operaciones planeadas para prevenir y reprimir los delitos de extorsión y secuestro, y producción, procesamiento y tráfico de estupefacientes”. Según la nueva disposición, los miembros de los organismos represivos no tendrán que responder ante nadie por los desafueros cometidos, ni aun en el caso de privar de la vida a las personas. Esta es una forma velada de instituir la pena capital, contraviniendo incluso la Constitución nacional, que prohíbe taxativamente al legislador imponerla.

El decreto contó inmediatamente con ambiente favorable en la gran prensa liberal-conservadora y entre los elementos más recalcitrantes del país. Álvaro Gómez, en un editorial de El Siglo, lo apoyó sin reparos y propuso la supresión del resto de libertades ciudadanas. Además, personajes del alto clero y de la rama judicial, como el arzobispo de Medellín, Tulio Botero Salazar y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Enrique Romero Soto, respectivamente, promueven un plebiscito para consagrar la pena de muerte.

Lo insólito del hecho es que mientras el gobierno autoriza a los cuerpos armados para proceder a su arbitrio, se supo recientemente, por medio de un informe especial presentado al Senado de los Estados Unidos, que son los mismos funcionarios del Estado colombiano quienes propician y protegen a las bandas de narcotraficantes que dicen perseguir. Entre los objetivos del decreto 70 está el de establecer un régimen de terror contra las masas y sectores patrióticos y revolucionarios. La norma mencionada será la excusa perfecta para atropellar al pueblo inerme y luego exonerar la barbarie con el alegato de la prevención de supuestos delitos. Pero el pueblo combatirá esta amenaza con el mismo valor con que ha enfrentado el “mandato de hambre”.

OTRO MONSTRUOSO CRIMEN DEL CAPITAL

22 trabajadores muertos en la explosión de Mamonal

Como de costumbre, Pasacaballos, corregimiento de Cartagena, celebraba esa noche la conmemoración religiosa del 8 de diciembre. A eso de las 9, la multitud fue sorprendida por una violenta explosión. En minutos, el aire se impregnó de un olor acre, ya familiar a todos. Los niños lloraban, asfixiados. Una nube de amoniaco, proveniente del cercano complejo de Mamonal, acababa de invadir el caserío.

El trabajador de Abocol, Alberto Simancas, jamás olvidará esa noche. Nos contó que en el momento de la tragedia se hallaba fuera de la bodega, a mediana distancia del reactor de urea. “La explosión me taponó los oídos. Al mirar instintivamente hacia arriba, vi que un enorme tanque de 42 toneladas se elevaba 30 metros para luego caer pesadamente a tierra, envuelto en gases. Con los ojos irritados eché a correr, pero en el desesperado intento por cruzar la bodega tropecé con el torbellino de amoniaco, que había penetrado al interior. Alcanzamos a meternos al baño, a tropezones, y abrimos las llaves”. Junto con otros compañeros, Simancas fue sacado de allí sin conocimiento y conducido en estado de gravedad al hospital.

Alberto Díaz Orozco laboraba sobre una torre de 45 metros de altura. Al sentir el estallido descendió a toda prisa, tratando de escapar. A la mañana siguiente, las brigadas de rescate encontraron su cadáver al pie de la escalera.

En esta tragedia perecieron en total 22 obreros y 169 resultaron heridos, 24 de suma gravedad. Fue el segundo accidente industrial de grandes proporciones en 1977, después del siniestro de Amagá.

Cerco militar y clínicas cerradas
En el lapso de una hora, más de 150 compañeros fueron conducidos a la clínica del Seguro Social de Cartagena. Allí sólo se encontraban, para ocuparse del crecido número de accidentados, tres practicantes y una docena de enfermeras. “Fueron momentos de terrible angustia, relata uno de los trabajadores, víctima de la explosión. Los funcionarios nos exigían la tarjeta de servicio del ISS y el comprobante de paz y salvo, incluso a compañeros que agonizaban en el piso. Uno de ellos, Guillermo Rincón, murió por falta de atención”.

