INVASIÓN EN EL DIFÍCIL (MAGDALENA)

Centenares de habitantes destechados de la cabecera municipal de Ariguaní (El Difícil) ocuparon tierras aledañas a la Escuela Comunal Mixta de esa localidad. Presionadas por su necesidad de abrigo y por el estado de abandono en que se hallaba la Escuela, descuidada al punto de haberse convertido en inaccesible para alumnos y maestros, y cansadas ya de tanto quejarse infructuosamente ante las autoridades, aproximadamente 200 familias resolvieron tomar acciones directas en sólida unión. La fuerza pública no se hizo esperar, e intervino violentamente arrestando a 60 pobladores, de los cuales trasladaron tres a la vecina población de Plato. Mas esto no redujo la voluntad de lucha de los invasores, quienes manifiestan repetidamente su decisión de defender su nuevo barrio, el “8 de diciembre”, cueste lo que cueste.

PAROS ESCALONADOS DEL MAGISTERIO: MARZO 25, ABRIL 6 Y 7

Mas de 40 sindicatos nacionales y regionales pertenecientes a Fecode aprobaron la realización de asambleas permanentes durante los días 25 de marzo, 6 y 7 de abril y acordaron jornadas de protesta en las que 180.000 institutores saldrán a las calles para repudiar la reforma educativa lopista y defender el pliego único presentado desde el pasado año al gobierno. 130 delegados presentes en el 23º. Pleno de la federación, que concluyó el 13 de marzo, objetaron además el 7% de aumento salarial ofrecido por el Ministerio de Educación y se solidarizaron con las luchas que en la actualidad libran importantes sectores del proletariado colombiano.

Ninguna solución a los problemas del magisterio

Dijeron directivos de Fecode que “en las negociaciones del pliego se han gastado varios meses sin que el gobierno haya aportado ninguna solución. La situación económica de los maestros es grave. No existe departamento del país en el que estos no se sientan en carne propia las consecuencias del régimen continuista, pero tampoco hay lugar en el que no haya habido la justa respuesta. El panorama de las luchas es brillante”, concluyeron. En Nariño, un paro efectuado por más de 3.500 profesores obligó al gobierno, después de dos meses, el reintegro de cerca de 500 destituidos y al pago de los salarios atrasados. Miles de institutores del Atlántico realizan paros escalonados para enfrentar el despido de 250 compañeros, entre ellos un directivo de Fecode. Y en Risaralda, 800 profesores de secundaria, agrupados en Apror, exigen en asambleas permanentes el cumplimiento del acuerdo pactado desde el año pasado, que contempla a partir del 1º de enero un aumento salarial del 15%. Todas estas luchas concentran el ataque contra la reforma educativa lopista y la falsa nacionalización de la enseñanza.

La letra con sangre entra

Con el criterio de que no va a seguir financiándose la “subversión” desde las escuelas oficiales, el gobierno ha entrado a sangre contra los institutores, generalizando la persecución política. En alarde de inútil prepotencia, el F-2 allanó recientemente la sede de Ademacor en Córdoba, robando los archivos y detenido a 23 activistas, quienes fueron condenados con el 1533 apenas entre 25 y 30 días de arresto. Igualmente fueron encarcelados en Medellín el 9 de marzo seis miembros de Adida, en el curso de una manifestación en la que se exigía solución para los pliegos regionales presentados por el magisterio de primaria y secundaria, al tiempo que se apoyaba el pliego único nacional. La seccional de Córdoba de Aceinem protestó asimismo por el traslado discriminatorio de numerosos compañeros, confinados a regiones apartadas de Nariño en represalia por su participación en actividades sindicales. Son incontable los casos de persecución política. La seccional de Acpes del Valle del Cauca cumplió hasta hace pocos días persistentes paros escalonados, expresando su indignación por el despido de dirigentes sindicales, quienes hasta el momento aún no han sido reintegrados. “Un total de 1.000 educadores destituidos, 800 suspendidos y 2.000 trasladados, en un lapso de dos años, es un indicativo de la situación”, dice un comunicado reciente de Fecode.

Hasta dos meses se atrasan los salarios

Aunque el ministro de educación cacarea que “el movimiento de los maestros es político y persigue objetivos electorales”, un gran porcentaje de los paros llevados a cabo en el curso de los últimos meses se originaron en el atraso de los pagos. En tal sentido, dirigentes de Fecode sostuvieron que “muchas veces, los institutores de las escuelas rurales deben alimentarse tan sólo con esperanzas, porque sus salarios se retardan hasta dos meses”. Un recuento de los recientes combates librados así lo indica.

3.100 maestros pertenecientes a Asoinca del Cauca, cesaron actividades el 8 de marzo porque desde enero no recibían ni un centavo. El 11 de marzo lo hicieron los profesores del Instituto Técnico Industrial, el Liceo Femenino y el Colegio Pacelli de Manizales, reclamando la liquidación oportuna de los sueldos. Los siguieron al día siguiente los del Instituto Universitario e Instituto Chipre en la misma ciudad y los Colegios San Francisco de Chinchiná, bajo las orientaciones de Aprocal. La presa publicó el 15 de marzo que “por fin, después de mes y medio, será levantado el paro de profesores y trabajadores de la Universidad del Tolima, quienes reclamaban el pago de salarios correspondientes al mes de enero”. Dos días después, el Comité de Unidad del Magisterio del Valle, ordenó la realización de asambleas permanentes durante 24 horas, porque desde mediados del 1975 no percibían subsidio familiar. Cesaron actividades, a finales de febrero, igualmente por falta de cancelación de los salarios, los maestros de Corozal (Sucre), los del Instituto Técnico Santiago de Arma de Rionegro (Antioquia), los maestros de Barrancabermeja, los profesores del Inem de Manizales y los compañeros del Liceo nacional Alejandro Humboldt. El 11 de febrero lo hicieron 200 maestros de Puerto Tejada (Cauca).

