AVANCES DEL FRENTE

A continuación publicamos una relación de las numerosas fuerzas y personalidades de influencia regional que en los últimos meses han adherido al Frente por la Unidad del Pueblo (FUP) y a la candidatura presidencial de Jaime Piedrahita Cardona.

Atlántico
Encabezados por el senador Dolcey Manga Rosales, un nutrido grupo de dirigentes anapistas de Atlántico emitió una importante declaración que en uno de sus apartes dice: “El Comité Ejecutivo Nacional de ANAPO y nosotros en el departamento del Atlántico. Llamamos a toda la militancia anapista a rechazar la división que desde afuera se nos pretende introducir, y a cerrar filas en torno a su Director Nacional compañero José Jaramillo Giraldo, y al candidato presidencial del Frente por la Unidad del Pueblo, Jaime Piedrahita Cardona”.

Firman por Barranquilla: Franco Cerón, Jairo Armenta, Armando Pinto, Fernando Jaraba y Luis Madrid; por Soledad, Ovidio Hernández, Sofanor Cueto, Abel García, Antonio Turizo, Cuis Carrillo, Dora de Turizo, Isabel de Turizo y Clara de García; Por Malambo, Arcesio Flórez, Marcos Suárez, Juan Amaris, Alfredo Sarmiento y Rafael Sandoval; por Repelón, Aristóbulo Moreno; por Galapa, Gladis Pertuz; por Luruaco, Eustaquio Barrios, por Sabanalarga, Rafael Fontalvo y Nicolás Bolívar.

Risaralda
El líder gaitanista de Pereira, Luis Ángel Rojas Calderón, envió una carta abierta a los dirigentes de la ANAPO y el MOIR en Risaralda, Gabriel Darío Londoño y Luis Enrique Arango, en la que manifiesta su apoyo al FUP. Rojas Calderón invita a obreros, estudiantes y campesinos a sumarse “al movimiento que encausa el Frente por la Unidad del Pueblo que, con Jaime Piedrahita Cardona como candidato de oposición, constituye hoy en día la única alternativa de franco enfrentamiento a las oligarquías colombianas y a su grotesco maridaje con el imperialismo norteamericano”.

Caquetá
En octubre de 1977 se realizó en Florencia la primera convención intendencial del FUP con la participación de dirigentes de la ANAPO y el MOIR y numerosas personalidades democráticas de la región.

El comando intendencial quedó conformado de la siguiente manera: Raúl Fierro, Raquel Osorio de Orozco, Pablo Mosquera y Saúl Moreno, por ANAPO; Álvaro Rodríguez y Hernando Flórez, por el MOIR y Cristóbal Castaño, por las personalidades independientes. Además, varios líderes del MNDP han ingresado a este organismo

El FUP del Caquetá emitió una declaración que en uno de sus apartes dice: “Para aclarar cualquier confusión, y de conformidad con las directivas nacionales elegidas en el IV Congreso, los anapistas del Caquetá cerramos filas en torno a nuestro Director Nacional, compañero José Jaramillo Giraldo”

Boyacá
El comando regional de las provincias del norte de Tundama, Valderrama y Gutiérrez, con sede en Duitama, envió una carta a María Eugenia Rojas, en la que condena la farsa montada por ésta en su espurio congreso del 11 y 12 de octubre último. El pronunciamiento señala: “Hemos tomado la determinación de adherir a la candidatura del Dr. Jaime Piedrahita Cardona y a la dirección del Dr. José Jaramillo Giraldo”.

Firman entre otros, Lucas Hernández, Juan Sáenz Suárez, Saúl Rojas, Beatriz Pinzón, Leonor Torres y Libardo Pájaro.

Valle
Un nutrido grupo de concejales y dirigentes anapistas de ese departamento ingresaron en diciembre último al Frente por la Unidad del Pueblo. En declaración pública, condenan “la candidatura divisionista de Julio César Pernía, quien apoyó la candidatura de Jaime Piedrahita en el Congreso de ANAPO y en el Primer Foro de la Oposición Revolucionaria y después aceptó los halagos del Partido Comunista, convirtiéndose en su candidato y rechazando como supuesto candidato anapista la posibilidad de constituir un solo frente unido revolucionario”. Los concejales que firman el documento son: Vicente Ortiz y Libardo López, de Toro; Gonzalo Arango, de Ansermanuevo; Gonzalo Henao de Argelia, Oscar Matta y Alcibíades Nieto de Ulloa; Rafael Tapasco, de Alcalá, y Gustavo Espinosa de El Águila. Además, lo suscriben 40 líderes de diferentes municipios del Valle.

