«ESTUDIARÉ Y HARÉ LA REVOLUCIÓN DURANTE TODA MI VIDA»

Por Ran Da-gu

Ran Da-gu es miembro del Comité Revolucionario de la Región Autónoma de la Nacionalidad Chuang de Guangsí y vieja campesina pobre de la Comuna Popular Longtou del distrito de Yishan. Este articulo, cuya versión abreviada presentamos, apareció en “Pekín Informa” Nº 11, de marzo 19 de 1969.

Tengo 89 años de edad. Gracias al Presidente Mao y al pensamiento de Mao Tsetung, mientras más vivo, más joven me siento y más revolucionaria soy.

El Presidente Mao es el gran libertador de nosotros, los campesinos pobres y campesinos medios de la capa inferior. Si no estudiamos sus obras ni seguimos sus enseñanzas ¡estamos olvidando en realidad nuestro origen de clase!

Cruelmente explotada y oprimida por la clase terrateniente en la vieja sociedad, nunca viví bien, ni por un solo día, y nunca tuve comida suficiente. Cuando tenia 15 años de edad, mis dos hermanos menores y yo, como nuestro padre, nos hicimos asalariados agrícolas contratados por un año por el terrateniente. Como no podíamos soportar más los golpes y el abuso que siempre sufríamos en la casa del terrateniente, abandonamos el distrito de Dúan y vagamos hasta donde está situada la actual Brigada de Producción Longtien en el distrito de Yishan. Vivíamos de la venta de leña. Mis seis hermanos menores murieron todos poco después de que llegamos a establecernos en Longtien. No mucho tiempo después, mi esposo y mis dos hijo murieron de enfermedad uno tras otro. Enviudé y no tenía a nadie a quien recurrir. Agobiada por las penas y la enfermedad, vivía medio muerta.

En nuestro gran líder el Presidente Mao quien me liberó y me capacitó para llevar hoy una vida feliz, en 1950 ya tenía 70 años y me encontraba viviendo en las montañas cuando caí enferma y no pude comer nada durante tres días. Un miembro del Ejército Popular de Liberación, enviado allí por el Presidente Mao, me llevó debajo de la montaña, sobre sus espaldas, a una clínica que quedaba a más de 25 kilómetros de distancia. Después fue enviada a un hospital de la ciudad de Liuchou, y fui salvada. Hoy, me siento muy bien y rara vez caigo enferma. La vieja sociedad me hizo inválida mientras que la nueva me rejuveneció y cada vez me siento más joven. Cuando pienso en esto grito incluso en mis sueños: “¡Viva el Presidente Mao! Una larga, larga vida para el Presidente Mao!”.

“Trabajaré en bien de la Revolución durante toda mi vida”

Después de estudiar el artículo del Presidente Mao “En memoria de Norman Bethune”, llegué a comprender que para ser una persona de provecho para el pueblo, uno debe dedicarse de todo corazón al interés público y hacer todo en bien del interés público durante toda su vida.

Desde la liberación, siempre he seguido las enseñanzas del Presidente Mao y he tomado la delantera en todos los trabajos; nunca escatimo mis energías. Vivo frugalmente aunque he podido vivir bastante bien con el dinero que gano de mi trabajo. He ido a reuniones en Nanning en nueve ocasiones y sólo he gastado diez centavos. El presidente Mao nos enseña siempre que “hay que practicar un régimen de economías al hacer la revolución”. He gastado el dinero y granos que he ahorrado cuando la revolución más los necesita.

En cada uno de los últimos años, he criado un cerdo gordo y varios pollos y los he vendido al Estado para apoyar la construcción del país. Cada vez que vendo mi cerdo, lo llevo con el estómago vacío y llevo conmigo su comida. Le doy de comer después de que ha sido pesado y entregado al Estado. La primera vez vendí mi cerdo en esta forma, el camarada del centro de alimentación, quien no me comprendía, me criticó al ver al cerdo que estaba hambreado, y pensó que estaba enfermo. Sonriendo, le expliqué: “No se preocupe, por favor. Yo cesé de dar de comer al cerdo la noche pasada antes de traerlo aquí”. Después de que el cerdo fue pesado y puesto en la pocilga, le di la comida que había traído conmigo. El cerdo recuperó el aliento. Luego pedí a este camarada que lo pesara de nuevo y el peso del cerdo aumentó 28 jin exactamente. Con profunda emoción, el camarada dijo Da-gu, me equivoqué, debo autocriticarme ante ti. ¿Realmente has sentado un buen ejemplo que debemos seguir!” Aunque yo consideraba que era una cosa ordinaria que yo debía hacer, el camarada de este centro difundió rápidamente la historia por toda la zona. Ahora, la mayoría de los comuneros de nuestra Brigada nos les dan de comer a sus cerdos y pollos desde la noche anterior cuando los van a vender al Estado.

Nuestras cosechas sufrieron el año pasado a causa de las inundaciones de primavera y la sequía de otoño. Después de la intensa labranza primaveral, algunos comuneros pasaron tiempos difíciles en su vida. Yo recordé lo que el Presidente Mao nos enseña: “Debemos prestar profunda atención a los problemas relativos a la vida de las masas, desde los problemas de la tierra y el trabajo hasta los del combustible, el arroz, el aceite y la sal”. Consulté con los cuadros y los organizamos a las masas para estudiar las enseñanzas del Presidente Mao sobre apoyarse en los propios esfuerzos y las exhorté a seguir las enseñanzas del Presidente Mao promover la laboriosidad y la economía y apoyarse en sus propias fuerzas en lugar de pedir ayuda al Estado. Siguiendo la enseñanza del Presidente Mao de que “todos los que integran las filas revolucionarias deben cuidarse entre sí, tenerse afecto y ayudarse mutuamente”, entregué a la Brigada los 360 jin de granos que había ahorrado durante los años y los 30 yuanes que había obtenido al vender cerdos, para que fueran distribuidos entre las familias de campesinos pobre y campesinos medios de la capa inferior que tenían dificultades.

El Presidente Mao nos enseña “Para nadie resulta difícil hacer una cosa de provecho. Lo difícil es hacer cosas de provecho durante toda la vida”. No sé cuánto más pueda yo servir al pueblo, pero me esforzaré por estudiar más las obras del Presidente Mao, hacer más trabajo para mostrar mi lealtad, al Presidente Mao, y contribuir más al socialismo con el espíritu revolucionario de “¡hay que aprovechar cada día, cada hora!” Siempre me recuerdo: “Haré lo que va en interés del público incluso a costa de mi propia vida. Nunca haré nada en mi propio interés por muy pequeño que sea”.

“Contribuiré más al socialismo”

Hace unos años, la dirección a nivel superior a los campesinos pobres y campesinos medios de la capa inferior me urgieron repetidamente: “Debes gozar de descanso el resto de tu vida. Ya eres muy vieja”. Yo pensé: Aunque estoy vieja, aún puedo trabajar. Puedo esforzarme por caminar a lo largo del sendero montañosos y puedo llevar al hombro 45 kilogramos de peso. ¿Cómo puedo sentarme y gozar del descanso por el resto de mi vida? De modo que les dije: “Gracias por su bondad. Mientras más esmeradamente cuiden ustedes de mí, más duro trabajaré junto con ustedes. Siempre mantendrá las excelentes cualidades del pueblo trabajador y haré la revolución toda mi vida”.