Para agravar la situación, el centro carecía de elementos adecuados para prestar el servicio de urgencia requerido. “Entonces nos enviaron al Hospital Universitario y a la Clínica Madre Bernarda. Pero esta última cerró sus puertas, negándose a admitir a quienes no canceláramos previamente la asistencia médica”.

En medio de aquella confusión, tan sólo el sombrío código de la violencia militar funcionó a cabalidad. Un batallón del ejército cercó la planta de Abocol manteniendo alejados a familiares y amigos que, atribulados, indagaban por la surte de sus seres queridos.

Todos acusan a los patronos
Aunque la empresa se jacta de fomentar modernos sistemas de seguridad industrial, la realidad mostró otra cosa. Según Luis Pomares, presidente del sindicato, el reactor de 42 toneladas que hizo explosión en la planta de urea, instalado en 1963, había sido retirado de servicio en 1970 por fisuras en el recubrimiento.

“Pero al fundirse hace tres meses uno de los nuevos reactores denuncia Pomares, el viejo fue reincorporado a la fabricación de amoniaco, sin mayores reformas. Aunque sabía del peligro, a la empresa sólo le importaba acelerar la producción”.

Un comunicado del sindicato de Trabajadores de Abocol y otros suscritos por las organizaciones obreras de Cartagena, coincidieron en señalar como “directos responsables del desastre a la empresa y al gobierno”, por hacer caso omiso, indolentemente, de la inseguridad prevaleciente en la planta de urea. Se repitió así la historia de los mineros de Amagá. Una vez más, con este hecho abiertamente criminal, los explotadores se han cubierto de infamia”.

Abocol está fuertemente controlada por el capital imperialista. Sus acciones se encuentran repartidas entre la International Petroleum (Intercol), que posee el 52%, y el Grupo Bogotá.

Prohibido homenaje póstumo
El 9 de diciembre se realizó el entierro de las 22 víctimas. Una muchedumbre silenciosa se hizo presente en el cementerio central para despedir los restos de los obreros fallecidos.

Para el martes 20 de diciembre estaba previsto un acto con el que las organizaciones populares rendirían tributo póstumo a los caídos. Pero a última hora la Alcaldía negó el permiso. Las autoridades buscaban acallar la denuncia airada del proletariado y el pueblo cartagenero.

Actualmente, la empresa niega la indemnización de doce trabajadores muertos en la explosión, quienes dependían de contratistas. Según ella, no existe ninguna relación laboral que la obligue a pagar las prestaciones sociales y gastos de entierro. El gobierno ya anunció, entretanto, para garantizar la impunidad de los dueños de Abonos Colombianos, que “abrirá una exhaustiva investigación”.

ASOCIACIÓN COLOMBO-CHINA INICIA ACTIVIDADES

La Asociación de la Amistad Colombo-China, creada en septiembre de 1977, comenzó labores con el vigor propio de las cosas jóvenes. En efecto, antes de cumplirse un mes de establecida, constituyó en Antioquia el primero de sus capítulos regionales y en Bogotá cerró el año con un ciclo de conferencias, exposiciones y proyecciones cinematográficas sobre diversos tópicos de la sociedad China.

Ya ha comenzado en firme el trabajo de la filial antioqueña, fundada en Medellín por más de medio centenar de personas. Su constitución fue protocolizada en la primera reunión del consejo Directivo Nacional, el lunes 24 de octubre último. El mismo día fueron creados varios comités para fomentar el intercambio cultural y científico e incrementar la amistad entre las dos naciones.

Para finales del año pasado, la Asociación de la Amistad organizó un amplio programa en la capital. Del 22 de noviembre al 2 de diciembre permaneció abierta al público en la Universidad Distrital una selección de fotografías titulada “China Popular Hoy”.

El Museo de Arte Moderno se unió a esas actividades exhibiendo, entre el 11 y el 17 de diciembre, 65 reproducciones de pinturas, fotografías, afiches y carteles chinos. La variedad de estilos y temas en ambas muestras y la vivacidad con que retratan al pueblo en la construcción de su país, dieron a los espectadores una excelente visión del desarrollo socialista en China.