El comando ejecutivo municipal de ANAPO Socialista y Revolucionaria de Cartago, dio a conocer un comunicado en el que resuelve “ofrecer nuestro incondicional, decidido y revolucionario respaldo a la candidatura única de ANAPO en el compañero Jaime Piedrahita Cardona como garantía en la lucha contra el imperialismo norteamericano y sus serviles nacionales, reconocer la jefatura única del Partido en la persona de José Jaramillo Giraldo, gran luchador incansable por los intereses del pueblo, y condenar toda manifestación sectaria y divisionista que atente contra la unidad de las fuerzas revolucionarias y patrióticas”. Firman, José Cañas, Heriberto Agudelo, Rodrigo Tobón, Martín Montoya, Eduardo Iglesias, José Jesús Ospina y varios más.

Dirigentes anapistas de Ansermanuevo respaldaron la “correcta política de ANAPO de integrar el Frente por la Unidad del Pueblo, poderoso torrente unitario que recoge a los partidos, movimientos, capas, sectores y personalidades democráticos y revolucionarios para la lucha por la liberación nacional del imperialismo y de la oligarquía vendepatria”.

Magdalena
El 24 de septiembre pasado se efectuó el encuentro departamental de la ANAPO, el MOIR y el Movimiento de Unidad Popular del Magdalena. En dicho evento, realizado en Fundación, se constituyó el comando regional del FUP, integrado por Manuel María Avendaño, del Movimiento de Unidad Popular; Jorge Veiswell Cotes, Jaime Lineros Rivas, Alejandro Akle, Juan Uribe, Carlos María, Cristóbal Caballero y Carmelo Fuentes, de la ANAPO y Hernán Pérez Zapata, Luis Arrieta, Juan José Arango, Ramiro Torres, Jorge Arturo Villarreal, Hernando Palomino, Liciano Guerra, Leonel Juviano y Carlos Mejía, del MOIR.

Bolívar
El 24 de septiembre se llevó a cabo en Cartagena un encuentro regional del FUP al que asistieron representantes de la ANAPO, el MNDP, el Movimiento Independiente Liberal que orienta Antonio Caballero Cabarcas, y el MOIR. Además, se hicieron presentes José Roberto Vélez, de ANAPO, y César Pardo, del MOIR.

En la Asamblea se eligió el comando departamental integrado por Benjamín Bermúdez, Antonio Caballero Cabarcas, Calixta Pacheco de Caballero, Miller Narváez, Gerardo López, Carmelo Mejía, julio Morán, Carlos Fuentes, Germán López, Ubaldo Barranco, Pablo García, Gustavo Vásquez, Orlando Ambrad, Libardo Botero y Gustavo Duncan.

Al acto concurrieron delegaciones de Achí Magangue, Pinillos, Mompós. El Carmen, San Juan Nepomuceno, San Jacinto, Sincerín, Marialabaja, Clemencia, Santa Catalina y Cartagena.

Los liberales independientes del municipio de Morales, encabezados por Jorge Yunes Tovar anunciaron públicamente su respaldo al FUP y a su candidato presidencial el 27 de diciembre, día en que Jaime Piedrahita visitó dicha población del Magdalena Medio. En carta dirigida al candidato de los oprimidos, los nuevos integrantes del FUP afirman:
“Adherimos al Frente por la Unidad del Pueblo, a su programa democrático nacional, a sus normas democráticas de funcionamiento y a su candidatura, cansados de andar por tantos años en las toldas del liberalismo oficial, cuyos intereses se identifican no con las grandes y crecientes necesidades de nuestro pueblo, sino con los intereses de doce familias liberales y doce familias conservadoras”.

Caldas
La Federación Agraria Nacional (FANAL), seccional de Caldas, emitió un comunicado que lleva la firma de su presidente Eliécer Marín y cuyo titulo es: “Por la unidad contra los opresores”. El documento afirma que la regional de esta organización campesina “declara con patriótico orgullo su adhesión al Frente por la Unidad del Pueblo y se compromete a actuar activamente en la actual campaña electoral, impulsando su programa nacional y democrático, respetando sus normas de relación y funcionamiento apoyando la candidatura presidencial de Jaime Piedrahita Cardona, candidato de los oprimidos contra los opresores”. Por último, el manifiesto invita “a todos los oprimidos de Caldas, especialmente a los hombres y mujeres del campo, sin importar su color político, gremial o religioso, para que se vinculen al Frente por la Unidad del Pueblo y a que apoyen masivamente a los candidatos revolucionarios de este Frente unitario votando por ellos y por Jaime Piedrahita Cardona”.