Durante los últimos diez años y tanto, aparte de asistir a mítines, de estudiar y esmerarme por hacer el trabajo de propaganda, he trabajado todos los días en el campo desde el amanecer hasta el anochecer. Considero que mientras más contribuyo al socialismo, más grande es mi lealtad al Presidente Mao; mientras más días trabajo por la colectividad, más riqueza añado al Estado y más felicidad creo para las generaciones venideras.

En el pasado, nuestra Brigada Longtien tenía más tierras sin irrigación que arrozales. Y la gran mayoría de éstos carecían de agua también. Para poner término a nuestro estado de pobreza y desnudez, reuní bajo la dirección de la célula del Partido de la Brigada los cuadros de la Brigada y equipos de producción, con el fin de movilizar a las masas de campesinos pobres y campesinos medios de la capa inferior para que se apoyaran en los propios esfuerzos y lucharán con toda decisión por la prosperidad del país, poniendo en tensión todas las fuerzas a fin de construir obras hidráulicas. Así emprendimos una ardua lucha para transformar la naturaleza.

Nuestra comuna y nuestra Brigada han construido tres embalses relativamente grandes en los últimos años. Participé en toda la labor de construcción, cavando la tierra y acarreando barro. Nunca llevaba 99 jin cuando podía llevar 100.

Cuando nuestro equipo de producción decidió construir un nuevo embalse en 1967, me uní a las masas en el estudio del articulo del Presidente Mao “El Viejo Tonto que removió las montañas”, y las movilicé a viejos y jóvenes, hombre y mujeres a trabajar en la sede de la construcción. Finalmente cumplimos nuestra tarea en formar triunfal.

En los últimos años, he participado a menudo en el trabajo manual. Aunque me hago más vieja año tras año, mi salud ha mejorado todo este tiempo. Siendo que mientras más vivo, más joven me vuelvo.

VICTORIA EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA ECONOMÍA SOCIALISTA

Apartes del artículo aparecido en diciembre de 1974 de la revista China Ilustrada.

Por Sing Jua
En los 25 años transcurridos desde la fundación de la República Popular China, bajo la dirección del Presidente Mao Tsetung y del partido Comunista de China, nuestro pueblo ha logrado una gran victoria en la revolución y construcción socialistas, transformando la vieja China, pobre y atrasada, en un país socialista con prosperidad inicial.

Las bases de la economía socialista en nuestro país se han consolidado y desarrollado gradualmente. Han mejorado mucho las condiciones de la producción agrícola, y se ha reforzado la capacidad contra las calamidades. Las abundantes cosechas, en los últimos 13 años consecutivos, de los cultivos cerealeros e industriales permiten satisfacer, en lo fundamental, las necesidades de vida del pueblo y el desarrollo de la industria, quedando resuelto el problema de la alimentación para cerca de 800 millones de habitantes.

China posee hoy una industria con capacidad incipiente pero sólida y capaz de proporcionar materias primas, combustibles y equipos a la agricultura y otras ramas de la económica nacional. Los productos industriales son suficientes para responder a la demanda del mercado interno y para ampliar, tanto en cantidad como en variedad, el comercio exterior.

China, donde los precios son estables y el mercado es próspero, es ahora un país libre de deudas internas y externas. Está formándose un sistema industrial u de economía nacional, independiente y relativamente completo, con la agricultura socialista como base.

Bajo la despiadada opresión del imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático, la vieja China estaba sumida en un extremado atraso. La producción de cereales y algodón no bastaba para alimentar y vestir la población. A partir de mediados del siglo XIX, se veía obligada a importar cereales todos los años. El nivel tecnológico era muy bajo. En el periodo inicial de la post–Liberación, el valor global de la producción industrial representaba solamente el 30% del producto nacional bruto, y de esa cifra más el 70% correspondía a la producción de la industria ligera. Atormentado por la inflación, la carestía y la recesión económica, el pueblo trabajador llevaba una vida misérrima.

LA REVOLUCIÓN PROMUEVE LA PRODUCCION

Después de la fundación de la Nueva China, el Gobierno Popular dirigido por el Partido Comunista de China, procedió a decomisar las empresas del imperialismo y de los capitalistas burocráticos, a realizar la Reforma Agraria, y otros movimientos revolucionarios. Todo esto despertó el entusiasmo socialista de los obreros y campesinos y aceleró la restauración y el desarrollo de la industria y la agricultura. En 1952, la cantidad de los productos principales, tanto de la agricultura como de la industria, sobrepasó el nivel más alto de la historia. Durante el periodo de la restauración de la economía nacional (1950-1952), China rompió innumerables bloqueos económicos impuestos por los imperialistas y controló la inflación dejada por los reaccionarios, creando condiciones necesarias para iniciar, de manera planificada, la construcción económica socialista. En 1953, China empezó el primer Plan Quinquenal para el desarrollo de la economía nacional, de manera de realizar en grane escala la construcción económica.

En 1956, cuatro años del Primer Plan Quinquenal, China realizó, en lo fundamental, la transformación de la agricultura, la artesanía, la industria y el comercio capitalista en socialistas. El gran cambio de las relaciones de producción ha impulsado el desarrollo de las fuerzas productivas. En 1957, China cumplió con creces el primer Plan Quinquenal. Desde entonces, el pueblo chino cuenta con una serie de nuevas ramas industriales tales como la fabricación de aviones, automóviles, maquinas – herramientas modernas, equipos electrónicos, equipos de metalurgia y minería, etc.

En 1958, el Presidente Mao elaboró a Línea General: “Poner en tensión todas las fuerzas y pugnar por marchar siempre adelante para construir el socialismo según la norma de cantidad, rapidez, calidad y economía”. A la luz de esta Línea, surgió un vigoroso desarrollo de la economía nacional y nació en las amplias zonas rurales la Comuna Popular, cuya potencia económica colectiva es más poderosa que la de las cooperativas agrícolas. Aquel mismo año, el rendimiento global de la industria aumentó en un 55% respecto al año anterior. Con un notable crecimiento de la producción agrícola e industrial, el pueblo chino cumplió con dos años de anticipación los principales índices de la producción industrial y agrícola estipulados en el Segundo Plan Quinquenal (1958-1962).

En 1960, la camarilla renegada revisionista soviética de Jruschov retiró alevosa y repentinamente de China a todos los expertos y técnicos soviéticos, rompió centenares de acuerdos y contratos y cortó el suministro de importantes equipos en vano intento de sabotear la construcción socialista de China. Bajo la dirección del Presidente Mao, el pueblo chino, apoyándose en sus propios esfuerzos, luchó con decisión por la prosperidad de la patria y frustró las intrigas destructivas del revisionismo soviético, logrando continuar el desarrollo de la industria, la ciencia y la tecnología sobre la base de independencia, autodecisión y autosostenimiento.