Simultáneamente con las exposiciones tuvo lugar un ciclo de películas y conferencias sobre la cultura del hermano país.

Por otra parte, la Asociación de la Amistad del Pueblo Chino con el Extranjero, por intermedio de uno de sus dirigentes, el señor Hu Hung-fan, extendió una invitación para que en mayo próximo visite su país una delegación de la Asociación Colombiana.

Las dos entidades adelantan conversaciones para futuros intercambios culturales y deportivos.

AL COMBATE OBREROS DE SINGER Y GENERAL ELECTRIC

El 3 de febrero se lanzaron al combate 1.500 asalariados de la empresa imperialista General Electric de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Neiva y Sincelejo. El sindicato, afiliado a la CSTC, discutía desde el 6 de septiembre un pliego de peticiones. Otra compañía norteamericana, la Singer Sewing Machine, vio paralizadas sus actividades el mismo día, en las factorías de Bogotá y Barranquilla y en todos los almacenes del país, ante la firme determinación de la asamblea general del sindicato, que se efectuó en Bogotá el 27 de enero. La organización obrera milita igualmente en las filas de la CSTC. Los 600 trabajadores repudiaron las maniobras patronales que durante cuatro meses impidieron el arreglo satisfactorio de sus exigencias.

Prehuelgas

Entretanto, doce mil trabajadores de Coltejer se aprestaban para abandonar labores en Medellín, Itagüí y Envigado. El sindicato de base anunció que la decisión fue tomada ya por una masiva asamblea delegataria. También los 400 obreros de Vicuña, de Medellín, irían al cese de actividades en los primeros días de febrero, en demanda de solución a sus reivindicaciones.

EN ESPAÑOL V TOMO DE MAO

La versión en español del tomo V de las Obras Escogidas de Mao Tsetung, cuya recopilación constituye un hecho de gran significado en la historia del marxismo-leninismo, tiene para los obreros y revolucionarios de Colombia la extraordinaria importancia de proporcionarles una nueva arma en su lucha por la liberación nacional y la revolución democrática.

Desde el discurso “El pueblo chino se ha puesto en pie”, pronunciando en septiembre de 1949, hasta “Todos los reaccionarios son tigres de papel”, artículo escrito en noviembre de 1957, se puede apreciar cómo el camarada Mao Tsetung, desplegando el intrépido espíritu materialista y manejando expertamente la dialéctica marxista, elabora una admirable y científica síntesis de la lucha que en China y en todo el mundo libran el proletariado y los pueblos contra el imperialismo, la reacción y el oportunismo.

En los 70 trabajos del Tomo V, Mao Tsetung comienza a dar respuesta a los problemas planteados durante el periodo de transición, comprendido entre la fundación de la República Popular China, en 1949, culminación de la revolución de nueva democracia y el cumplimiento de las grandes transformaciones socialistas. Se trataba, en últimas, de saber si en un país recién salido del semifeudalismo y del neocolonialismo, la clase obrera podía comandar al pueblo en la consolidación de los factores socialistas, tanto en lo económico como en lo político, en forma tal que impidiera el retorno al capitalismo o al imperialismo, como es el trágico caso de la Unión Soviética. Para ello, Mao Tsetung sistematizó las experiencias del movimiento comunista internacional y desarrolló la teoría de la continuación de la revolución bajo la dictadura del proletariado, cuya aplicación consecuente garantiza el ineluctable avance del socialismo en todo el mundo. Se produjo así el más portentoso aporte en nuestra época a la teoría de la revolución proletaria.

El Tomo V de Mao Tsetung será una valiosa guía para la acción de los revolucionarios colombianos y su estudio concienzudo nos permitirá una mejor comprensión de la situación nacional.