Córdoba
El 28 de agosto de 1977 se llevó a cabo la asamblea departamental del Frente por la Unidad del Pueblo, en Córdoba con la participación de más de 300 delegados. Los representantes de Lorica, Cereté, Ciénaga de Oro, Montería, San Carlos, San Bernardo del Viento, Sahagún, Pueblo nuevo, Planeta Rica, Buenavista, Ayapel, Montelíbano, Valencia, Los Córdobas y Chimá y de las Ligas Campesinas Independientes de Sahagún y Ciénaga de Oro, escucharon las intervenciones de los dirigentes anapistas Salvador Eusse Alzate, Jairo García y Miguel Bedoya, de Marcelo Torres dirigente nacional del MOIR y Francisco Valderrama dirigente regional de nuestro Partido. El comando departamental quedó constituido por Salvador Eusse Alzate y Francisco Valderrama, jefes del debate electoral; Miguel Bedoya, Esteban Gómez, secretario y Benjamín Otero, vocal.

Casanare
El movimiento Gaitanistas del Casanare, presidido por Sergio Humberto Cubides, publicó un manifiesto en el que afirma su propósito de unirse “con todas las fuerzas de izquierda existentes en el país, que luchen consecuentemente por la instauración de una patria próspera, independiente y popular”. Los dirigentes gaitanistas acompañaron al candidato presidencial del FUP en las manifestaciones de Yopal y Aguazul, el año pasado.

Cundinamarca
El Conservatismo Independiente de Choachí, el Movimiento Independiente de Choachí, la ANAPO y el MOIR conformaron el Frente por la Unidad del Pueblo en ese municipio del oriente cundinamarqués. El manifiesto público de las cuatro organizaciones anota que los participantes en el Frente “se comprometen a defender incondicionalmente los intereses de los campesinos, los trabajadores, los maestros, los estudiantes y el pueblo en general, así como a apoyar las luchas en pro de su defensa”. Suscriben el documento, José Ramón Prieto Sabogal, del Conservatismo Independiente; Manuel González y Jorge Rey, del Movimiento Independiente de Choachí, Leoncio Mora, miguel Mora y Antonio Ardila, de la ANAPO, y José Fernando Ocampo, del MOIR.

En Paime, el MIL, la ANAPO, el Conservatismo Independiente y el MOIR conformaron el comité municipal del Frente por la Unidad del Pueblo. El comunicado por medio del cual se dio a conocer la integración de esta alianza revolucionaria, lleva las firmas de Leovigildo Ballesteros y Misael Sánchez, por el Conservatismo Independiente; Manuel Rodríguez y Luis Romero por el MIL; Delfina Aguilar y José Ramírez por la ANAPO, y Efraín Rodríguez y Felix Consuegra, por el MOIR.

APOYO A CONSUELO DE MONTEJO

Ante la grave crisis en que se debaten las clases dominantes, y como única respuesta a las justas acusaciones que las fuerzas populares les hacen por sus incontables fechorías, recurren a la intimidación y a la represión abierta. Prueba reciente de ello lo constituyen las amenazas que el ministro de Defensa, general Abraham Varón Valencia lanza, con la mayor insolencia, contra Consuelo de Montejo, como reacción a las valerosas denuncias que ésta hizo no sólo sobre los peculados y sobornos en que se han visto comprometidos los principales mandos militares, sino sobre la violencia oficial contra las masas trabajadoras.

Lo que encubre la postura del Ministro es la decisión, tomada a alto nivel, de suprimir de un sablazo la libertad de prensa, prerrequisito para abrir el camino a un golpe de Estado. Pero las clases trabajadoras, los partidos revolucionarios y el Frente por la Unidad del Pueblo respaldarán a Consuelo de Montejo, dirigente nacional del FUP, y a todos los que se atrevan a desafiar las iras del régimen en beneficio de las sagradas aspiraciones del pueblo y la nación colombiana. La solución de fuerza que fragua la oligarquía se estrellará en la heroica resistencia de las masas, dispuestas a conquistar a cualquier precio la liberación nacional y a decidir su destino promisorio sin intervención extraña.