El Tercer Plan Quinquenal para el desarrollo de la economía nacional (1966-1970) coincide con la gran revolución Cultural proletaria, durante la cual, se destrozaron los cuarteles generales burgueses de Lui Shao-chi y Lin Piao, se rompieron sus complots de restaurar el capitalismo y se fortalecieron aún mas la dictadura del proletariado y la base de la economía socialista. El entusiasmo revolucionario de las masas populares se ha tornado más dinámico y las fuerzas productivas se han incrementado velozmente. En 1970, China cumplió y sobrepasó los principales índices de la producción industrial y agrícola previstos en su Tercer Plan Quinquenal.

Acto seguido empezó el Cuarto Plan Quinquenal (1971-1975). A fines del año 1974, el valor global de la industria y la agricultura aumentó en 190%, en relación con 1964. Se ha elevado en gran proporción la producción de los importantes productos tales como acero, aceite crudo, petróleo, electricidad, fertilizantes, tractores hilados del algodón, fibras sintéticas, etc. En el valor global de la producción agrícola se ha registrado un aumento del 51% en comparación con 1964. Aunque nuestra población ha aumentado en un 60% a partir de la Liberación, la producción de cereales y de algodón se ha incrementado en 140% y 470% respectivamente.

AUTOSOSTENIMIENTO

¿De dónde obtiene China los recursos materiales, fondos, equipos y fuerzas humanas para el fomento de su economía socialista? La experiencia china consiste en apoyarse en sus propios esfuerzos.

A la luz del principio el Presidente Mao de “independencia y autodecisión” y “autosostenimiento”, durante la construcción socialista, China ha utilizado plenamente sus propios recursos, se ha apoyado en la acumulación interna de sus propios fondos y en la fuerza y sabiduría de su pueblo, abriendo así un nuevo camino para el desarrollo de su propia economía.

Para transformar la situación dejada por la vieja China, situación en la que el suministro de petróleo dependía de la importación, la nueva China explota hoy sus propios recursos petrolíferos, tanto en variedad como en calidad, sino también se exporta petróleo bruto y algunos derivados de petróleos a otros países. Los obreros metalúrgicos se han entregado a una extensa explotación minería abriendo mina tras mina y garantizando así el autoabastecimiento de minerales a la siderurgia.
Los equipos de maquinaria que se usan en China son fundamentales de fabricación nacional. Esto equipos existentes no son necesariamente nuevos, pero la clase obrera con su inteligente capacidad creadora, ha sido capaz de elevar la eficacia de los viejos equipos y fabricar con ellos equipos modernos. Tras más de 20 años de esfuerzos, la industria de maquinaria del país ya puede proporcionar juegos completos de equipos a las diversas ramas de la economía nacional.

China obtiene fondos para las construcciones socialista mediante la acumulación interna, sin depender de préstamos externos ni aumentar las cargas económicas sobre el pueblo. En las fabricas, minas y otras unidades de producción, se persiste en el aumento de la producción y la practica de las economías para ampliar la acumulación. Hoy día, el ingreso financiero anual de país es mas de 10 veces respecto al de los primeros años de la post.Liberación. La inversión anual asignada para la construcción básica de la industria es muchas veces superior al ingreso financiero anual en el periodo inicial de la nueva China. El pueblo chino observa el principio de laboriosidad y económica, y ahorra todo lo que puede para contribuir a la construcción del país.

En cuanto a la fuente del personal técnico y especializado, una parte es preparada en los centros de enseñanza, pero la mayoría es formada por medio de la misma practica productiva. Los grupos de “triple integración” (conformados por cuadros, técnicos y obreros) han realizado en un esfuerzo mancomunado las innovaciones técnicas y reformas tecnológicas que han permitido acelerar el desarrollo de la ciencia y técnica así como la formación de decenas de miles de especialistas de origen obrero.

En la construcción de su economía socialista, China ha prestado atención a la colaboración e intercambio de mercancías de necesidad mutua con diversos países sobre la base de igualdad y beneficio mutuos. Pero de ninguna manera ha dependido de otros países. La experiencia china demuestra que un país puede lograr un rápido desarrollo de su economía nacional sólo valiéndose de sus propios esfuerzos; por el contrario, la dependencia del extranjero solamente puede atar las manos y los pies de su pueblo, impide el rápido desarrollo de la construcción económica y perjudica la independencia y la autodecisión del país tanto en lo político como en lo económico.

AGRICULTURA E INDUSTRIA

Sosteniendo el principio general del Presidente Mao de “Tomar la agricultura como base y la industria como factor dirigente” para el fomento de la económica nacional, los planes que se trazan para el desarrollo económico están de acuerdo con el siguiente orden: agricultura, industria ligera e industria pesada, de suerte que se desenvuelvan en forma general.

“Tomar la agricultura como base” quiere decir que se debe poner en primer lugar el desarrollo de la agricultura. China es un gran país agrícola, cuya población rural ocupa más del 80% de la del país. El desarrollo de la agricultura puede resolver no solamente el problema de alimentar y vestir a los cerca de 800 millones de habitantes, sino también el problema de las materias primas, fondos y mercados para la industria. Paralelamente al desarrollo de la industria pesada, China ha prestado debida atención al desarrollo de la agricultura e industria ligera. En 1973, la producción de cereales llegó a 250 millones de toneladas, cifra que fue más del doble que la de 1949. La producción de los cultivos industriales también reportó un apreciable aumento. El desarrollo agrícola posibilita proporcionar materias primas y mercado a la industria ligera e impulsa su crecimiento (70% de las materias primas de la industria ligera proviene de la agricultura). El valor global de la producción de la industria ligera en 1973 superó en más de 10 veces el del año de 1949. Debido al desarrollo de la agricultura y la industria ligera, la industria pesada cuenta con el mercado y los fondos para un progreso aún más acelerado. A su vez, el rápido desarrollo de ella hace posible el suministro de mas equipos para la modernización de la agricultura y la expansión de la industria ligera, el desarrollo de otras ramas de la economía nacional así como para la defensa nacional. Así la industria desempeña eficazmente el papel dirigente en la economía del país.

¡GLORIA ETERNA AL CAMARADA MAO TSETUNG!

“ Para asegurar que nuestro Partido y nuestro, país no cambien de color, debemos no sólo tener una línea y política correctas, sino también preparar y forjar decenas de millones de continuadores de la causa revolucionaria del proletariado.

El problema de prepara continuadores de la causa revolucionaria del proletariado, en el fondo, se trata de si la causa revolucionaria marxista – leninista iniciada por los revolucionarios proletarios de la vieja generación tiene quien la siga llevando adelante, si la dirección de nuestro Partido y Estado seguirá en manos de los revolucionarios proletarios, si nuestros descendientes continuarán marchando adelante por el correcto camino trazado por el marxismo – leninismo, o sea, si podemos precavernos con éxito contra una repetición del revisionismo de Jruschov en China. En una palabra se trata de un problema importantísimo que afecta al destino y a la misma existencia de nuestro Partido y nuestro Estado. Se trata de un problema de importancia fundamental para la causa revolucionaria del proletariado para cien, mil e incluso diez mil años. Inspirados en los cambios operados en la Unión Soviética, los augures imperialistas ponen su esperanza de la ‘evolución pacífica’ en la tercera o cuarta generación del Partido chino. Hemos de hacer fracasar completamente este vaticino imperialista. Tenemos que prestar atención, de arriba abajo, amplia y constantemente, al problema de preparar y forjar continuadores de la causa revolucionaria.