Mientras el gobierno repleta las páginas de la gran prensa con declaraciones altisonante contra la “subversión” en las escuelas, cientos de miles de maestros, en alejadas e inhópitas zonas rurales y en las barriadas populares de las grandes ciudades, son sometidos al régimen de pan, agua y cárcel. Pero como en una gigantesca marcha de hogueras, sus luchas han convergido en un solo torrente luminoso que está sirviendo de guía para las futuras movilizaciones del proletariado colombiano.

SINDICATOS DEL ICSS DECRETAN PARO NACIONAL

El estatuto de personal o decreto 148, que clasifica a 20.000 trabajadores del ICSS como empleados públicos, constituyó la piedra de toque del enfrentamiento del Comité Intersindical de esa entidad con el gobierno nacional, el cual desembocará eventualmente en un paro de los 22 sindicatos que lo conforman. La clasificación hace parte de la Reforma Administrativa lopista, cuyo alcance cubrirá la totalidad de los asalariados del sector oficial. En virtud de ella, éstos perderán sus derechos convencionales. Las organizaciones sindicales serán igualmente eliminadas.

A la memoria de Lleras Restrepo

La Reforma administrativa data del gobierno de Lleras Restrepo. Los decretos que la configuraron, los 1848, 2400, 3130 y 3135, cobraron triste fama a raíz de la cerrada resistencia que les opuso el proletariado de los servicios públicos. López Michelsen, heredero de las peores lacras del Frente Nacional, ha tomado ahora el encargo sobre sus hombros. Más de 80 decretos dictados, golpean sin discriminación a los trabajadores del Estado.

La determinación adoptada por el Pleno del Comité Intersindical del ICSS, reunido el 19 de marzo, mide la temperatura de las luchas del sector estatal. Resulta indicativo que la decisión de ir al cesa de actividades haya sido tomada por unanimidad. Y el hecho de que el comunicado señale al gobierno como el único responsable de la situación es aún más ilustrativo del creciente aislamiento de López, que aunque subió al gobierno con tres millones de votos, ha encontrado el aguerrido rechazo de las masas.

EN EL BANCO GANADERO: NUEVAS EXPERIENCIAS EN LA LUCHA CONTRA LOS TRIBUNALES

El Banco Ganadero es un pulpo comprometido hasta el extremo con el imperialismo norteamericano y con las clases dominantes, en especial con los grandes terratenientes. Tiene enormes deudas con el BID y la AID, más de un favor le ha hecho a López Michelsen, a quien le prestó en 1974 un piso para la sede de su campaña electoral en la recién inaugurada Torre Administrativa. Con un enemigo de esta catadura se enfrentaron los 2.200 trabajadores durante el conflicto iniciado el 8 de enero, a un año exacto del combativo movimiento que en 1975 desenmascaró al mandato de hambre.

En esta oportunidad, la lucha fue de nuevo contra el gobierno, que colocó la demagógica barrera del 15 por ciento como “máximo aumento salarial”. Olger Forero, miembro de la comisión negociadora sindical y directivo de Aceb, denunció en primer término la actitud del banco, que manera de chantaje presentó un oneroso contrapliego. “Además, dijo el directivo, la empresa apeló en todo momento a la represión. Durante las negociaciones fueron encarcelados dos directivos e invadidas por la fuerza pública las oficinas del banco, donde querían practicar detenciones en masa. Pero los trabajadores respondieron a la altura de las circunstancias e impidieron el atropello”. Manifestó Forero que la movilización de las bases fue exitosa. “Se llevaron a cabo continuos paros escalonados, en apoyo a la posición de la comisión negociadora conjunta de Aceb y Uneb y en solidaridad con los compañeros del Popular y Central Hipotecario”.

Rompiendo la barrera del 15 por ciento

Una vez terminada la etapa de conciliación, los trabajadores rechazaron la convocatoria del tribunal de arbitramento y obligaron a la empresa a mantener negociaciones directas con el sindicato. Después de prolongados contactos, se firmó nueva convención colectiva el 17 de marzo. “De hecho”, afirmó Olger Forero, “rompimos la barrera impuesta por el gobierno, con aumentos que en la gran mayoría de los casos representan el 30º, a más de que derrotamos el contrapliego e impedimos la aplicación del tribunal“. Concluyó el dirigente que la nueva convención “constituye un paso adelante, porque permite además la cohesión de los trabajadores para futuras batallas contra los monopolios financieros y la demagógica política del gobierno”.

CREADO COMITÉ SINDICAL UNITARIO

El 18 de marzo se constituyó en Bogotá el Comité Nacional de Solidaridad, conformado por la Confederación Sindical de Trabajadores de Colombia –CSTC-, el Comité Intersindical Bancario –Cibán-. La Federación Colombiana de Educadores –Fecode-, La Federación de Trabajadores del Cemento y la Construcción -Fenaltraconcem-, la Federación de Trabajadores de Alimentos y Bebidas –Fervecerve-, la Federación de trabajadores del Metal –Fentrametal-, el Comité Intersindical de Trabajadores de Estado, la Asociación Colombiana de Trabajadores de TV –Acotv-, el Sindicato de Trabajadores del Agustín Codazzi y comisiones de los sindicatos en paro. Su objetivo es el de “unificar las fuerzas para prestar un apoyo más efectivo a los trabajadores que actualmente se encuentran en huelga y quienes posteriormente se lancen a la misma”.