ANAPO DEL VALLE REFUERZA LA UNIDAD

En el Valle del Cauca ingresaron recientemente al FUP Cecilia Muñoz y Héctor Ardila Gómez, importantes dirigentes regionales de la ANAPO que cuentan con el apoyo y con la simpatía de grandes sectores populares. La declaración programática que sella la unidad, firmada en Cali el 23 de enero, respalda el nombre de Jaime Piedrahita Cardona como candidato de los oprimidos contra los opresores y dice en uno de sus aportes principales: “El acuerdo a que hemos llegado, si bien nos permite participar en condiciones muy favorables en las próximas elecciones, se proyecta más allá de los antidemocráticos certámenes electorales del sistema. Su propósito es de largo alcance: aspiramos a coronar las cimas de la revolución democrática y liberadora y marchar conjuntamente por el camino del socialismo. Por tal razón, consideramos de la mayor importancia el trabajo coordinado y unificado en el Frente por la Unidad del Pueblo, integrado por la ANAPO, el MOIR, el Movimiento Independiente Liberal, El Movimiento Nacional Democrático y Popular, el Movimiento Amplio Colombiano, los Comités Democráticos Populares Revolucionarios y la Unión Comunista Revolucionaria. El Frente por la Unidad del Pueblo es la coalición enemiga del sistema que agrupa al mayor número de partidos y fuerzas de la oposición revolucionaria en el país. Lo preside el jefe único de ANAPO José Jaramillo Giraldo, prestigioso dirigente nacional de la oposición.

Los figurones del régimen
El documento reafirma la decisión de seguir dando la batalla contra el gobierno hambreador que encabeza Alfonso López Michelsen y que tantos sufrimientos le ha traído al pueblo colombiano. Señala que la ANAPO y el MOIR del Valle del Cauca están llamados a propinar golpes demoledores a la oligarquía liberal-conservadora que, dispersa y fraccionada por los apetitos insaciables de poder, pretende imponerle a la gente sencilla el nombre gastado de figurones como Lleras Restrepo, Turbay Ayala, Holmes Trujillo o Belisario Betancur, encargados de continuar la desastrosa labor de mayor entrega de nuestra soberanía y de nuestros recursos patrios al imperialismo norteamericano”. Por último, la resolución se acoge a las normas de funcionamiento del Frente por la Unidad del Pueblo, que facilitan la dirección conjunta de la campaña electoral, y que además permiten orientar de manera compartida la actividad parlamentaria y la participación de los aliados en las huelgas obreras, los movimientos estudiantiles, los paros cívicos, las invasiones campesinas y toda clase de conflictos que se presenten en el futuro.

“Las alianzas son para seguir peleando”
Fue entrevistada en Cali la compañera Cecilia Muñoz, una mujer de larga tradición de lucha al lado de los explotados, desde cuando en 1944 se puso al frente de la primera huelga de maestros del Valle del Cauca contra el alto clero y los directorios liberales y conservadores de ese entonces. Durante la época de la violencia estuvo en Bogotá, y allí sufrió la represión fascista de los gobiernos de Mariano Ospina Pérez y Laureano Gómez junto a los obreros y los estudiantes. En 1962 se apartó de la demagogia de derecha el MRL para formar “con las uñas” una disidencia independiente llamada “La Pelusa”. Después militó en las filas de Alianza Nacional Popular, y ahora se ha sumado con miles de entusiastas seguidores al Frente por la Unidad del Pueblo.

“La corriente que yo represento dentro de la ANAPO del Valle del Cauca, declaró Cecilia Muñoz, siempre buscó el acercamiento entre las diferentes organizaciones políticas de la revolución colombiana. Y no de ahora sino de tiempo atrás. Estamos convencidos de que la crisis y el estancamiento de nuestro partido no se pueden resolver sino vinculando a la militancia con la lucha de los trabajadores, y estrechando nuestros lazos de cooperación y ayuda mutua con las demás fuerzas inconformes que se oponen al gobierno y al régimen vigente.

Por eso no podemos compartir las últimas determinaciones de María Eugenia rojas de Moreno Díaz. La política de abstención decretada por ella es una salida derrotista que le abre el paso a las oligarquías para que se tomen los cuerpos colegiados y engañen a las masas en las plazas públicas y es una línea de conducta que no se compagina con las aspiraciones revolucionarias de las bases anapistas”.

“No aceptamos dictámenes de afuera”
Al referirse al problema de la unidad y del no alineamiento, Cecilia Muñoz sostuvo: “La divergencia de fondo que nos separa del Partido Comunista y de la UNO, a mi manera de ver, radica en que la revolución no se puede hipotecar ante ninguna potencia extranjera. En una alianza verdaderamente democrática, ningún grupo político tiene derecho de imponer a las organizaciones restantes una determinada concepción de carácter internacional, ni mucho menos se debe permitir que los distintos enfoques en tal sentido vayan a interferir un compromiso en relación con los problemas nacionales. El Frente por la Unidad del Pueblo apoyará sin distingos de ninguna especie a todos los países que combaten por la liberación y el socialismo, pero no se somete a los dictámenes de naciones extranjeras ni acepta imposiciones que comprometan su independencia. No vamos a obligar a los colombianos a que se alisten y presenten armas bajo ningún bloque de Estados”.

UNO DEL CESAR ADHIERE AL FUP

La Convención Municipal de la Unión Nacional de Oposición (UNO) de Valledupar, realizada el pasado 13 de noviembre, emitió una declaración política por medio de la cual determinó adherir a la candidatura de Jaime Piedrahita Cardona y al Frente por la Unidad del Pueblo.