¿Qué requisitos tienen que poseer los continuadores de la causa revolucionaria del proletariado?
Deben ser verdaderos marxistas – leninistas y, no ser, como Jruschov, revisionistas bajo el rótulo del marxismo – leninismo.

Deben ser revolucionarios que sirvan de todo corazón a la inmensa mayoría de las masas populares de China y del mundo y, no servir, como Jruschov, a los intereses de una exigua capa social burguesa privilegiada en el país, y a los intereses de los imperialistas y reaccionarios en el terreno internacional.

Deben ser políticos proletarios capaces de unirse a la inmensa mayoría para trabajar con ella. Deben saber unirse en el trabajo no sólo con los que compartan sus opiniones, sino también con los que mantengan opiniones diferentes, así como con aquellos que se haya opuesto a ellos y que la práctica les haya probado sus errores. Sin embargo, deben mantener especial vigilancia contra los individuales ambiciosos y conspiradores como Jruschov y evitar que tales malvados usurpen la dirección del Partido y del Estado a ningún nivel.

Deben ser ejemplares en la aplicación del centralismo democrático del Partido, dominar el método de dirección basado en el principio de ‘de las masas, a las masas’, cultivar un estilo democrático de trabajo y escuchar la opinión de las masas. No deben violar el centralismo democrático del Partido, ni ser despóticos, ni organizar ataques sorpresivos a los camaradas, ni desentenderse de razones, ni tampoco practicar la autocracia, como lo hace Jruschov.
Deben ser modestos y prudentes, guardarse de la arrogancia y de la precipitación, estar provistos del espíritu autocrítico, ser valiente en corregir las deficiencias y errores en el trabajo. No deben en absoluto ocultar sus errores, atribuirse todos los méritos a sí mismo e imputar todas las culpas a otros, como lo hace Jruschov.

Los continuadores de la causa revolucionaria del proletariado nacen de la lucha de masas y crecen en la prueba de las grandes tempestades revolucionarias. Se debe comprobar y discernir a los cuadros y seleccionar y formar a los continuadores en el largo curso de la lucha de masas”.
Mao Tsetung

SOBRE ARTE Y LITERATURA

Mao Tsetung
“Debemos recoger la rica herencia y las buenas tradiciones del arte y la literatura que nos han legado las épocas pasadas de China y del extranjero, pero el objetivo será siempre servir a las grandes masas populares. No nos negamos a utilizar las formas artísticas y literarias del pasado,, pero en nuestras manos, estas viejas formas, remodeladas y con un nuevo contenido, se convierten en algo revolucionario al servicio del pueblo”.

(“Intervenciones en el Foro de Yenán sobre Arte y Literatura”, mayo de 1942).

“Las obras artísticas y literarias, como formas ideológicas, son producto del reflejo en el cerebro del hombre de una existencia social determinada. El arte y la literatura revolucionarios son producto del reflejo de la vida del pueblo en el cerebro de los artistas y escritores revolucionarios. En la misma vida del pueblo están los yacimientos de materia prima para el arte y la literatura, material en estado natural, no elaborado, pero, a la vez, el más vivo, el más rico y el más fundamental; en este sentido, ante él quedan pálidos todo arte y literatura. Ese material constituye el manantial único e inagotable del arte y literatura. Es la única fuente, la única posible, no puede haber otra”.

(“Intervenciones en el Foro de Yenán sobre Arte y Literatura”, mayo de 1942).

“Existiendo un criterio político y un criterio artístico, ¿cuál es la relación entre ellos? La política no equivale al arte, ni una concepción general del mundo equivale a un método de creación y critica artísticas. No sólo negamos que haya un criterio político abstracto y absolutamente invariable, sino que haya un criterio artístico abstracto y absolutamente invariable; en toda sociedad de clases, cada clase tiene sus propios criterios político y artístico. Pero todas las clases, en todas las sociedades de clases, siempre colocan el criterio político en el primer lugar y el artístico, en el segundo. La burguesía rechaza siempre las obras del arte y la literatura proletarias, por muy grandes que sean sus méritos artísticos. El proletariado, a su vez, debe examinar, en primer término, la actitud hacia el pueblo de las obras artísticas y literarias de las épocas pasadas y si tienen una significación progresista en la historia, y de este modo adoptar una actitud diferenciada hacia ellas. Algunas obras, radicalmente reaccionarias desde el punto de vista político, pueden tener al mismo tiempo cierta calidad artística. Cuando más reaccionario sea el contenido de una obra y cuanto más elevada su calidad artística, tanto más puede envenenar al pueblo, y mayor razón existe para rechazarla. La característica común del arte y la literatura de todas las clases explotadoras en su periodo de decadencia, es la contradicción entre su contenido político reaccionario y su forma artística. Lo que exigimos es la unidad de la política y el arte, la unidad del contenido y la forma, la unidad del contenido político revolucionario y el más alto grado posible de perfección de la forma artística. Por progresista que sea en lo político, una obra de arte que no tenga valor artístico, carecerá de fuerza. Por eso nos oponemos, tanto a las obras artísticas con puntos de vista políticos erróneos, como la creación de obras al ‘estilo del cartel y consigna’, obras acertadas en su punto de vista político pero carentes de fuerza artística. En el problema del arte y la literatura, tenemos que sostener una lucha en dos frentes”.

(“Intervenciones en el Foro de Yenán sobre Arte y Literatura”, mayo de 1942).

“La orientación de que cien flores se abran y compitan cien escuelas ideológicas estimula el desarrollo del arte y el progreso de la ciencia, y así fomenta el florecimiento de la cultura socialista en nuestro país. En el arte puede desenvolverse libremente distintas formas y estilos; en la ciencia, pueden contener libremente diferentes escuelas. Consideramos que la difusión forzada, por medio de medidas administrativas, de un estilo particular, de una escuela particular y la prohibición de otro estilo u otra escuela ideológica, obstaculizan el progreso del arte y la ciencia. El problema de lo correcto y lo erróneo en el arte y en la ciencia debe resolverse por la discusión libre en los medios artísticos o científicos, en el transcurso de la practica del arte o de la ciencia, y no de una manera simplista. El definir lo acertado y lo erróneo exige con frecuencia un periodo de prueba. En la historia es frecuente que lo nuevo, lo acertado, no obtiene al principio el asenso de la mayoría de los hombres, y que sólo puede abrirse camino de manera tortuosa en la lucha”.

(“Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo”, febrero de 1957).

EL PROLETARIADO CULMINARÁ LA OBRA DE MAO TSETUNG

Mensaje de condolencia del MOIR al Partido Comunista de China

Camaradas
Comité Central del Partido Comunista de China
Pekín, China.

