«LAS DECISIONES Y LA POLÍTICA GENERAL DE LA UNO SE TOMARÁN POR UNANIMIDAD ENTRE LAS ORGANIZACIONES QUE LA INTEGRAN»

LA SEGUNDA CONVENCIÓN NACIONAL DE LA UNO CONSIDERANDO:

Que es necesario dictar normas generales que regulen el funcionamiento interno de la Unión Nacional de Oposición y la conducta de los partidos que la integran,

RESUELVE:

Art. 1°.- La UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN, UNO, tiene como finalidad agrupar todas las fuerzas y sectores del pueblo colombiano, para liberar nuestro país de la opresión del imperialismo norteamericano e igualmente terminar con la explotación que hacen las oligarquías nacionales de las clases populares.

Art. 2°.- La UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN, UNO, es por tanto una alianza de partidos, movimientos o grupos políticos, que compartan estos objetivos, manifiesten expresamente adherir a su Programa, actúen políticamente en función de la Unidad del Pueblo y se integren a las organizaciones de la UNO, a escala nacional, departamental, regional o municipal, según sea su propio desarrollo.

Art. 3°.- Teniendo en cuenta el carácter enunciado, los partidos, grupos o movimientos que conforman la UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN, UNO, son autónomos orgánica e ideológicamente y las decisiones que tengan que ver con la organización y la política general de la UNO se tomarán por unanimidad entre las organizaciones que la integran.

Art. 4°.- La dirección general de la UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN, UNO, estará a cargo de un Comando Nacional, compuesto por cinco miembros principales y dos suplentes alternos, designados por cada organización política integrada a la UNO a escala nacional.

Art. 5°.- El Comando Nacional tendrá a su cargo todo lo relacionado con la organización y desarrollo de la UNO, el recaudo y distribución de fondos, el cumplimiento de la política trazada por las Convenciones Nacionales, la aplicación de los acuerdos de los partidos que la conforman, y en fin de todo aquello que implique el logro de los objetivos de la UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN, UNO.

Art. 6°.- El Comando Nacional tendrá un Presidente, un Tesorero, un Secretario Ejecutivo y las Comisiones de trabajo que sean necesarias, de acuerdo a las tareas por cumplir.

Art. 7°.- La dirección de la UNO a escala departamental o municipal será ejercida por Comandos hasta de tres miembros para cada organización integrante y tendrá a su cargo la aplicación de la política nacional trazada tanto por las Convenciones como por el Comando Nacional, buscando el desarrollo e incremento de la UNO en su respectivo territorio.

Art. 8°.- La UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN, UNO, tendrá organismos de base, formados en las zonas, barrios, sectores o veredas, y estarán compuestos por los militantes de las organizaciones integradas, así como también por todas aquellas personas que compartan los objetivos de la UNO, adhieran a su Programa e ingresen a los organismos de base.

Art. 9°.- Tales organismos de base se denominarán comandos y deberán tener una dirección mínima compuesta por Presidente, Vicepresidente, Tesorero, Secretario de Agitación y Propaganda y además los vocales que se crean necesarios. En casos especiales podrá aumentar los cargos de dirección de acuerdo a sus propias necesidades y desarrollo.

Art. 10°.- Las decisiones de los Comandos de Base se tomarán por unanimidad y no pueden contrariar las normas de organismos superiores, ni los acuerdos de los partidos que integren la UNO, ni los principios generales que la rigen, ni tampoco la política trazada por la UNO a escala nacional.

Art. 11°.- Quienes ejerzan cargos de representación a nombre de la UNO, tanto en Corporaciones Públicas como en otras entidades, quedan sometidos a las reglamentaciones especiales que para tales efectos se señalen, responden políticamente ante el Comando Nacional por el desempeño de las labores a su cargo.

Art. 12°.- Los fondos generales de la UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN, UNO, estarán formados por las cuotas de sus parlamentarios, por las contribuciones de los partidos integrados y las voluntarias que se reciban. Serán manejados tales fondos por la Tesorería General, según las instrucciones del Comando Nacional.