La creación del Comité Nacional de Solidaridad, con la recomendación de que se multipliquen en todo el país los Comités de Solidaridad Departamentales, conllevará sin duda alguna al fortalecimiento de las luchas que libra el proletariado colombiano y es un respaldo explícito a los conflictos que se desarrollan en el Ingenio de Riopaila, el magisterio, los Bancos Popular y Central Hipotecario, Vanytex, Gaseosas Colombianas, Coltepunto, Grulla, Ingenio oriente, Confecciones Derby, Indurrajes, Ladrilleras Flam y Calzado Andino. Robustecerá además la decisión de ir al paro tomada por la Unión Sindical Obrera –USO– y el Comité Intersindical del ICSS.

El Comité Nacional de Solidaridad, en su primer comunicado, rechazó en forma enérgica los nuevos decretos represivos del gobierno de López y aprobó tareas de combate, entre ellas la de iniciar la preparación de un paro nacional de 24 horas.

ABANDONO ESTATAL DE LOS HOSPITALES PÚBLICOS

Médicos, estudiantes y pacientes denuncian al gobierno

Paros escalonados de 24, 48 y 72 horas, que se cumplieron desde el 10 de marzo, fueron llevados a cabo por la Asociación de Médicos Residentes e Internos del Hospital Universitario de San Juan de Dios (La Hortúa), el principal centro de asistencia del país, en repudio a la política del gobierno en materia de salud. Francisco Caminos, presidente de la Asociación, dijo a TRIBUNA ROJA que “nuestro cese de actividades viene a oficializar una paralización del hospital que es real desde tiempo atrás, pues la carencia de los implementos mínimos hace imposible la atención de los pacientes. Seguir trabajando en estas condiciones seria hacernos cómplices conscientes de la actitud criminal del Estado al abandonar económicamente al principal centro hospitalario y docente del país”. Denunció Caminos que el déficit del Hospital en 1975 fue de $ 37 millones y para este año la situación empeorará. “El gobierno prefiere seguir impulsando los hospitales privados y semiprivados, a los cuales ha dotado proporcionalmente con mayor presupuesto. Mientras centros como el Lorencita Villegas de Santos y San José éste último con sólo 100 camas asistenciales –recibieron un aumento de 4 por ciento el del Hospital San Juan de Dios que tiene 1.300 camas asistenciales”.

Faltan drogas y equipos

A su vez, el Dr. José Mora Rubio, director del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional, en carta de respuesta al director del hospital, Adolfo De Francisco Zea, afirmó: “En noviembre pasado se analizó la situación y en esa época pedía Ud. la limitación de los servicios de urgencia. Había una carencia casi total de los elementos más indispensables.
No había gasas, ropa quirúrgica, ropa de cama, guantes, yeso ortopédico, no se podía suministrar las drogas más elementales como antibióticos, analgésicos, etc. No había los elementos más necesarios en los laboratorios de diagnósticos o rayos X. Los pacientes se infectaban en forma sistemática después de la cirugía y no había como tratarlos por no existir nada para ello. Nunca ha habido un deterioro tan grande en la asistencia y docencia en toda la historia de la escuela de medicina y del hospital.

Se conoció además un comunicado de apoyo al paro con la firma de 800 paciente del hospital: “Vemos en los médicos y residentes buena voluntad, pero notamos la imposibilidad que tiene para atendernos bien. Por esta razón, estamos de acuerdo con los justos reclamos que los mueven a luchar para exigir solución a estos problemas urgentes”.

85 por ciento del pueblo marginado de asistencia social

800 estudiantes, 120 internos y 143 residentes, que prestan sus servicios en el Hospital San Juan de Dios, ven así limitadas sus posibilidades de solucionar los múltiples problemas de quienes acuden a ese centro. El reducido 15 por ciento de la población colombiana, con acceso a la deficiente salud pública, sufre en carne propia las consecuencias del abandono del gobierno.

OTRO SINDICATO SALE DE LA UTC

Triunfo de trabajadores del Banco de la República
La XXIV Asamblea Nacional de Delegados de la Asociación Nacional de Empleados del Banco de la República – Anebre–, reunida en Ibagué desde el 10 hasta el 14 de marzo, por 48 votos a favor que constituyen más de la 2/3 partes de los asistentes, y después de un agudo debate, se desgajó de la UTC “por considerarla traidora a los intereses de la clase trabajadora colombiana a través de toda su historia”. Este nuevo y severo golpe a las centrales patronales viene a añadirse a la reciente determinación tomada por el Sindicato Nacional de la Caja Agraria. Sólo 22 delegados se retiraron del recinto en el momento de la votación, después de haber tratado inútilmente por todos los medio de quebrar el quórum de la asamblea y realizar numerosos actos de sabotaje para impedir la valerosa decisión de las bases.

Unidad alrededor de Principios
El Banco de la República cuenta con 3.200 trabajadores y es la entidad reguladora de la emisión y el crédito estatales. La desafiliación de Anebre, que “pasa a engrosar las filas del sindicalismo independiente”, quedó plasmada en un documento, del cual reproducimos algunos apartes:

“4º. Declarar nuestra organización sindical independiente del tutelaje patronal. Luchar hasta alcanzar una verdadera unidad de los trabajadores y del gremio bancario en general, sobre bases tales como:

El ejercicio de una autentica democracia sindical.
El combate abierto y decidido contra las camarillas utecistas y cetecistas, hasta lograr su aislamiento de la clase obrera.

Denunciar y atacar a los más caracterizados enemigos de la clase obrera y del pueblo colombiano en general”.

EL 5 DE MARZO EN BOGOTÁ

Proclamado Carlos Bula

Con una impresionante concentración de más de 15.000 personas que desde tempranas horas de la tarde colmaron las graderías y el ruedo de la Plaza de toros de Santamaría, el MOIR proclamo el 5 de marzo las candidaturas de Carlos Bula Camacho y Marcelo Torres al Concejo de Bogotá y de César Pardo a la asamblea de Cundinamarca. Con la plaza totalmente cubierta de pancartas revolucionaria y en medio del gran entusiasmo de militantes del MOIR que coreaban consignas contra el “mandato de hambre” y agitaba un mar de banderas rojas, se dio comienzo al imponente acto.