VENDEDORES AMBULANTES REPUDIAN MEDIDA DEL ALCALDE

Con una nutrida manifestación, los vendedores ambulantes de Bogotá expresaron el 3 de febrero su repudio al decreto 020 de Bernardo Gaitán Mahecha que, de imponerse, lanzaría al desempleo total a más de 45.000 personas. La Alcaldía exige ahora, como condición para expedir licencia de funcionamiento, que el ventero sea propietario de un kiosco, el cual a su vez, deberá alcanzar determinadas medidas. El decreto del gobierno establece, además, un arbitrario código de sanciones: las dos primeras llamadas de atención se castigarán con multa; de ahí en adelante, con cárcel. El dirigente del FUP, Avelino Niño, denunció los violentos desalojos practicados en la última semana contra pequeños comerciantes de San Victoriano y llamó a derrotar el decreto oficial. En el acto hicieron también uso de la palabra Jorge Andrés Pedraza, Manuel Alfredo Rubiano y Arcadio Torres, en representación del sindicato único de Pequeños Comerciantes (Sinucom), y Carlos Bula Camacho, en nombre del MOIR.

MINOBRAS TAMBIÉN DELINQUE

El 30 de diciembre último, la opinión pública se enteró de otro bochornoso escándalo gubernamental, típico de los sucedidos bajo la administración lopista, protagonizado por el ministro de Obras Públicas, Humberto Salcedo Collante. Los ex socios del ministro y de sus subalternos han gozado de un marcado favoritismo en el otorgamiento de multimillonarios contratos.

Favoritismo oficial

En diciembre de 1974, la firma constructora Salomón Nader Nader obtuvo su primer contrato de Minobras por más de 28 millones de pesos. Desde entonces hasta octubre de 1977, esta compañía recibió 13 contratos por un valor superior a los 437 millones. Tan buena fortuna es motivo de mayor admiración si se tiene en cuenta que la empresa de marras no había resultado favorecida en las licitaciones de ninguno de los gobiernos anteriores al “mandato claro”. Por otra parte, Nader Nader figura en el décimo lugar en cuanto a la calificación técnica y financiera que el Ministerio da a las sociedades constructoras del país, pero el monto de sus contratos supera ampliamente a todos los demás establecimientos.

¿Por qué una compañía casi desconocida y con una contratación más que mediocre se convierte desde el comienzo del régimen lopista en la principal beneficiaria de las licitaciones? La respuesta resulta sencilla. Salcedo Collante fue socio de Salomón Nader Nader, desde 1967 hasta 1974 en la firma Consorcio de Empresas Constructoras (CEC), en cuya junta directiva tomaban asiento los dos. Es la utilización del Poder para el enriquecimiento inescrupuloso de amigos y socios.

Otra de las entidades que ha disfrutado de las gabelas de Obras Públicas es Consultores Nacionales Ltda. (CONA), cuyo director general es nada menos que Darío Montoya Mier, hermano y ex socio de Roberto Montoya Mier, Director General de Construcción de Carreteras del Ministerio. A pesar de contar con sólo $200.000 de capital y de figurar en el 17° lugar en la tabla de compañías consultoras calificadas por el Ministerio, CONA Ltda. obtuvo, entre enero de 1975 y octubre de 1977, contratos por 39 millones de pesos, lo cual la ubicó en la cuarta posición según volumen de negocios adjudicados.

Cada día que pasa, la inmoralidad y la descomposición de los grupos gobernantes se hace más afrentosa para las masas oprimidas y explotadas. Pero al mismo tiempo, mientras más se hunda la oligarquía parasitaria en el fango de la corrupción, más cercano estará el día en que el pueblo conquiste su libertad definitiva.

SE REBELAN CONTRATISTAS DE ECOPETROL

Cuatro mil trabajadores temporales, así calificados por Ecopetrol, iniciaron el lunes 23 de enero un cese de actividades en Barrancabermeja, para exigir el pago de las bonificaciones prometidas durante los 67 días de huelga de la USO y presionar la conquista de algunos puntos convencionales.

Estos obreros laboran en su totalidad bajo el infame régimen de contratistas. Son enganchados a término fijo por las compañías constructoras de las instalaciones de unidad y balance, y principalmente por Technipetrol, Sade y Condisa. Además, carecen de prestaciones y estabilidad laboral.

Los trabajadores temporales fraguaron su espíritu de lucha con su decidida participación en los combativos paros cívicos del 14 de septiembre y del 3 y 4 de octubre en Barrancabermeja, así como en la valerosa toma de las instalaciones de unidad y balance del 14 de octubre.