Cuando el Partido Comunista de China dio la infausta noticia de que el camarada Mao Tsetung había muerto en la madrugada del 9 de septiembre y ésta se conoció segundos en el orbe entero, los obreros, los pueblos y las fuerzas y personas progresistas de los cinco continentes lloraron la pérdida irreparable de su más querido y respetado dirigente internacionalista. Hondo y doloroso impacto producen en todo el mundo el vacío inconmensurable que deja el fallecimiento del camarada Mao Tsetung. Diversas personalidades, jefes de gobierno, líderes de movimiento y partidos se han apresurado a reconocer en el máximo representante de los 800 millones de seres del pueblo chino, a una de las figuras estelares de este siglo y a uno de los conductores políticos que más profundamente ha incidido en grandes transformaciones históricas. La maravillosa epopeya de su vida al servicio de la causa de la clase obrera y la sabiduría de su pensamiento comprobada en innumerables batallas triunfales como guía segura de quienes luchan por la revolución y el progreso, colocan a Mao Tsetung entre los benefactores esclarecidos de la humanidad. Aplicó el marxismo – leninismo a las condiciones concretas de lucha que le correspondió vivir, lo enriqueció y llevó a una etapa más alta de su desarrollo. A partir del proceso original, constante y acelerado de la revolución china durante cincuenta años, su obra magistral y monumental vivo a su talento creador. Mao Tsetung no sólo contribuyó a caminar la fisonomía del mundo, sino que sistematizó geniales leyes universales del cambio social válidas para todos los países. Leal discípulo de Marx, Engels, Lenin y Stalin, Mao Tsetung pasa junto a ellos, concluido el ciclo de su existencia, a completar la gloriosa galería de los inmortales maestros del proletariado. Como heredero legitimo de las excelsas virtudes milenarias del pueblo chino, cuya historia sin par está llena de múltiples acciones heroicas, de aguerridos combatientes en defensa de la justicia y la verdad de nobles científicos, pensadores y artistas, Mao Tsetung fue depositario de sus mejores tradiciones revolucionarias y encarnación de sus más nobles y hermosos ideales. Por eso Mao se constituyó en el centro aglutinante y orientador de la nación más populosa de la Tierra, constituyó el glorioso y correcto Partido Comunista de China, factor dirigente de la revolución china, organizó prácticamente de la nada un invencible ejército popular, derrotó a todos los enemigos internos y externos del país y fundo la República Popular China, hoy la patria socialista de una cuarta parte de la humanidad. En un tiempo relativamente corto China se convirtió de una vasta región ocupada, dividida y económicamente atrasada en un país independiente, unido, grande y prospero, avanzada de la revolución mundial y ejemplo inspirador de todos los revolucionarios del planeta. Y por eso miles de millones de personas al mirar consternadas hacia la tumba recién abierta, se explican este portentoso fenómeno de la época con la exclamación de que ¡sólo un pueblo como el pueblo chino podía producir un dirigente como el dirigente Mao!

Pero el camarada Mao Tsetung no se desveló únicamente por el pueblo chino. El porvenir de los países que han instaurado el socialismo, emancipación de los proletarios de las naciones burguesas y la liberación de las inmensas masas de las colonias y neocolonia sometidas a la sojuzgación imperialista, fueron objeto permanente de sus preocupaciones. Proclamó que China jamás procurará el hegemonismo y, por el contrario, será siempre la segura retaguardia de los países que combaten por su independencia y soberanía. Apoyó fervorosamente todas las lides del proletariado y los pueblos por la democracia, la revolución y el socialismo y por el logro de un mundo sin naciones oprimidas ni opresoras, sin esclavos ni esclavistas, sin hambres y sin guerras. Sin embargo, el camarada Mao señaló con agudeza inigualable que la cristalización de este sueño antiquísimo del hombre será aún antecedida necesariamente de un largo periodo de enconados y violentos conflictos de clases, en el cual jugarán un papel de primerísima magnitud las luchas de liberación de las naciones contra el imperialismo, del movimiento obrero contra la burguesía y el revisionismo y de los proletarios de los países socialistas contra los restauradores burgueses. Continuador de la doctrina victoriosa de Marx y Lenin, a Mao Tsetung cúpole la distinción histórica de resolver el problema de la consolidación del socialismo y de la prolongación de la revolución bajo la dictadura del proletariado. Basándose en nuevas experiencias y en especial en el ejemplo negativo de la tradición al marxismo – leninismo por parte de los dirigentes de la Unión Soviética, que trocaron el primer Estado proletario en un Estado burgués social – imperialista el camarada Mao Tsetung desarrolló la teoría de que en toda la etapa histórica del socialismo, cuyo lapso de duración no es de unos decenios sino de cien a centenares de años, es absolutamente indispensable mantener la dictadura del proletariado y llevar hasta el final la revolución socialista, para impedir la restauración del capitalismo y preparar las condiciones del paso al comunismo. En el curso de la revolución socialista de China Mao Tsetung descubrió la forma de hacerlo: la revolución cultural proletaria que es, terminada en lo fundamental la transformación de la propiedad de los medios de producción la revolución periódica llevada a cabo por los dominios del Poder a los burgueses infiltrados y a los seguidores de la vía capitalista.

Así, como Lenin desplegó una descomunal batalla contra los renegados de la II Internacional para garantizar el avance luminoso de la clase obrera y el triunfo de la gloriosa Revolución de Octubre, Mao Tsetung adelantó una lucha aún mucho más aguda y compleja contra los revisionistas contemporáneos, acaudillados por los dirigentes del Partido Comunista de la Unión Soviética, para desbrozar el camino de la victoria definida del socialismo en el mundo entero. Y así como Engels recordaba en el entierro del padre del socialismo científico, que Marx apartaba como si fueran telas de araña todas las calumnias y difamaciones que contra él alzaban la burguesía y reaccionarios de su tiempo, nosotros podemos decir que también como telas de araña el proletariado y los pueblos del mundo apartarán las calumnias y difamaciones que contra Mao Tsetung, el más grande marxista – leninista de la época, profieren la camarilla revisionista soviética y sus epígonos.
Los revisionistas y demás recalcitrantes adversarios de Mao Tsetung jamás consiguieron refutarlo ni vencerlo y con su muerte estarán calculando que las cosas mejorarán para ellos. Efímera ilusión porque de Mao Tsetung podrá asegurar con infinita certeza lo que se ha sostenido de los grandes innovadores revolucionarios, que su desaparición física no hará más que agigantar su influencia. El proletariado internacional, armado de su pensamiento, será quien se encargue de culminar su colosal empresa. Pocos como Mao Tsetung gozaron del privilegio de ver en vida realizadas y ratificadas por la practica tantas de sus propias acertadas predicciones. Mao Tsetung elaboró toda la línea estrategia y táctica de la revolución china. En su momento, muchos fueron los que duraron en el interior y en el extranjero que el pueblo chino alcanzara a coronar las prodigiosas metas que conforme a un análisis certero de la situación iban progresivamente proyectando el camarada Mao. No obstante, el pueblo chino cumplió cuanto se propuso; derrotó el feudalismo, el capitalismo burocrático y al imperialismo; sostuvo tenazmente y llevó hasta el triunfo total una prolongada guerra de liberación contra el Japón y contra los intervencionistas norteamericanos y contribuyó decisivamente a la bancarrota fascista en la Segunda Guerra Mundial; conquistó el socialismo y desbarató una a una las tentativas burguesas y revisionistas de restauración, y apoyó y apoya eficazmente las luchas revolucionarias de los pueblos del mundo. Todas éstas son realizaciones imperecederas del pensamiento de Mao Tsetung. Igualmente el camarada Mao resumió y enriqueció la línea del movimiento comunista internacional. Los triunfos de las naciones por su soberanía, del proletariado por la extensión y consolidación del socialismo de China por continuar la causa de su gran timonel serán asimismo confirmación plena y nuevas y grandiosas victorias de esta línea y del pensamiento de Mao Tsetung.