En la tribuna de honor se encontraban presidiendo el evento, el secretario general del MOIR camarada Francisco Mosquera y los oradores Carlos Bula, Ricardo Samper, Marcelo torres, César Pardo Villaba y Víctor Manuel Moreno. Fueron especialmente invitados a la tribuna personalidades y dirigentes de organizaciones amigas, así como los representantes de los frentes unidos que nuestro partido ha conformado con sectores patrióticos en todo el país, entre otros, Manuel H. Iriarte del Frente Unido Revolucionario de Córdoba; salvador Villa Carbonell, dirigente popular del Magdalena; Rafael Bonilla Gamboa y Jorge Montealegre dirigentes del MAC; Mario Camelo, secretario de las Juventudes Socialistas del MAC; Guillermo Rojas de la Anapo Revolucionaria del Cauca; Antonio Caballero Cabarcas del Movimiento de Izquierda Liberal de Bolívar; el sacerdote revolucionario de Nariño, Luis Antonio Gallardo; Omar Sánchez de la Anapo Revolucionaria de Florida; Norma Lazo, dirigente popular de Zarzal; Edgar Riaños de Movimiento Independiente Revolucionario de Malambo; Heliodoro Yate, del Frente de oposición Revolucionaria de Coyaima; Adriano Alonso del Frente Unido Revolucionaria de Apulo; Argemiro Ortega del Frente de Oposición Revolucionaria de Madrid; Julio César Rubio Zárate del Frente Unido Revolucionario de San Juan de Rioseco; próspero Ramírez, dirigente campesino de Tocaima; Abdón Lozano, dirigente piopular de Cundinamarca; Mary de Pinzón, dirigente popular de Zipaquira; Alvaro Hernández Hernández del Frente de Oposición Revolucionaria de Subachoque; José Floresmiro Flórez del Frente Amplio de Oposición de Nocaima; Enrique Ospina, dirigente popular de Fusagasugá; Robison Castro, dirigente del Movimiento Independiente de Baranoa; Luis Alberto Jiménez, dirigente del Partido Socialista de Colombia; el líder del cabildo indígena de Puerto Legizamo Ictomas Apiama; Laureano Arroyo Mendoza y Rafael Herrera Quezada del Movimiento de Izquierda Liberal de Córdoba; Conrado Arredondo del Frente Unido Revolucionaria de Amagá; Erasmo Rosero Gualpa, dirigente indígena de Ipiales. Los líderes obreros de Indupalma Anaximandro Escobar, Isaías Mejía, Víctor Cárdenas e Israel George fueron llamados también a ocupar puesto en la tribuna, lo mismo que numerosos dirigentes regionales y locales del MOIR a nivel distinguido intelectual revolucionario Gerardo Molina y el dirigente nacional del MAC Jorge Regueros Peralta. (foto)

Ricardo Samper:

“López Michelsen, el enemigo número uno”

“Dijo el MOIR desde el comienzo del ‘mandato de hambre, demagogia y represión’ que López Michelsen sería otra de las grandes calamidades en la atribulada historia de nuestro pueblo. Las primeras medidas del régimen de López, echando mano de la dictadura económica del articulo 122 de la Constitución reaccionaria de este país, fueron las de subir el pan, entregarle los recursos de gas de la Guajira a la Texas Petroleum Company en condiciones aún más oprobiosas que las que estaban contenidas en el contrato de Pastrana Borrero había firmado con la misma empresa”.

.. López Michelsen, cruel agente de la reacción y del imperialismo, dictó una reforma tributaria que ha encarecido en la forma más brutal todos los medios materiales que necesita cualquier familia para vivir con decoro. Les bajó a los impuestos a los grandes monopolios nacionales y extranjeros. Creó un brutal impuesto a las ventas que pesa sobre los menguados presupuestos de las gentes de trabajo.

Ese ha sido el funesto resultado de esta coalición que encabeza el binomio siniestro de López Michelsen y Cornelio Reyes en el plano de la política económica. Y en esa llamada Emergencia Económica estamos viendo todos los días, en contraste con el empobrecimiento de todas las gentes que para mal vivir no cuentan sino con su trabajo, el aumento de las ganancias de los grandes monopolios, de los bancos, de las empresas de seguros, de las empresas norteamericanas que se han apoderado de Colombia.
Esta es la índole reaccionaria, monstruosamente cruel de quien es el enemigo número uno del pueblo colombiano: López Michelsen y su ‘mandato de hambre’.

Compañeros, la tarea fundamental es la es la integración de un frente único revolucionario, en el que tienen que caber todos los que no forman parte de la minoría oligárquica liberal y conservadora, agente del imperialismo yanqui. El resto, la inmensa mayoría de la población, que no puede tener nada en común con los que han hecho del serrucho, del tráfico de influencias, del robo descarado, de la mafia, de las drogas, el motivo de su enriquecimiento y corrupción, tienen que cerrar filas y formar parte de ese frente independiente y revolucionario.

Carlos Bula:
“Con la bandera de la unidad y combate
el MOIR luchará por el frente único”

“En desarrollo de la campaña electoral revolucionaria que el MOIR viene adelantando, la delegación nacional designada para este recorrido por la dirección de nuestro partido ha visitado hasta el presente cerca de medio país.

De sur a norte avanzando por toda Colombia nos hemos encontrado con una constante que a no dudarlo se repetirá en la mitad faltante de la patria que nos resta por recorrer. Es el creciente respaldo de las masas por la corriente revolucionaria y patriótica que nosotros representamos. Ello es indudablemente el producto de nuestro acierto en la interpretación de las características de la sociedad colombiana y por consiguiente en la formulación de un programa adecuado para unificar a la población explotada y oprimida de Colombia. El programa para una revolución nacional y democrática le permitirá a nuestro pueblo avanzar por el camino de la construcción del frente único revolucionario y antiimperialista que realice las tareas a que estamos abocados: eliminar el régimen neocolonial y semifeudal que esclaviza al pueblo y oprimen a la nación.