LAS MASAS ACOGEN LLAMADO UNITARIO

Más de 200 actos en tres meses

Entre noviembre del año pasado y enero de 1978, los dirigentes nacionales del Frente por la Unidad del Pueblo, con su candidato presidencial Jaime Piedrahita Cardona a la cabeza, continuaron la campaña por todo el país. Durante este periodo los líderes del FUP estuvieron presentes en más de 200 actos electorales, acompañados por numerosos dirigentes regionales y locales de las fuerzas que integran el Frente, así como por personalidades independientes de todos los sectores del pueblo.

Jaime Piedrahita Cardona, José Jaramillo Giraldo, Consuelo de Montejo, Marcelo Torres, Álvaro Bernal Segura, César Pardo, Otto Ñañez, Nicolás Valencia, Jaime Jaramillo Panesso, José Roberto Vélez, y otros dirigentes nacionales del FUP cumplieron el siguiente itinerario: Magdalena del 2 al 4 de noviembre; Guajira, del 5 al 7; Atlántico del 8 al 11; Córdoba del 12 al 16; Sucre del 17 al 18; Bolívar, del 19 al 24; Caquetá, del 25 al 27; Cesar del 26 al 29; en Bogotá, manifestación del 2 de diciembre; Antioquia del 10 al 18 de diciembre; Magdalena Medio del 26 al 31; Antioquia del 5 al 8 de enero; Risaralda del 13 al 15; Barrancabermeja, el 19; Tolima del 21 al 22; Antioquia del 26 al 29; Valle del 1 a l 4 de febrero.

Por otra parte, la comisión del FUP realizó actos en los barrios populares de Bogotá entre el 10 y el 22 de diciembre y desde el 13 de enero hasta la fecha. En Cundinamarca se llevaron a cabo concentraciones en varios municipios durante todo este tiempo.

El candidato presidencial de los oprimidos fue entusiastamente acogido en los lugares que intervino, exhortando a las masas explotadas a levantar las banderas de la revolución democrática y antiimperialista.

En el discurso ante más de 20.000 personas en Medellín el pasado 27 de enero, Jaime Piedrahita afirmó: “Juro por mis padres, por los hombres y mujeres trabajadores de Antioquia, por los oprimidos y por los humildes de Colombia, que nunca arriaré la bandera revolucionaria del Frente por la Unidad del Pueblo. Anuncio mi decisión de no incluir mi nombre en ninguna lista para Senado y Cámara, porque sea cual fuere el resultado de las elecciones de febrero, mi candidatura, la candidatura del Frente, seguirá en pie de batalla al servicio de los pobres y humillados”.

RESUCITADO ESTATUTO POLICIVO

La Corte Suprema declaró inconstitucional el decreto 2608 de 1977, por el cual el gobierno, bajo la presión del paro nacional del magisterio del año pasado, revocó el estatuto docente. En esta forma, entró de nuevo a regir dicha reglamentación de carácter policivo, que lesiona gravemente a los trabajadores de la docencia.

Por otra parte, el Ministerio del Trabajo anuló la elección del actual comité ejecutivo de Fecode, como consecuencia de las intrigas maquinadas por algunas fuerzas políticas, desconociendo simultáneamente las decisiones tomadas democráticamente por el X congreso Nacional, celebrado en Cúcuta en octubre de 1975.

La total penuria del Ministerio de Educación ha hecho resurgir múltiples conflictos regionales. A comienzos de febrero, los sindicatos de educadores de Bogotá, Antioquia y Santander se veían abocados a paros inminentes, ante el atraso en los pagos salariales.
Directivos de Fecode informaron que los Fondos Educativos Regionales (FER), encargados de cancelar los sueldos a los maestros, acumulaban un faltante de 50 millones de pesos.

El presidente de la Federación, Edgar Dussán, llamó a los 180.000 educadores a unificar esfuerzos a fin de sacar adelante el pliego petitorio presentado al gobierno el 29 de enero y que busca, fundamentalmente, la derogatoria del antidemocrático Estatuto Docente