CAUCASIA A LA VANGUARDIA EN LA DEFENSA DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS DOMICILIARIOS

Por Víctor Arbeláez

El pasado 24 de mayo, a las 6 de la mañana, un espectacular estruendo de centenares de voladores dio inicio a un combativo Paro en Caucasia, municipio de 63 mil habitantes en el norte de Antioquia. Ganaderos, comerciantes, mineros, sindicatos, profesores, Iglesia, juntas de acción comunal, comités por servicios públicos, venteros ambulantes y madres comunitarias, todos unificados en el Comité Cívico, presentaron horas después un pliego de peticiones al gobierno nacional.

En 1984 fue creada la empresa industrial y comercial del Estado, Empresas Públicas de Caucasia, con el municipio como único dueño, para prestar los servicios de plaza de mercado, aeropuerto, explotación de las playas del río Cauca, aseo y matadero. En la distribución de energía eléctrica, la empresa actúa como intermediaria, pues debe comprarla en la bolsa y revenderla a los usuarios, casi todos de estratos 1, 2 y 3. En 1997, EE. PP. de Caucasia estableció una tarifa media de $ 22.10 el kilovatio hora. Pero en el marco de la privatización, las dos generadoras de energía (Isagen y Empresas Públicas de Medellín) le impusieron en la bolsa un precio de compra de $ 66.01 el kilovatio hora, casi el triple del que tenía programado, con el pretexto del “fenómeno del Niño”. Esta situación la llevó a acumular una deuda por más de 35 mil millones de pesos, a mayo de 2000, de los cuales 46% son por intereses de mora.

El gobierno de Pastrana le ordenó a la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios intervenir a las EE. PP. de Caucasia, lo cual aumentó sus dificultades. Además, la Comisión de Regulación de Energía y Gas, CREG, apoyada en la Ley 142, impuso racionamientos de dos, tres, cuatro y hasta ocho horas diarias, como castigo por la deuda y el incumplimiento de la empresa en los pagos, sanción de la que no escaparon los usuarios que se encuentran a paz y salvo.

Para el 24 de mayo se esperaba un apagón de tres horas, después de un par de meses de sufrir cortes diarios de dos horas. Esto indujo al Comité a señalar ese día como hora cero del Paro Cívico y presentar su pliego de peticiones al gobierno, exigiendo suspender los apagones, condonar la deuda de la empresa, disminuir las tarifas del alumbrado público y solucionar los problemas ocasionados por la privatización del acueducto y por las sobrefacturaciones en la energía y telecomunicaciones. Demandaron también la terminación de la carretera Caucasia-Nechí-El Bagre.

Del 24 al 27 de mayo, la población caucasiana bloqueó, al norte y al sur, la carretera troncal que comunica a la Costa con Antioquia y el resto del país. La participación multitudinaria en los bloqueos y el cierre total del comercio y de los establecimientos públicos en el casco urbano muestran un movimiento esencialmente democrático, con gran organización y disciplina. El acierto táctico del Comité Cívico en la dirección de la lucha de las masas y en los objetivos del Paro determinaron el triunfo obtenido al conquistar la suspensión inmediata del racionamiento y la atención de los demás puntos del pliego, en acuerdo suscrito entre los representantes del gobierno nacional, la alcaldía y el Comité Cívico. Los dirigentes del Comité permanecerán vigilantes para impedir cualquier intento de burlas las reivindicaciones alcanzadas.

A las 6 de la mañana del 27 de mayo, los voladores en alborada anunciaron la victoria y la terminación del Paro.

MENSAJE DEL MOIR AL PARTIDO COMUNISTA

Compañero Jaime Caicedo, secretario general,

y demás dirigentes del Partido Comunista Colombiano:

Al cumplir 70 años de existencia política, expresamos nuestro reconocimiento a las luchas que en diferentes etapas ha librado el Partido Comunista Colombiano por la democracia y el progreso del país. Sea ocasión también de reiterarles nuestras condolencias por la reciente muerte del compañero Gilberto Vieira.

Consideramos que en este evento de celebración de siete décadas de trajinar político de su organización partidaria, nuestro mejor saludo es reafirmar ante ustedes la posición de principios del MOIR frente a la mayor crisis que ha enfrentado Colombia, sintetizada así:

Levantar las banderas de lucha y, siempre junto a las masas como protagonistas principales, marchar contra todos los planes que en lo económico, lo político y lo militar está imponiendo el gobierno de Estados Unidos contra nuestra nación, de los cuales el Plan Colombia es una prueba tan fehaciente como abominable.

Oponer, de palabra y de hecho, firme resistencia contra con las diversas formas de intervencionismo que para la aplicación de esos planes utiliza Washington.

Combatir todas y cada una de las políticas de servilismo pro-imperialista que actualmente desarrolla el gobierno de Andrés Pastrana, políticas que quebrantan nuestra soberanía y convierten a la nación en objeto de la estrategia de recolonización norteamericana.

En consecuencia, creemos que el 70 aniversario del Partido Comunista Colombiano se celebra en tiempos propicios para llamar a la participación activa y militante en el Paro Nacional de Protesta a realizarse el 3 de agosto próximo, el cual constituirá una muestra más del rumbo de unidad y resistencia que están adoptando la clase obrera y el pueblo en aras de su liberación definitiva.

Reciban ustedes un saludo revolucionario,

Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario, MOIR.

Héctor Valencia,

Secretario general.