ACTOS MASIVOS EN BOGOTÁ: «LA UNO NO ES PRIVILEGIO DE NINGÚN GRUPO»

El Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR) ha venido organizando importantes actos unitarios de masas en algunos de los principales barrios populares de Bogotá. A todos éstos han sido invitados fraternalmente los dirigentes nacionales del Movimiento Amplio Colombiano (MAC), quienes con su activa presencia han contribuido al buen éxito de tales eventos. Los mítines han brillado por su carácter multitudinario y combativo, a pesar de haber sido realizados en recintos cerrados a causa de las represivas disposiciones del Estado de Sitio.

Tres han sido las grandes concentraciones organizadas por el MOIR: el 19 de octubre en el teatro “Aristi” del barrio Tunjuelito, el 2 de noviembre en el teatro “Copelia” del San Fernando y el pasado 16 de noviembre en el teatro “Alcalá” de la zona suroriental de Bogotá.

Dirigentes de los dos partidos intervinieron en las tres oportunidades ante auditorios de más de 1.500 personas que corearon incesantemente consignas revolucionarias, en locales engalanados con enormes pancartas y banderas del MAC y el MOIR.

En las mesas directivas estuvieron presentes los dirigentes nacionales del Movimiento Amplio Colombiano, compañeros Gilberto Zapata Isaza, representante a la Cámara, Margoth Uribe de Camargo, concejal de Bogotá, Jorge Regueros Peralta, Rafael Bonilla Gamboa, Alfonso Cruz y Luis Martel. Por el MOIR estuvieron presentes los compañeros Ricardo Samper, representante a la Cámara, Carlos Bula Camacho, concejal de Bogotá, Otto Ñañez, dirigente nacional del MOIR, César Pardo, diputado a la Asamblea de Cundinamarca y los dirigentes populares Elvira de Romero, Cecilia Camacho de Orellanos y José García.

Hicieron uso de la palabra los compañeros Gilberto Zapata, Jorge Regueros y Rafael Bonilla por el MAC, y Ricardo Samper, Carlos Bula, Elvira de Romero, Cecilia Camacho y José García.

El compañero Zapata Isaza se refirió en sus intervenciones al problema de la unidad de las fuerzas revolucionarias en Colombia, empresa en la cual ha venido trabajando el MAC desde su fundación. “Con esta tarea se compromete el Movimiento Amplio Colombiano sin ninguna vacilación, como lo hemos demostrado con la expulsión de nuestras filas de las personas que nos traicionaron y se entregaron al señor Lleras Restrepo, como el ex-compañero Echeverri Mejía”, afirmó Zapata Isaza. “No es fácil la unidad -dijo en el teatro “Alcalá”- por que no todos están preparados para marchar con las huestes revolucionarias, porque hay espíritus débiles, porque hay espíritus vacilantes y porque hay espíritus sectarios”.

En cuanto al gobierno de López Michelsen, el compañero Zapata denunció enérgicamente las entregas que éste ha hecho de la soberanía nacional al imperialismo yanqui y concluyó: “El doctor López vive arrodillado ante el becerro de oro”.

El compañero Jorge Regueros Peralta, hablando en el acto del barrio Tunjuelito hizo importantes planteamientos en torno a la unidad de la izquierda en Colombia. “Ratificamos nuestra decisión de lucha conjunta contra el enemigo común y llamamos a todas las fuerzas auténticamente revolucionarias a que nos unamos en base a la lucha contra López Michelsen”, afirmó. Refiriéndose más concretamente a la Unión Nacional de Oposición, Jorge Regueros anotó enfáticamente: “Hemos dicho y preconizado que el nombre de la UNO no es ni puede ser privilegio de ningún grupo”.

En el teatro “Alcalá”, el compañero Rafael Bonilla Gamboa ratificó: “No creemos los miembros del Movimiento Amplio Colombiano que ningún grupo político ni ningún dirigente, por importante que sea, puede utilizar el nombre de la Unión Nacional de Oposición para sus intereses personales o de grupo”.

Con estos actos de masas, el MAC y el MOIR se han propuesto llevar al pueblo bogotano las consignas de lucha antiimperialista y antioligárquica, así como dar a conocer y explicar los diversos problemas de la unidad de las fuerzas revolucionarias en las actuales circunstancias.