A las fuerzas revolucionarias de contrarios al régimen oligárquico vendepatria,, sin distinciones de ninguna naturaleza, teniendo en cuenta incluso las gentes honestas que existen dentro del liberalismo y el conservatismo, les formulamos un llamado para que agotemos los esfuerzos tendientes a propiciar la alianza de todos los sectores antiimperialistas y revolucionarios de Colombia, alrededor de un acuerdo unitario que señale como democrático y que funcione conforme a una claras normas de democracia organizativa. Una alianza que en las condiciones actuales debe colocar como blanco inequívoco de su lucha política el gobierno lopista de hambre, demagogia y represión. Empuñando la bandera de unidad y combate, el MOIR trabajará incansablemente hasta la creación del frente unido revolucionaria que libere a Colombia de la opresión externa e interna”.

Marcelo Torres:
“Se avecinan confrontación decisiva entre la reacción y la revolución”

“… La crisis, que no es una crisis del pueblo, sino una crisis de la oligarquía, que viene de lo profundo de la sociedad, que tiene su causa en lo hondo de nuestra historia, como los terremotos tienen su causa en a entraña de la Tierra, es la expresión, en la superficie de la vida social, de la rebelión de las fuerzas de la vida nacional contra las fuerzas de la opresión y del atraso. La lógica de los acontecimientos nos indica que más temprano que tarde, en nuestro país se va a producir una confortación decisiva entre las fuerzas de la reacción y las fuerzas de la revolución…”

César Pardo:
“Hacemos el llamamiento más amplio por la unidad”

“Hay una línea divisoria en Colombia, una línea que divide el campo de la revolución y el campo de la reacción. Todo aquel que esté con el gobierno lopista o vacile ante él, está con la política reaccionaria, y todo aquel que lo enfrente y lo combata está con la revolución colombiana.

En estas condiciones nuestro partido va a concurrir como MOIR en las próximas elecciones de 1976. Nos presentamos como MOIR pero nos presentamos haciendo el llamamiento más amplio a la unidad del pueblo colombiano”.

Víctor Moreno:
“EL MORI apoya todos los movimientos del pueblo”

“… EL MOIR goza de creciente aceptación entre las masas populares porque ha apoyado y apoya todos los movimientos, grandes y pequeños que el pueblo viene librando a lo largo y ancho del país en defensa de sus intereses y de los de la nación colombiana”.

“… Hemos recorrido el país para denunciar la represión, denunciar la miseria del pueblo, denunciar la demagogia de este régimen liberal–conservador. ¡Unifiquémonos como un solo hombre, combatamos el gobierno de hambre de López!…”

RESPUESTA A “EL TIEMPO”: A LA REVOLUCIÓN SÓLO LA SOSTIENE EL PUEBLO

A continuación reproducimos la carta que la dirección del MOIR envió a “El Tiempo” como respuesta a las acusaciones calumniosas que este diario hiciera contra nuestro partido.

Señor Doctor
ROBERTO GARCIA PEÑA
Director de “El Tiempo”
La Ciudad.

Señor Director

En la edición dominical del pasado 21 de marzo, después de calculada introducción en la que con confusa mezcla de turbación y de cinismo asegura su periódico no estar opacado “por sombra alguna de desviación a la derecha o de asustado reaccionalismo, lo cual constituirá en nuestra historia claro imposible de moral”, el editorial de “El Tiempo” consigna textualmente lo siguiente: “los muros de la ciudad están atiborrados de carteles con la efigie de los candidatos dependientes de directrices extranacionales. Por ejemplo los del MOIR, que al parecer es el conjunto mejor organizado y mejor financiado, seguramente ya no por el ‘oro de Moscú’ sino por el ‘oro de Pekín’ y quizá por la criminal industria de los secuestros, ya que no cabe imaginar que tan abultada y costosa publicidad pueda ser costeada por las precarias finanzas de los militantes criollos. Nos dicen personas que entienden de estos menesteres que –valga el ejemplo- en solo avisos murales la aguerrida y fanática secta pekinesa ha gastado alrededor de un millón de pesos, y eso sin contabilizar lo que pudo derrochar en la multitudinaria concentración del 5 de marzo en la Plaza de Santamaría”.

Ni a usted, ni a nosotros, ni a nadie se le escapa la gravedad y las implicaciones de la temeraria insinuación de que el MOIR está siendo financiado por medio de la “criminal industria de los secuestros”. Se está preparando meticulosamente y a sangre fría un plan escalonado para proceder sin contemplaciones contra las fuerzas democráticas, patrióticas y revolucionarias. Las afirmaciones aventureras de “El Tiempo” coinciden sospechosamente con el anuncio reciente hecho por el señor López Michelsen ante la llamada Comisión de Reforma Constitucional, de apelar a “medidas drásticas” después de las elecciones de mitaca “para preservar el orden”; con la muchas declaraciones que en el mismo sentido han proferido el Ministro Cornelio Reyes y los mandos de los cuerpos represivos, y con los desaforados editorialistas de otros órganos de expresión de Bogotá y de provincia. No hay duda que nos encontramos frente a una provocación de inocultable magnitud, cuyo desenlace lógico, de continuar, sólo será el terror oficializado, como ha sido frecuente en la historia de nuestro país y como hoy sucede en Brasil, Chile, Uruguay, Argentina y otras repúblicas latinoamericanas. Para ello ya se han dado los primeros pasos, al mantenerse por cerca de un año el estado de sitio y utilizar los consejos verbales de guerra y demás procedimientos violentos y represivos para acallar las justas demandas de las masas trabajadoras y del estudiantado.