El documento, que lleva las firmas de más de 70 dirigentes, sostiene: “La UNO que nosotros representamos en Valledupar y el Cesar cree que lo más conveniente para los sagrados intereses patrióticos y revolucionarios del pueblo Colombiano en la presente etapa es adoptar una política neutral de no alineamiento para el futuro Frente Patriótico de Liberación Nacional”.

Refiriéndose a los dos Foros de la Oposición Popular y Revolucionaria, celebrados el 18 de febrero y el 15 de julio del año pasado, en su declaración señala: “Los documentos que allí se aprobaron fueron posteriormente estudiados por un apreciable grupo de militantes de la UNO y del Movimiento Comunista del Cesar, llegándose a la conclusión de que en lo esencial se identifican con los 9 puntos programáticos de la UNO, bajo cuya bandera participaron el PCC y el MOIR en las elecciones del año 74”. Y más adelante anota: “Contrariando el sentimiento popular que clama unidad, el comando nacional de la UNO lanzó por su cuenta y riesgo la candidatura presidencial de Julio César Pernía, persona que hasta hace poco era presidente del comité Ejecutivo Nacional de ANAPO y se había comprometido a respaldar la candidatura de Jaime Piedrahita Cardona a nombre de ese partido”.

La resolución de la UNO del Cesar decide “identificarse con las conclusiones político programáticas aprobadas y ratificadas en el primero y segundo Foro Nacional de la Oposición Popular y apoyar la candidatura presidencial del compañero Jaime Piedrahita Cardona, por ser ese nombre el que en estos momentos encarna una política realmente unitaria con base en los interese nacionales. La candidatura del señor Julio César Pernía sólo puede considerarse la hija de la desesperación y la ambición personalista que ha cerrado por el momento la posibilidad de unión total de la oposición”.

Finalmente el manifiesto dice: “En consecuencia, nos vinculamos desde este momento a la batalla electoral del Frente por la Unidad del Pueblo, con nuestra fisonomía política, para contribuir a arrancarles a los partidos tradicionales liberal-conservador importantes posiciones en los órganos legislativos burgueses y convertirlos en valiosa arma política contra los establecimientos de las oligarquías criollas y el imperialismo yanqui”.

SANTOFIMIO Y LA CORRUPCIÓN DEL RÉGIMEN

La confirmación del auto de detención al presidente de la Cámara de Representantes, Alberto Santofimio Botero, coloca nuevamente en primer plano el signo protuberante en medio del cual se debate todo el régimen oligárquico y proimperialista liberal-conservador: la corrupción a todos los niveles de las instituciones que sustentan el inicuo sistema de explotación y opresión contra nuestro pueblo.

Este hecho se suma a la cadena de denuncias conocidas en contra de los altos mandos castrenses, de los agentes de la rama judicial de la del poder público, de los dirigentes de los partidos tradicionales y de la corrupta casta parlamentaria oficialista cuyas directivas colocan el presupuesto del Congreso al servicio de su pecunio personal y de sus maquinarias políticas reaccionarias. Pero indudablemente quien más se ha destacado en la práctica de los irregulares e inmorales procederes es el propio jefe del Estado, Alfonso López Michelsen, quien se ha distinguido por su vinculación, junto con toda su familia, en cuanto negocio reporte aumento para su patrimonio, al amparo de los poderes públicos y de sus actos antinacionales.

Alberto Santofimio Botero, ex ministro de Justicia del gobierno de López, actualmente cabeza visible de una de las fracciones oligárquicas liberales, la que respalda la candidatura de Julio César Turbay, no podía por tanto estar ausente de la nómina de personas vinculadas a las oscuras conductas que nosotros condenamos.

Cualesquiera que hayan sido los móviles políticos agazapados detrás de todo este sonado caso, lo cierto es que lo ocurrido ha podido desarrollarse porque existe una base real y concreta que lo permite.

No nos podemos detener en consideraciones jurídicas absurdas e inconducentes que desvían la atención y ubican incorrectamente la situación planteada. Las pugnas dentro de las fracciones del partido liberal y de éste con el partido conservador por el control del aparato estatal, así también como las denuncias efectuadas por los dirigentes revolucionarios, ha ido permitiendo a la opinión pública conocer a diario innumerables hechos que reflejan el cinismo y la desvergüenza del gobierno y sus validos en contra de los intereses nacionales y populares.