PROPOSICIÓN DEL MOIR PRESENTADA A LA UNO EN 1974: LOS ELEGIDOS DEBEN RESPONDER ANTE LOS ELECTORES

EL COMANDO… DE LA UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN
CONSIDERANDO:

1) La lucha en las corporaciones públicas es uno de los frentes de batalla que debe atender la Unión Nacional de Oposición con el mayor celo y decisión. Aunque nada bueno puede esperar el pueblo de tales corporaciones desahuciadas históricamente, no es exagerado afirmar que de la lucha que libremos dentro y fuera de ellas para desenmascarar su papel de celestinas del régimen y condenar los crímenes y atentados del gobierno de turno contra el pueblo, depende en gran parte del futuro de la Unión Nacional de Oposición. Fuimos a la campaña electoral pasada agitando un programa nacional y democrático que recoge las aspiraciones fundamentales del pueblo en la actual etapa de la revolución colombiana, y en radical enfrentamiento con las políticas y los dirigentes del liberalismo y el conservatismo, a sabiendas que esas políticas y esos dirigentes significaban la prolongación del oprobioso sistema frentenacionalista. Denunciamos por todo el país que no eran muchas ni de fondo las diferencias entre los delfines Gómez y López. Advertimos que cualquiera de los dos que resultare vencedor, gobernaría en coalición con el partido del otro, y que Colombia continuaría bajo el saqueo del imperialismo yanqui y el pueblo colombiano esclavizado y oprimido. A pesar de la inmensa maquinaria de funcionarios, del dinero y de los poderosos aparatos de propaganda con que las clases dominantes manipulan sus certámenes electorales, la Unión Nacional de Oposición recibió un respaldo entusiasta de los sectores más avnzados de Colombia. Y lo recibió en un momento en el que las masas venían de la frustación producida por las vacilaciones y el oportunismo de la Alianza Nacional Popular, que había obtenido en 1970 más de un millón y medio de votos. Logramos siete congresistas, dos concejales en Bogotá y numerosos diputados y concejales en casi todos los departamentos. Así hemos podido integrar una fracción minoritaria en las corporaciones públicas de la cual espera el pueblo colombiano una lucha valerosa, altiva y consecuente con lo que predicamos durante la campaña.

2) En la Convención Nacional de la UNO, celebrada en los días 13 y 14 de julio último, aprobamos la Resolución Política y las Normas Generales de Funcionamiento Interno. En el primer documento fijamos sin ambigüedad de ninguna clase cuál sería la conducta revolucionaria de la Unión Nacional de Oposición y de sus voceros en las corporaciones públicas frente al “nuevo” gobierno. Proclamamos entre otras cosas lo siguiente: “Con López Michelsen continúan desde el gobierno la dominación de los mismos monopolios extranjeros, las mismas grandes compañías norteamericanas que saquean nuestras riquezas, los mismos terratenientes que oprimen al campesinado, la misma gran burguesía dueña de los monopolios”… Afirmamos que “somos la oposición vertical al gobierno, que encabezamos la alternativa popular que se opone al engaño y la mentira”. Y convinimos que “cada senador, cada representante, cada diputado, cada concejal de la UNO es un tribuno del pueblo. Vamos a aprovechar esas corporaciones como puestos de combate y como tribunas de denuncia, para hacer avanzar la causa popular”. En las Normas de Funcionamiento definimos los principios organizativos de la Unión Nacional de Oposición. Acordamos que las decisiones se tomarían por unanimidad y que todos los integrantes de la UNO se someterían disciplinadamente a sus determinaciones, y entre ellas están, además de las directivas que trace el Comando Nacional en los asuntos referentes a la alianza, las conclusiones básicas de las convenciones.

3) El actual período por el que la atraviesa la revolución colombiana se caracteriza por el enfrentamiento de las tesis, programas y estrategias que las diferentes clases tienen sobre los agudos problemas nacionales. Las fuerzas revolucionarias deben defender los puntos de vista y las reivindicaciones políticas de la clase obrera, del campesinado y del resto de clases revolucionarias como las únicas soluciones acertadas para sacar al país del estado de vasallaje y atraso en que se encuentra. Las masas populares irán haciendo cada más suyas tales reivindicaiones, conscientemente, y, armadas con los programas y políticas de la revolución pasarán a la acción revolucionaria. En estas condiciones la Unión Nacional de Oposición no puede hacer una sola concesión al enemigo; debe, por el contrario, defender sin vacilación alguna todos y cada uno de sus puntos programáticos, y combatir las ilusiones que los reaccionarios tejen alrededor de las perspectivas del gobierno de Alfonso López Michelsen. El programa presidencial de López favorece al gran capital imperialista yanqui y a sus testaferros colombianos: la gran burguesía y los grandes terratenientes. Los derechos democráticos que conquisten las masas, así como su preservación, serán exclusivamente fruto de su lucha. Las condiciones están dadas para que en medio del oportunismo que ha desatado el “nuevo” gobierno sea la revolución la que trace el camino de la emancipación del pueblo colombiano. Nuestra obligación es ponernos al frente de tan tremenda responsabilidad histórica.