Ahora se escucha el furioso alarido del coro de la más oscura reacción liberal–conservadora que no vacilan en recurrir al perverso expediente de señalar falsariamente a los partidos políticos de avanzada como organizaciones de delincuentes comunes y para los cuales reclama de las autoridades un ejemplar castigo. Antes de iniciar en forma la cacería de brujas, se prefabrica una opinión pública favorable a todos los excesos, labor en la que “El Tiempo” ha sido experto durante los 65 años que lleva al servicio de la mentira y la calumnia. Tan viejo como nuestra nacionalidad es este procedimiento. Los colonialistas españoles acusaban de facinerosos a José Antonio Galán y sus comuneros, versión que todavía alientan los historiadores a suelo de la crema oligárquica. Por atracador de caminos los reyes católicos de España le pusieron precio a la cabeza de Simón Bolívar. Miles de falacias se han tejido por parte de las minorías privilegiadas contra Rafael Uribe Uribe, Jorge Eliéce Gaitán y el sacerdote Camilo Torres Restrepo, mártires de la libertad y de la democracia. Hoy se les quiere endilgar a los revolucionarios colombianos en el mote de secuestradores para justificar la barbarie oficial.
¿Pero qué es lo que en verdad llena de pánico a la coalición gobernante, desde el presidente de la República hasta los gacetilleros de las grandes rotativas? Esta es la situación a donde ha legado la sociedad colombiana y que comienza a salirse del control de los poderes establecidos. Una crisis económica irreversible expresada en el estancamiento de la producción nacional, el desempleo, la inflación, el encarecimiento acelerado del costo de la vida. Una descomposición social que ha entronizado como ley suprema la violación del Código Penal burgués y en la que los principales desfalcadores de los dineros públicos son a la vez los encargados de fiscalizarlos y de velar por la seguridad del Estado. Un desbarajuste crónico de los partidos tradicionales que han agotado su capacidad de engaño al pueblo. Y sobre todo el ascenso de las luchas de las masas explotadas y oprimidas, resueltas a no postergar por más tiempo sus reclamos centenarios. A lo que en definitiva temen las clases dominantes es a si propia obra. Durante más de siglo y medio ha gobernado a esta nación y el resultado desastroso está a la vista.

Los partidos políticos que como el MOIR plantean un cambio revolucionario, sobre la base de la unidad de todas las fuerzas y personas que nada tengan que ver con los turbios negocios del Estado ni con la entrega del país al imperialismo norteamericano y que estén dispuestas a sacrificar por una Colombia verdaderamente soberana, democrática y próspera, no pueden menos de recibir el respaldo amplio, entusiasta y decidido de quienes nunca contaron con voz ni voto en la conducción de los destinos nacionales. En esta política fundamenta nuestro partido el éxito de su acción presente y futura. Dependemos, por tanto, de nuestros propios esfuerzos y de los esfuerzos de las masas. Cuestión incomprensible para la minoría dominante que deriva su poder y su riqueza del soporte y del contubernio con los neocolonialistas norteamericanos. Si el pueblo colombiano no apoya con sus inagotables recursos a la revolución, no habrá quien la sostenga ni financie, dentro o fuera de nuestras fronteras. Como tampoco habrá quien la contenga si se decide a hacerlo. A la liberación nacional y a las transformaciones democráticas por las que luchamos está supeditada la suerte de Colombia. Esto no es una invención de los comunistas. Hace cerca de medio siglo que Gaitán denunciaba que “en este país el gobierno tiene para los colombianos la metralla homicida y una temblorosa rodilla en tierra ante el oro americano”. He ahí esbozado un camino de salvación para Colombia: suprimir este tipo de gobiernos despóticos y antinacionales y en su lugar erigir un Estado independiente, popular y democrático. Un Estado que rechace de igualdad las relaciones con todos los países de la Tierra.
Los ideólogos del bipartidismo tradicional se quejan a menudo de que la “extrema izquierda”, al participar en las elecciones organizadas por le régimen, no cree en ellas ni en la bondad de los cuerpos parlamentarios. Al descrédito de unas y otros han contribuido más que la propaganda de los partidos revolucionarios, la rica e insustituible experiencia directa de las masas, las cuales han comprobado, generación tras generación, como los mecanismos de la democracia burguesa en siglo y medio de vigencia nunca dejaron de ser una farsa ni unos instrumentos de la más cruel y despiadada dictadura contra el pueblo. En la memoria de los colombianos se mantiene fresca, por ejemplo, la manera espectacular y vergonzosa como el entonces presidente Lleras Restrepo y hoy de nuevo candidato presidencial, le ordenó, a la media noche del 19 de abril de 1970, a su ministro de gobierno que alterara al machamartillo el resultado de las urnas y evitara así el inobjetable triunfo electoral del general Rojas Pinilla. ¿Qué tratamiento puede esperar entonces los integrantes de las organizaciones sinceramente partidarias de una política democrática y nacional? Sobre todo cuando desde las paginas de la gran prensa se les indica de secuestradores y bandidos, simplemente porque durante el transcurso de la misma campaña electoral han obtenido un determinado éxito, han adelantado una propaganda llamativa, sacado un periódico o realizado concentraciones que ningunos de los figurones del liberalismo ni el conservatismo ha igualado. Y cuando además tales sindicaciones se hacen desde una posición de fuerza, con estado de sitio y bayoneta calada.