Curiosamente, Santofimio Botero, quien respaldara el genocidio oficial contra el pueblo el pasado 14 de septiembre, fecha del glorioso paro cívico nacional, pretende presentarse ahora como apóstol de las libertades y de la democracia, simulando ser un perseguido de las clases dominantes bajo cuya protección ha hecho su carrera política. Pero el pueblo se burla de la tragicomedia representada por ese manzanillo profesional. El FUP invita una vez más a la formación del más amplio frente de lucha contra el imperialismo norteamericano y la oligarquía liberal-conservadora, que desarrolle la unidad del pueblo bajo las banderas de la liberación nacional.

POR LA UNIDAD DEL PUEBLO COLOMBIANO

Desde el momento de su proclamación como candidato presidencial del Frente por la Unidad del Pueblo, Jaime Piedrahita Cardona inició una larga gira que ha recorrido todos los departamentos, intendencias y territorios nacionales. Propagando a los cuatro vientos la palabra antiimperialista y antioligárquica de la ANAPO, el MIL, el MOIR, el MAC, el MNDP, los CDPR y la URC. Pero la correría revolucionaria también llegó a pequeños poblados y caseríos, donde los delegados del FUP se vincularon a las masas, escucharon sus inquietudes y compartieron sus penalidades. En estas páginas ofrecemos algunos de esos aspectos, que han hecho que un número cada vez mayor de compatriotas identifique a Jaime Piedrahita Cardona como el candidato de los oprimidos contra los opresores.

Pies de fotografías:

 Todos los lugares son buenos para llevar la palabra revolucionaria a los pobres de Colombia, como lo hace Jaime Piedrahita en esta modesta sala de billar de vereda El Pescado, de Gigante, Huila.

 Los jornaleros del Quindío llevan años batallando por la tierra. En la vereda Río Verde Alto, Piedrahita alentó en su justa aspiración y les ofreció el apoyo del Frente por la Unidad del Pueblo.

 Activistas de la campaña escuchan con atención los planteamientos de Piedrahita, en una cafetería de Sogamoso, en la cual le ofrecieron un sencillo agasajo.

 El Frente por la Unidad del Pueblo avanza pujante por todo el país, Jaime Piedrahita Cardona y Marcelo Torres encabezan la caravana organizada por los campesinos de Aguachica-Cesar.

 También en Sucre, los explotados acogieron con fervor la campaña del Frente, y desfilaron con Piedrahita, Marcelo Torres y Froilan Rivera.

 El personero del FUP visitó a los campesinos invasores detenidos en Cienaga, Magdalena, y les llevó un mensaje de aliento y solidaridad.

 La chalupa que transportó al candidato presidencial del FUYP por el río Magdalena llega al puerto de Guamal. Allí, como en cientos de poblaciones, las masas lo esperaban llenas de entusiasmo.

 Piedrahita también se vinculó a las tareas de agitación. El mejor estimulo para estos jóvenes compañeros de Codazzi, Cesar, fue su presencia en el pequeño camión desde el cual convocaban a la manifestación.

 El 14 de julio, la explosión de una mina carbonífera de Amagá enlutó las banderas del proletariado colombiano. Jaime Piedrahita expresa sus condolencias al compañero Hernán Taborda, presidente del sindicato minero.

 Manifestantes de Cartago, Valle, llevan en hombros al compañero Jaime Jaramillo Giraldo. Su trayectoria de combate a favor de las clases populares ha sido aclamada en todos los actos de la campaña.

 La gira electoral redobló el ánimo combativo de los oprimidos de todos los rincones de la patria. Frente a una choza, en Palmitos, Sucre, los dirigentes del FUP explican a los tabacaleros el programa revolucionario.

 La visita del candidato revolucionario fue todo un acontecimiento para los campesinos de Yopal, Casanare, quienes lo festejaron con una ternera a la llanera.

 Los habitantes del barrio Emayá, de Neiva, invitaron a Piedrahita a conocer su comando y le brindaron cálidas demostraciones de afecto.

MULTITUDINARIA MANIFESTACIÓN DEL FRENTE

Cerca de 40.000 personas de todos los sectores sociales del pueblo expresaron el más enérgico rechazo al régimen hambreador y represivo de López Michelsen, el pasado 2 de diciembre en Bogotá, durante la grandiosa manifestación de los oprimidos contra los opresores, que convocara el Frente por la Unidad del Pueblo (FUP), como cierre de su campaña electoral de 1977.

Con la ciudad literalmente cubierta de afiches invitando al acto de masas, la imponente multitud se congregó en la Plaza de la Gobernación para escuchar las intervenciones del candidato presidencial revolucionario Jaime Piedrahita Cardona, y de los dirigentes de los partidos integrantes del FUP.

No obstante que el gobierno negó a las organizaciones de izquierda el permiso para concentrarse en la Plaza de Bolívar, el evento unitario se constituyó en una de las demostraciones populares más multitudinarias de los últimos años.