El pueblo colombiano y nuestro Partido están en deuda con el pueblo chino y con el camarada Mao Tsetung por la solidaridad constante a sus luchas y por el inmenso respaldo que representan para la revolución colombiana los tremendos aportes de la revolución china. La mejor manera de pagar esa deuda y a la vez apoyar al pueblo chino y al Partido Comunista de China será impulsado la revolución en nuestro país, basándonos fundamentalmente en nuestros propios esfuerzos y en los esfuerzos de las masas, como nos lo enseñó el camarada Mao.

Nuestro Partido ha logrado desarrollarse gracias al estudio de las tesis revolucionarias marxista – leninista s del camarada Mao Tsetung y a las condiciones internacionales favorables creadas por la lucha del Partido Comunistas de China contra el revisionismo contemporáneo. A diferencia del Partido Comunista de China, nuestro Partido apenas ha comenzado su jornada y para alcanzar grandes victorias debe combatir el revisionismo y profundizar en el estudio del marxismo – leninismo pensamiento de Mao Tsetung y aplicarlos correctamente a la practica concreta de la revolución en nuestro país, como nos lo enseño el camarada Mao.

Con la conducción de Mao Tsetung China llegó a ser una nación independiente, prospera y grande, donde impera radiante el socialismo. Colombia es una neocolonia de los Estados Unidos y nuestro Partido lucha en las condiciones de opresión de la dictadura burgués–terrateniente pro imperialista. El pueblo colombiano debe también quebrar la dominación extranjera, preservar la completa soberanía frente al imperialismo y el socialimperialismo y marchar al socialismo. Para ello es necesario que nos atrevamos a luchar, desafiando todos los peligros y dificultades, con la intrepidez propia de los materialistas consecuentes, como nos lo enseñó el camarada Mao.
Las extraordinarias hazañas de la revolución china fueron en definitiva fruto de la acción de las grandes masas del pueblo chino. Mao Tsetung reiteradamente insistió en la verdad cardinal del marxismo de que las masas son las que hacen la historia. El pueblo de Colombia libró y libra denodados combates por la revolución, sin haber logrado todavía superar la dispersión y la división. Nuestro partido tiene como tarea principal la de unir y organizar al pueblo colombiano y guiarlo en por de su misión histórica. Por lo tanto debemos vincularnos estrechamente a las masas, interpretar en todo momento sus intereses y necesidades, orientar y apoyar sus luchas y servir de todo corazón al pueblo, como nos lo enseñó el camarada Mao.

El que la revolución prosiga depende de los nuevos cuadros. Para evitar que China cambie de color Mao Tsetung forjó decenas de millones de continuadores de la obra revolucionaria del proletariado, encargados de llevar adelante la causa que dejó sin ultimar. Nuestro Partido en el proceso de su construcción debe asimismo ir creando centenares y miles y millones de cuadros revolucionarios proletarios, hombres y mujeres que trabajen con arrojo y con modestia, que luchen por la unidad y no por la escisión, que practiquen valerosamente la crítica y la autocrítica y que actúen en forma franca y honrada y no urdan intrigas y maquinaciones, como nos lo enseñó el camarada Mao.

El MOIR expresa al pueblo chino y al Partido Comunista de China su más sentida condolencia y testimonia de la indecible tristeza que embarga al pueblo colombiano y a todos y cada unos de los militantes de nuestro Partido por esta prueba dura de la muerte del camarada Mao Tsetung. Nuestro Partido une su dolor al dolor del Partido Comunista de china. Nuestro Partido une su lucha del partido Comunista de China por derribar definitivamente a la burguesía y demás clases explotadoras, llevar hasta el final el socialismo y materializar el comunismo.

GLORIA ETERNA AL GRAN LIDER Y MAESTRO, CAMARADA MAO TSETUNG!
VIVA EL INVENCIBLE MARXISMO-LENINISMO-PENSAMIENTO DE MAO TSETUNG!

MOVIMIENTO OBRERO INDEPENDIENTE Y REVOLUCIONARIO
COMITÉ EJECUTIVO CENTRAL

Francisco Mosquera
Secretario General.

Bogotá, septiembre 10 de 1976.

SOBRE LOS INTELECTUALES

Mao TseTung

“En cuarto término, nos encontramos con el problema de integrar a los intelectuales con las masas de obreros y campesinos. Dado que su tarea es servir a las masas de obreros y campesinos, los intelectuales deben, primero, comprenderlos y estar familiarizados con su vida, trabajo e ideas. Estimulamos a los intelectuales para que vayan a las masas, a las fabricas y las aldeas. Es cosa muy mala que uno nunca en la vida se haya visto con un obrero o un campesino. Nuestros trabajadores de instituciones estatales, escritores, artistas, maestros y trabajadores en la investigación científica deben aprovechar toda oportunidad para acercarse a los obreros y campesinos. Algunos pueden ir a las fabricas o a las aldeas, sólo a dar una vuelta y pegar un vistazo. Esto se llama ‘mirar las flores desde un caballo al galope’ y es mejor que nada. Otros pueden permanecer allí durante unos meses llevando a cabo investigaciones y haciendo amigos; a esto se le puede llamar ‘desmontar para ver las flores’. Todavía hay otros que pueden vivir durante un tiempo considerable, por ejemplo, dos o tres años o aún más, a lo que se puede llamar ‘acampar’.

(“Discurso ante la Conferencia Nacional del Partido Comunista de China sobre el Trabajo de Propaganda”, marzo de 1957).

DEMOSTRACIONES DE PENSAR EN TODO EL PAÍS

En la madrugada del 9 de septiembre comenzaron a transmitirse por la radio las primeras informaciones sobre el fallecimiento del camarada Mao Tsetung, líder del pueblo chino, dirigente del proletariado mundial y el más grande marxista – leninista de la época contemporánea. La militancia del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR) y las masas populares recibieron la noticia con profunda consternación. En las horas de la mañana, la sede nacional del Partido se colmó de militantes que acudían a expresar su dolor.

Una reunión del Comité Ejecutivo Central, convocada en forma extraordinaria apenas se conoció la noticia, aprobó un Comunicado de Prensa que se envió de inmediato a todos los medios informativos. Igualmente, el Comité Ejecutivo Central emitió una Circular Interna, llamando a la milicia a desarrollar un intenso movimiento de estudio del pensamiento de Mao Tsetung.

En la sede nacional del MOIR, el salón central fue preparado especialmente para honrar la memoria del gran dirigente del Movimiento Comunista mundial. Ofrendas florales y banderas del MOIR y del PCCH con cintas negras fueron colocadas en torno del retrato de Mao Tsetung. Ante éste el Comité Ejecutivo Central, encabezado por su secretario general, camarada Francisco Mosquera, rindió personalmente póstumo maestro del proletariado internacional.