Como nuestro pueblo, también nosotros queremos la paz y anhelamos que las transformaciones democráticas indispensables para la prosperidad de Colombia se efectúen con el menor desgaste de energías y de vidas, pero no le tememos a la guerra. Si la minoría dominante pretende resolver sus agudas contradicciones políticas recurriendo a la violencia y ensangrentando el país, el territorio patrio será escenario de otra gesta comparable a la que culminara con el triunfo de nuestra primera independencia. Sabemos que la lucha será larga y dura y los sacrificios incontables, pero al final la victoria se pondrá del lado de las mayorías que marchan en el sentido de la historia y defienden una causa noble y justa.

Iluso pensar que “El Tiempo” publique esta declaración rectificatoria de las mendaces acusaciones contra nuestro partido, sin embargo ella quedará como una constancia de nuestra diáfana actitud política en estas horas difíciles para Colombia.

Atentamente,
MOVIMIENTO OBRERO INDEPENDIENTE Y REVOLUCIONARIO
FRANCISCO MOSQUERA
Secretario General
Bogotá, marzo 23 de 1976.

POR LA UNIDAD DEL PUEBLO

Seguimos públicando tal como lo hicimos en nuestro número anterior, los acuerdos y las alianzas que el MOIR ha venido efectuando a nivel regional y local con diferentes fuerzas y sectores patrióticos y democráticos, dentro de la política unitaria planteada por nuestro partido.

EN EL CESAR: POR UNA REVOLUCIÓN DE NUEVA DEMOCRACIA
El Frente Revolucionario del Cesar expidió una declaración pública en la que se dan a conocer los 10 puntos del programa nacional y democrático que las organizaciones y personas comprometidas agitarán en el próximo debate electoral. Firman el documento, por el Movimiento Amplio Colombiano (MAC) Danilo Hernández, Enrique Elías Bolaños Zapata, Evelio Santana Rojas y Miguel Acosta Mejía; por la Liga Marxista–Leninista de Colombia Antonio L. Valera, Osmiro Barahona M. Y Félix Reyes; por el MOIR Armando Portela, Carlos Peñalosa, Luis Cadena Rojas, Moisés Alvarez y Manuel Moscote; por las comunidades indígenas Liberato Crespo, gobernador del Cabildo Arhuaco y Luis Napoleón Torres, líder indígena; además firman las siguiente personalidades patrióticas y revolucionarias; Dr. Diomedes Daza, sacerdote Alvaro Bolívar, Dr. Flavio Díaz, Dr. Jesús Solano García, Dr. Guillermo Oliveros, Dr. Carlos Quintero, Dr. Miguel Alvarez pacheco, Dr. Efreín Aponte Martínez y Dr. Alfonso González Maestre.

EN EL CAUCA: ANAPO REVOLUCIONARIA VA A LA LUCHA ELECTORAL CON EL MOIR
La Anapo Revolucionaria del Cauca publicó una declaración en la cual comunica al pueblo caucano su decisión de participar conjuntamente con nuestro partido en el próximo debate electoral del 18 de abril.
Firman: en Popayán, Guillermo Rojas (concejal), Luis M. González, Luis Carlos Olano, Elena de Rodríguez, Carmen Fajardo y Genaro Gómez; en Piendamó, Miguel Reyes (concejal), Luis Enrique Vera y Ventura Díaz; en Puracé, Marino Pisso, Primitivo Mompotez, José Ricaute Guaña, Vicente Guaña, Aquilino Anaconas y Leonardo Colimba; en Caldono, Neftalí Orozco (concejal); en Morales, José Simeón Ceballos y en Pescador, Angel Muñoz.

EN BOLIVAR: FRENTE UNIDO DEPARTAMENTAL
Diversas organizaciones gremiales y política del departamento firmaron el 15 de marzo una declaración pública por medio de la cual se crea el FRENTE UNIDO REVOLUCIONARIO de Bolívar.

Los representantes de las organizaciones firmantes se comprometen con un programa de 10 puntos. Suscriben el documento, Antonio Caballero Cabarcas por el Movimiento de Izquierda Liberal de Bolívar, Eloy Obezo por la Asociación de Usuarios Campesinos de Calamar, Manuel Mosquera por el Movimiento Campesino Independiente de palenque, Pedro Trocha por la Asociación de Usuarios Campesinos del Guamo, Rafael Escorcias por la Juventud Revolucionaria de Malagana, Cristóbal Zúñiga, por el Movimiento Campesino Independiente de Sicerín, Gustavo Varón por la Juventud Patriótica de Arjona y Felipe Escobar por el MOIR.

EN CORDOBA: NUEVOS MIEMBROS DEL FRENTE UNIDO REVOLUCIONARIO
El Movimiento Independiente del Pueblo de Ayapel adhirió en días pasados a la declaración pública del FRENTE UNIDO REVOLUCIONARIO de Córdoba. La organización que entró a engrosar las filas de la unidad revolucionaria está dirigida por Humberto Pupo Pastrana, Eduardo Cerra y Roger Márquez.

EN APULO: “LOPEZ MICHELSEN ES EL PRINCIPAL ENEMIGO DEL PUEBLO”
La Izquierda Independiente de Apulo (Cund.) y el MOIR se comprometieron en ese municipio con un programa nacional y democrático que impulsarán conjuntamente dentro del FRENTE UNIDO REVOLUCIONARIO DE APULO en las próximas elecciones de mitaca. La declaración pública, lleva las firmas de Adriano Alfonso, Inés de Ortiz, Fernando Gómez, Alfredo Salazar, Germán Romero, Víctor Manuel Fonseca y Alvaro Pardo.