Combativo desfile
Desde tempranas horas de la tarde, nutridas delegaciones provenientes de los barrios de Bogotá y de todos los lugares de Cundinamarca, así como de las distintas regiones del país, comenzaron a afluir a la Plaza de Toros, en espera de la orden de avanzar hacia el corazón de la capital.

Obreros, campesinos invasores, colonos, vendedores ambulantes, pescadores, artesanos, amas de casa, estudiantes, maestros, en fin, incontables luchadores revolucionarios del pueblo, en respuesta al llamado del FUP, empuñaron con ardor las banderas de la ANAPO, el MOIR, el MIL, el MNDP, los CDPR, el MAC y la UCR, formando un abigarrado enjambre humano que coreaba, incansable, consignas contra la coalición gobernante y el imperialismo yanqui.

Hacia las 5:00 pm, la enorme muchedumbre se puso en movimiento lentamente a lo largo de más de 15 cuadras, por la carrera 7ª., rumbo a la Avenida Jiménez. Miles de personas que se agolpaban al paso de la marcha vivaron al Frente por la Unidad del Pueblo y se sumaron con fervor a las masas que se desplazaban alegre y combativamente.

Rodeados por un gran número de pancartas, desfilaron en medio de vivas, el candidato presidencial del FUP, Jaime Piedrahita Cardona y su esposa Amparo de Piedrahita; el Director Nacional de ANAPO, José Jaramillo Giraldo y su esposa Solita de Jaramillo; y los dirigentes nacionales Consuelo de Montejo, del MIL; Francisco Mosquera, del MOIR; Gilberto Zapata Isaza, del MAC; Miguel Gamboa, del MNDP; Avelino Niño, de los CDPR y Nicolás Valencia, de la UCR. Además, participaron en la marcha, Álvaro Bernal Segura, José Roberto Vélez, Germán Gutiérrez Arroyo, Jaime Jaramillo Panesso, Jorge Biswell Cotes y Camilo González, de la ANAPO; Segundo Pastor Pastran, del MIL; Margoth Uribe de Camargo y Jorge Regueros Peralta, del MAC; y Carlos Bula Camacho, Otto Ñañez, Marcelo Torres y César Pardo Villalba, del MOIR.

Extraordinario espectáculo
Cuando se hicieron presentes en la tribuna Jaime Piedrahita Cardona y los demás lideres del FUP, la multitud congregada a lo largo y ancho de la Avenida Jiménez prorrumpió en atronadores aplausos al candidato popular y al Frente. «Unión de los oprimidos contra los opresores», «Viva el Frente por la Unidad del Pueblo», gritó la gigantesca concurrencia. Los dirigentes revolucionarios presidieron el evento desde una enorme tarima detrás de la cual pendían inmensos retratos de Jaime Piedrahita, José Jaramillo, Consuelo de Montejo, Carlos Bula, Gilberto Zapata, Miguel Gamboa y Avelino Niño.

Hicieron uso de la palabra, en medio del agitar de millares de banderas Miguel Gamboa, Nicolás Valencia, Avelino Niño, Gilberto Zapata, Consuelo de Montejo, Carlos Bula, Jaime Piedrahita Cardona y José Jaramillo Giraldo.

Todos los oradores destacaron la trascendental importancia de este acto, sin precedente dentro de la izquierda colombiana, y formularon un llamamiento a todas las organizaciones y personas que lucharon contra la dominación del imperialismo norteamericano en nuestra patria, para que entren a engrosar el torrente de la liberación nacional que encarna el Frente por la Unidad del Pueblo. Así mismo, encomiaron la labor cumplida por el candidato presidencial del FUP, Jaime Piedrahita Cardona, personero de los anhelos libertarios de las masas oprimidas y quien encabeza con dignidad y valor la campaña electoral revolucionaria del Frente.

APOYO A HUELGUISTAS DE POPAYÁN DIO ANIR EL 1° DE FEBRERO

Por Resolución 140 del Consejo Superior de la Universidad del Cauca, cuatro mil matrículas fueron declaradas condicionales el 20 de octubre de 1977. La medida tuvo como directa consecuencia el cierre del plantel hasta el 10 de enero de 1978 y la “suspensión indefinida” de nueve estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Salud. Posteriormente el mismo Consejo Superior clasificó como empleados públicos a 320 de los 400 trabajadores de la entidad docente.

El alud de disposiciones represivas encontró la férrea oposición de estudiantes y trabajadores.