Las organizaciones de base del Partido también se hicieron presente para colocar ramos de flores conmemorativos. Asimismo, a lo largo y ancho de Colombia, los Comités Regionales, la militancia y amplios sectores de masas se congregaron para brindarle emocionado tributo al camarada Mao Tsetung, cuya imagen es ya entrañable para nuestro pueblo.

El representante a la Cámara, Ricardo Samper, y el concejal de Bogotá, Carlos Bula Camacho, ambos dirigentes nacionales del MOIR, así como otros parlamentarios de la oposición revolucionaria, leyeron en las sesiones del 9 y 10 de septiembre sentidas constancias en las que resaltaron el papel histórico decisivo de Mao Tsetung.

Las masas estudiantiles de la Universidad Nacional y de otras universidades efectuaron continuos mítines duran el 9 de septiembre, programados por diversas organizaciones revolucionarias, entre ellas la Juventud Patriótica (JUPA) del MOIR. Los mismos partidos y movimientos han preparado una semana conmemorativa de la vida del camarada Mao Tsetung, que culminará el 1º de octubre.
En una concentración realizada en Bogotá el 10 de septiembre, en solidaridad con la resistencia chilena, el camarada Marcelo Torres, dirigente nacional del MOIR, leyó una declaración suscrita por la Anapo Socialista, la Unión Comunista Revolucionaria, los Comités Democráticos Revolucionarios Populares (CDRP), el Movimiento Amplio Colombiano (MAC) y el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), exaltando la contribución del gran dirigente chino a la causa de la Revolución Mundial. Una gigantesca pancarta en la que rezaba la leyenda “Gloria eterna al camarada Mao Tsetung” presidió el acto de masas.

El Concejo de Facatativá, municipio aledaño a la capital del país, aprobó el 9 de septiembre una proposición presentada por los concejales del MOIR, César Pardo, Roberto Restrepo y Raúl Martínez, en la cual “se solidariza con el dolor que embarga al pueblo de la República Popular China por la desaparición del destacado conductor de masas y dirigente de la Revolución China, compañero Mao Tsetung, ejemplo que tendrá que seguir todos los pueblos de la tierra”.

En numerosas reuniones realizadas en barrios populares de Bogotá, los asistentes guardaron un minuto de silencio en memoria del camarada Mao Tsetung. Un dirigente popular afirmó en su intervención: “Es el más grande revolucionario del presente. Hasta jefes de Estado y dirigentes políticos han tenido que reconocer su trascendental influencia en la historia de nuestro siglo”.

Toda la Dirección Nacional y toda la militancia del MOIR, destacados líderes populares y amplias masas del pueblo colombiano están decididos a cumplir a cabalidad las gigantescas tareas de la revolución nacional y democrática y construir el socialismo, como el mejor homenaje que se puede rendir al camarada Mao Tsetung y como la mejor aplicación de sus enseñanzas.

SOBRE EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO

“¿Puede un comunista, que es internacionalista, ser al mismo tiempo patriota? Sostenemos que no sólo puede, sino que debe serlo. El contenido concreto del patriotismo es determinado por las condiciones históricas… Somos a la vez internacionalistas u patriotas… únicamente luchando en defensa de la patria podremos derrotar a los agresores u lograr la liberación nacional, y sólo logrando la liberación nacional será posible que el proletariado y todo el pueblo trabajador conquisten su propia emancipación. La victoria de China y la derrota de los imperialistas que invaden constituirán una ayuda para los pueblos de los demás países. De ahí que, en las guerras de liberación nacional, el patriotismo sea la aplicación del internacionalismo”.

(“El papel del partido Comunista de China en la guerra nacional”, octubre de 1938).

“Para lograr una paz duradera en todo el mundo, debemos continuar desarrollando nuestra amistad y colaboración con los países hermanos del campo socialista y reforzar nuestra unión con todos los países amantes de la paz. Tenemos que conseguir a base del mutuo respeto a la integridad territorial y a la soberanía, de la igualdad de derechos y del provecho mutuo, el establecimiento de relaciones diplomáticas normales con todos los países que deseen vivir con nosotros en paz. Tenemos que prestar activo apoyo al movimiento por la liberación de Así, Africa y América Latina y al movimiento por la paz y a las luchas justas de todos los países del mundo.”

(“Discurso de apertura en el VII Congreso Nacional del Partido Comunista de China”).

“En cuanto a la política exterior, hay que atenerse con toda firmeza al internacionalismo proletario y oponerse al chovismo de gran potencia y al egoísmo nacional. El campo socialista es producto de la lucha del proletariado internacional y de los pueblos trabajadores. El campo socialista pertenece no sólo a los pueblos de los países socialistas, sino también al proletariado internacional y a los pueblos trabajadores… Las relaciones entre los países socialistas deben basarse en los principios de la independencia y la completa igualdad y en los principios del apoyo reciproco y la ayuda mutua dentro del espíritu del internacionalismo proletario. En la construcción, todo país socialista debe apoyarse principalmente en sus propios esfuerzos. Si un país socialista da rienda suelta al egoísmo nacional en su política exterior e incluso trabaja afanosamente por coludirse con el imperialismo para repartirse con él el mundo, ese país degenera y traiciona el internacionalismo proletario.”

(Pasaje citado en “Acerca del falso comunismo de Jruschov y sus lecciones históricas para el mundo”, 14 de julio 1964).

“Alguna gente considera el comercio que realiza la Unión Soviética con Alemania sobre la base del acuerdo comercial entre ambos países, como un acto de participación en la guerra que hace Alemania. También esta opinión es incorrecta, ya que confunde el comercio con la participación en la guerra. Así como no hay que confundir el comercio con la participación en la guerra, tampoco hay que confundirlo con la prestación de ayuda. Por ejemplo, durante la guerra de España, la Unión Soviética comerciaba con Alemania e Italia; sin embargo, en lugar de afirmar que ella las ayudaba en su agresión contra España. Todo el mundo decía que ayudaba a ésta en su resistencia a la agresión, porque la Unión Soviética realmente prestaba ayuda a España. Potro ejemplo: en el curso de la presente guerra chino–japonesa, la Unión Soviética comercia con el Japón, pero, en vez de afirmar que la Unión Soviética ayuda al Japón en su agresión a China, todo el mundo dice que ayuda a ésta en su resistencia a la agresión japonesa, porque así es en realidad. Actualmente, la Unión Soviética mantienen relaciones comerciales con las dos partes beligerantes en la guerra mundial, pero esto no puede considerarse como una ayuda a ninguna de ellas, ni mucho menos como participación en la guerra. Sólo en el caso de que el carácter de la guerra cambie, o sea, de que la guerra hacen uno o varios países, habiendo sufrido los cambios necesarios, se vuelva beneficiosa para la Unión Soviética y para los pueblos del mundo, será posible esa ayuda o participación de la Unión Soviética en la guerra; de otra manera, no será posible. En cuanto al hecho de que la Unión Soviética, en vista de la actitud amistosa y hostil hacia ella de los diversos países beligerantes, tenga que comerciar más o en términos más favorables con uno que con otros, no depende de ella, sino de la actitud de los beligerantes. Sin embargo, aun cuando uno o varios países adopten una actitud antisoviética, la Unión Soviética no romperá sus relaciones comerciales con esos países, siempre que no le declaren la guerra y deseen mantener relaciones diplomáticas y concluir tratados comerciales con ella, como fue el caso de Alemania antes del 23 de agosto. Hay que tener bien claro que tales relaciones comerciales no significan ayuda, ni mucho menos participación en la guerra”.