EN PALMIRA: “CONCENTREMOS NUESTRA ARTILLERIA CONTRA LA ALIANZA LIBERAL-CONSERVADORA”.
“Anapo Revolucionaria de Palmira va a la lucha electoral con el MOIR” es el título de la declaración pública emitida por un numeroso grupo de dirigentes anapistas de esa ciudad valluna, en la que explican su decisión de abandonar la dirección de Anapo y conformar un frente con nuestro partido para las próximas elecciones.
El documento está firmado por Omar Sánchez, Carmen Delgado, Carlos A. Peña, Arcesio Moreno, Gabriel Vargas, Julio E. Bejarano, Salvador Arismendi, Rosario S. Romo, Francisco Mullo, Lorenzo Moreno, Omar Lugo, Emilio Grannobles, Nacianceno Parra, José Ricardo Jumbo, Miguel Escandón, Abraham Matallana, Francisco Murillo, Adán de Jesús Pérez, Genoveva de Granada, Juan B. Lozano, José Maniel Bastidas; Alvaro Nasarit y Hernando Holguin.

EN SOACHA: “POR UNA PATRIA INDEPENDIENTE Y PROSPERA”
Honorato Usaquén de la Anapo, Evelio Caipa, Mauricio Pinzón y Guillermo Cubillos del Movimiento Cívico de Soacha, Mercedes Casallas y Luis A. Vargas del Movimiento Cívico Independiente de Santa Ana, Sicto Acero Herrera del Movimiento independiente Liberal, Luis Alberto Jiménez y Jorge Cortés del Partido Socialista de Colombia y pastor Avila y Julio C. Peñalosa del MOIR suscribieron la declaración pública del FRENTE UNIDO DE IZQUIERDA DE SOACHA.

EN SAMPUES: “POR UN FRENTE DE LUCAH ANTIIMPERIALISTA
En Sampués (Sucre) fue conformado el FRENTE DE OPOSICION MUNICIPAL ANAPO MOIR, cuya declaración pública lleva las firmas del concejal anapista Víctor Mercado Pacheco y Daniel Paternina e Iván Acuña del MOIR.

EN BARANOA: DESENMASCARAR EL “MANDATO DE HAMBRE”
El 25 de febrero fue firmada la declaración publica conjunta del Movimiento Independiente de Baranoa (MIB) y el MOIR mediante la cual se pacta la alianza entre las dos organizaciones para las próximas elecciones. El documento lleva las firmas de Robison Castro, candidato al concejo y dirigente del MIB y Guillermo Ortega por el MOIR:

EN COYAIMA: UN LLAMADO A LA UNIDAD
La Anapo Revolucionaria (Comités de Base), el MOIR y numerosos dirigentes populares independientes suscribieron el 25 de febrero la declaración pública del FRENTE DE OPOSICION REVOLUCIONARIA DE COYAIMA (Tolima) a través de sus representantes Nelson Tovar Rojas, José Oved Osorio B. Y Heliodoro Yate.

EN EL BANCO: FRENTE DEMOCRATICO REVOLUCIONARIO
Jorge Biswell Cotes de la Anapo Revolucionaria, Ramiro Torres del MOIR y Alonso Bayter Aljure del Conservatismo Independiente conformaron el Frente Democrático Revolucionaria de El Banco.

EN APARTADO: ACUERDO UNITARIO ENTRE LA ANAPO Y EL MOIR
La Alianza Nacional Popular y el MOIR acordaron conformar el FRENTE UNIDO REVOLUCIONARIO DE APARTADO (Antioquia) comprometiéndose con un programa revolucionario y unas normas mínimas de funcionamiento democrático. Firman la declaración política, por la Anapo, Guillermo Parra Vargas presidente del comando municipal y por el MOIR Alberto Arroyave.

EN FUNDACION Y ARACATACA: RESPUESTA AL CLAMOR UNITARIO DEL PUEBLO
El Bloque Liberal Independiente de Fundación y Aracataca y el MOIR conformaron el FRENTE UNIDO REVOLUCIONARIO DE FUNDACION Y ARACATACA.
La declaración política está firmada por Martín Segebre y Caleb Miranda Avendaño del Bloque Liberal Independiente y Ramón Carrascal del MOIR.

EN VALDIVIA: LISTAS CONJUNTA Y UNICAS
Los presidentes de los comandos municipales de la Anapo y el MOIR en Valdivia (Antioquia), Guillermo Velásquez, Raúl Arroyave, suscribieron la declaración del FRENTE UNIDO REVOLUCIONARIO de esa localidad.

EN FONTIBON: DECLARACION UNITARIA DE LA ANAPO REVOLUCIONARIA
La Anapo Revolucionaria de Fontibón dio a conocer una declaración política en la que anuncia su decisión de aliarse con el MOIR, para participar conjuntamente en las próximas elecciones y luchar contra el gobierno de López Michelsen.
Firman los dirigentes anapistas Rafael Nuñez y Enrique Ochoa.

EN FACATATIVA: PATICIPACION REVOLUCIONARIA EN LAS ELECCIONES
La Anapo Revolucionaria de Facatativá emitió una declaración política en la que anuncia al pueblo su determinación de participar con las listas del MOIR en esta batalla frontal contra el régimen. Firman: Luis Enrique de Santos (concejal), Argelia de Aponte, Jaime Rodríguez Rincón, Pedro Gordillo Gómez, Camel Ramírez Moreno, José Huertas, Luis A. Guzmán, Francisco Orlando Ramos, José Vicente Vega y Ofelia de Velásquez.

EN SUBACHOQUE: (Cund.): ANAPO Y MOIR CREAN FRENTE UNIDO
Alianza Nacional Popular y el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR) conformaron en días pasados el FRENTE DE OPOSICION REVOLUCIONARIA DE SUBACHOQUE que se dio a conocer a través de una declaración publica que continene los puntos programáticos y organizativos de la alianza.
Firman: por la Anapo, Alvaro Hernández y por el MOIR César Pardo Villalba.

EN NOCAIMA: “UNIDOS CONTRA EL CONTINUADOR”
Gabino Sánchez de la Anapo y José F. Flórez del MOIR firmaron la declaración de principios que da nacimiento al FRENTE AMPLIO DE OPOSICION DE NOCIMA (Cund.).