El 28 de noviembre, cuarenta médicos internos y residentes se lazaron a un cese parcial de actividades en el Hospital Universitario San José, exigiendo la derogatoria de las sanciones. El movimiento se convirtió una semana más tarde en huelga de hambre. Contribuyeron a caldear el ambiente las provocaciones de las directivas de la Universidad. El Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud, en estado de embriaguez descargó su arma contra activistas del movimiento que se encontraban en sus carpas en la noche del 7 de diciembre. El rector, en lugar de condenar la actitud homicida de su subalterno, anunció la cancelación de los cursos de postgrado y la expulsión de 35 médicos internos y residentes.

Cuatro días después, gran número de soldados en traje de fatiga allanó el local donde funciona el Hospital Universitario. El atropello provocó la airada reacción de los obreros del hospital, quienes en solidaridad con Amirc entraron en paro indefinido. En represalia, 16 trabajadores fueron lanzados a la calle.

Diagnóstico revelador
El déficit actual de la Universidad del Cauca, de acuerdo con datos de la Asociación, supera los 93 millones de pesos. El plantel educativo sólo funcionó cuatro meses en el año que acaba de finalizar. La situación del hospital San José es fiel reflejo de este desbarajuste. El techo del pabellón de cirugía está a punto de desplomarse. Ya hace unos meses se vino abajo la sala de recuperación.

El Hospital San José ha sido cerrado anteriormente en varias ocasiones por carencia de fondos. Y lo anterior, a pesar de las palabras del señor presidente el 30 de diciembre pasado: “Todos estos datos son muy satisfactorios, por ejemplo, haber recibido recientemente una carta de la Asociación Nacional de Hospitales en la que me manifiesta la sorpresa por el esfuerzo, muy poco divulgado, casi inédito, que ha hecho este gobierno en dotación de hospitales”.

Paro general de ANIR
En la actualidad el movimiento de los médicos se mantiene, mientras el gobierno da largas a la solución del conflicto. Por tal motivo, la Asociación Nacional de Internos y Residentes (ANIR), que agrupa a 1.500 afiliados, hizo efectivo el 1° de febrero un exitoso paro de solidaridad, que abarcó 35 hospitales universitarios, en apoyo a los huelguistas de Popayán.

INMOLADO DIRIGENTE DEL MNDP

Wenceslao Lozano, quien durante los últimos años dirigió la lucha de los indígenas y campesinos de Ortega, Coyaima y Natagaima (Tolima), fue asesinado, mientras dormía, en las primeras horas del domingo 29 de enero por sicarios de los terratenientes y gamonales de la región. El compañero Lozano se destacó como dirigente del Movimiento Nacional Democrático Popular (MNDP) y de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC).

Su dedicación a la revolución y al pueblo le granjeó el odio de los explotadores y opresores, pero también la profunda estimación de los labriegos de la zona, quienes acudieron masivamente a su entierro, el martes 31. El Secretario General del MOIR Francisco Mosquera, y el candidato presidencial del FUP, Jaime Piedrahita Cardona, enviaron sendas coronas a la ceremonia de inhumación realizada en la propia parcela del compañero Lozano. Durante el acto llevaron la palabra representantes de las diversas organizaciones del FUP.

60.000 CHOFERES PREPARAN CESE NACIONAL

En procura de una jornada laboral de ocho horas, salario básico, estabilidad laboral y abolición del «depósito de garantía», el Sindicato Nacional de Choferes y Unimotor aprobaron un paro conjunto en el que tomarán parte más de 60.000 asalariados del transporte urbano e intermunicipal. La anterior decisión se hará efectiva en caso de que fracasen las actuales negociaciones que se adelantan con los principales monopolios del sector.

Los conductores deben laborar hoy sin interrupción en turnos de 18 horas, sin extras ni porcentajes nocturnos. Aunque el decreto 1393 y 1974 fijó en diez horas el límite de su jornada laboral, las empresas han hecho caso omiso de la disposición, con el beneplácito del Ministerio del Trabajo.

Sometidos a la llamada _guerra del centavo_, los choferes tienen que arrebatarse entre sí cada pasajero, con grave peligro para su propia vida y la de los usuarios. El único salario que devengan se limita a 17 centavos por persona recogida. Por añadidura, cuando una avería los obliga a trasladar el bus a algún taller, las empresas les suspenden la remuneración aunque les exigen estar presentes en las reparaciones.

Los sindicatos de choferes protestan igualmente contra el llamado «depósito de garantía», que es en resumen una retención ilegal del salario. En el momento de firmar el contrato de trabajo, los conductores están obligados a entregar $2.000 como prenda de seguridad, pero cuando se desvinculan las empresas se quedan con el dinero.

Las organizaciones reclaman igualmente un salario básico de $7.000. Ante la totalidad de toda intransigencia patronal, los directivos nacionales acordaron declarar el estado de alerta.