(“La identidad de intereses entre la Unión Soviética y la humanidad”, 28 de septiembre de 1939).

“Todos los reaccionarios son tigres de papel. Parecen terribles, pero en realidad no son tan poderosos. Vistos en perspectiva, no son los reaccionarios sino el pueblo quien es realmente poderoso”.

(“Conversación con la corresponsal norteamericana Anna Louise Strong”, agosto de 1946).

“He dicho que todos los reaccionarios, tenidos por fuertes, no son más que tigres de papel. La razón es que viven divorciados del pueblo. ¡Fíjense! ¿No era Hitler un tigre de papel? ¿No fue acaso derribado? También dije que el zar de Rusia, el emperador de China y el imperialismo japonés fueron todos los tigres de papel. Como saben ustedes, todos ellos han sido derribados. El imperialismo norteamericano no ha sido derribado aún y tiene la bomba atómica. Estoy seguro de que asimismo será derribado. También es un tigre de papel.

(“Intervención en la Conferencia de Representantes de los Partidos Comunistas y Obreros de Moscú”, 18 de noviembre de 1957).

DIRECTIVA DEL MOIR ANTE LA MUERTE DE MAO TSETUNG

A todos los militantes

El proletariado y los pueblos del mundo afrentan hoy con profundo dolor la muerte del camarada Mao Tsetung, el esclarecido maestro que les señaló un camino de victorias en la larga marcha hacia su liberación definitiva. Conmovido íntimamente ante esta pérdida y como el mejor homenaje a su memoria, nuestro Partido ha expresado su firme determinación de convertir su dolor en fuerza, a fin de contribuir a impulsar las tareas históricas que le corresponden al proletariado y al pueblo de Colombia.

Para el cumplimiento de este propósito es justamente indispensable intensificar y sistematizar el estudio del marxismo–leninismo y del desarrollo que en todos sus aspectos le dio al camarada Mao Tsetung. Al hacerlo, debemos partir del hecho de que, si bien podemos proclamar que siempre nos hemos atenido a los principios del marxismo–leninismo–pensamiento de Mao Tsetung, nuestro nivel teórico es aún bajo y está rezagado en relación con la rica practica revolucionaria de nuestro pueblo, siendo éste un problema cuya solución es más urgente y necesaria en momentos en que el imperialismo norteamericano a través del gobierno vendepatria de grandes terratenientes sume cada vez más al pueblo en la miseria y la opresión; en momentos en que ese mismo imperialismo, asediado por contradicciones insuperables que lo hacen declinar hacia una posición defensiva, y el social imperialismo soviético, comprometido por los dirigentes revisionistas de Moscú en una ofensiva general expansionista, libran una encarnizada contienda por repartirse el planeta, recurriendo a la amenaza, la intervención, el saqueo y la invasión contra los pueblos nacionales, especialmente contra el tercer mundo.

En consecuencia, todos los militantes del Partido debe empeñarse en el estudio del legado teórico comunista del camarada Mao Tsetung: su posición proletaria, su punto de vista materialista y su método dialéctico, haciéndolo de manera viva, es decir, en estrecha vinculación con la historia y la situación concreta de Colombia y con el movimiento revolucionario de nuestro pueblo. En particular, dicho estudio debe estar encaminado a:

Resolver los problemas de la construcción del partido y el impulso a la política de unidad amplia con todas las clases, sectores, organizaciones y personas dispuestas a luchar por la liberación nacional.

Cumplir, siguiendo el ejemplo del camarada Mao Tsetung de inagotable confianza en las masas y de vida sencilla y lucha ardua, nuestra línea de integrarse perdurablemente con las masas, ponerse incondicionalmente a su servicio y colocarse al frente de ellas y dirigirlas en sus crecientes manifestaciones revolucionarias de indignación y rebeldía.

Emprendamos una campaña
de difusión, investigación
y estudio del pensamiento
de Mao Tsetung

Crear una actitud y un ambiente políticos que nos permitan –acogiendo la enseñanza del camarada Mao Tsetung de ser sinceros y francos, leales, activos y honrados, de no perseguir intereses egoístas, no urdir intrigas en el seno del partido y entregarse de todo corazón a la causa de la liberación nacional y la revolución- no sólo no temerle a la critica y a la autocrítica sino utilizarlas audaz y eficazmente para fortalecer nuestra organización, mejorar nuestro estilo de trabajo, acrecentar nuestra capacidad de lucha y conservar nuestro rumbo revolucionario.

En la aplicación de esta directiva, los organismos partidarios a diversos nivel deben emprender una campaña de difusión, investigación y estudio del pensamiento de Mao Tsetung, en cuyo desarrollo debe procurarse la celebración de actos, conferencias, intercambio de experiencias, seminarios, exposiciones, etc. Todo el Partido debe concentrar esfuerzos en la realización de esta tarea a fin de que del estudio de manera viva del pensamiento de Mao Tsetung surjan más y mejores fogoneros de la revolución colombiana!

Comité Ejecutivo Central
Septiembre 10 de 1976

SOBRE EL REVISIONISMO

“Es revisionismo negar los principios básicos del marxismo y negar su verdad universal. El revisionismo es una forma de ideología burguesa. Los revisionistas niegan las diferencias entre el socialismo y el capitalismo, entre la dictadura del proletariado y la dictadura de la burguesía. Lo que propician es, de hecho, no la línea socialista sino la línea capitalista”.

(“Discurso ante la Conferencia Nacional del Partido Comunista de China sobre el Trabajo de Propaganda”, marzo 12 de 1957).

“El informe de Jruschov ante el XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética dice que es posible conquistar el Poder político por vía parlamentaria. Esto quiere decir que ya es innecesario para todos los países aprender de la Revolución de Octubre. Abierta esta puerta, el leninismo ha sido prácticamente desechado”.

(“Discurso ante la II Sesión Plenaria del VIII Comité Central del Partido Comunista de China”, noviembre 15 de 1956).

“El ascenso del revisionismo del Poder significa el ascenso de la burguesía al Poder”.
(Charla ofrecida en agosto de 1964)

“La URSS fue el primer país socialista, y el Partido Comunista de la Unión Soviética fue fundado por Lenin. Aunque la dirección Partido y del Estado soviéticos ha sido ahora usurpada por los revisionistas, pido a los camaradas que tengan la firme convicción de que las amplias masas del pueblo, de militantes del Partido y de cuadros de la Unión Soviética son buenas y quieren hacer la revolución, y que la dominación revisionista no durará mucho tiempo”.

(“Discurso ante la Reunión Ampliada de Trabajo del Comité Central del Partido Comunista de China”, enero 30 de 1962).

“La Unión Soviética actualmente está bajo la dictadura de la burguesía, dictadura de la gran burguesía, dictadura de tipo fascista alemán, dictadura de tipo hitleriano”.

(Publicado en Renmin Ribao, abril 22 de 1970).