4) Los últimos acontecimientos han llevado a la creencia generalizada de que el gobierno de López no tiene contradictores y que el papel de las fuerzas opuestas al régimen se reduce a una expectativa benévola. A la creación de tal ambiente pernicioso ha contribuido el desvergonzado apoyo que destacados dirigentes de la ANAPO le han venido dando al gobierno con la desacreditada táctica de “apoyar lo positivo y combatir lo negativo” del llamado “mandato claro”. También son criticables ciertas declaraciones y actitudes desafortunadas de algunos de los más conocidos voceros de la UNO. Lo anterior ha producido confusión natural tanto en nuestras filas como en el seno de las masas que observan de cerca el proceso que estamos viviendo. En más de una ocasión dirigentes de la UNO han acallado las protestas de militantes de base y de gentes del pueblo que depositaron su voto por nuestros candidatos, cuando con justicia señalan nuestras fallas y desaciertos. Debemos enmendar esta situación, por lo menos en lo que a nosotros respecta. No sólo para responder a los compromisos revolucionarios contraídos con el pueblo, sino para consolidar la UNO y despejar su porvenir.

RESUELVE:

PRIMERO.- Invitar a todo nivel a los miembros de los distintos comandos de la UNO a que se pronuncien sobre las determinaciones adoptadas por nuestra dirección nacional o por nuestros representantes en las corporaciones públicas. Que se discutan y aprueben en los respectivos comandos de la Unión Nacional de Oposición todas las críticas y sugerencias que las masas tengan que hacer a este respecto, y las hagan llegar al Comando Nacional.

SEGUNDO.- Invitar a todo nivel a los miembros de los distintos comandos de la UNO a que discutan en lo sucesivo con las masas de sus localidades las cuestiones relacionadas con la acción parlamentaria de la UNO. Permitir, sin cortapisas ni presiones, que las masas hagan saber libremente sus opiniones en los respectivos comandos sobre este asunto, y aplicar así el principio revolucionario de que los electores pueden y deben vigilar y criticar la conducta de los elegidos.

PALABRAS DEL CONCEJAL CARLOS BULA: LA DISCUSIÓN ES SOBRE EL FUTURO INMEDIATO DE LA REVOLUCIÓN COLOMBIANA

Compañeros de la dirección nacional del Movimiento Amplio Colombiano (MAC).

Compañeros de la dirección nacional del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR).

Compañeros y compañeras:

De la realización de estos actos programados conjuntamente por el Movimiento Amplio Colombiano, y por nuestro partido, el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), se desprenden enseñanzas y experiencias que los revolucionarios todos debemos tratar de analizar y profundizar. La más importante, si no la primera de todas estas experiencias, está constituida por la del principio imbatible de que los asuntos atinentes a la unidad de las fuerzas patrióticas, antiimperialistas, democráticas y revolucionarias tienen que ser amplia y profundamente discutidas en el seno de las clases populares.

Nos apartamos nosotros, y con cuánta seguridad lo hacemos, del viejo criterio reaccionario según el cual a las masas populares no se les pueden plantear sus propios problemas por temor a que en ellas se fermente la apatía, se fomente el desconcierto o se genere el escepticismo. No! definitivamente nosotros hacemos y pensamos todo lo contrario. Si la unidad del pueblo colombiano es asunto de tan vital importancia, si sólo mediante la construcción del mas amplio frente de lucha antiimperialista podrá nuestro pueblo derrotar a sus tradicionales enemigos, ello indica que estamos frente a problemas que deben disponer de la más amplia discusión, difusión y aceptación en el seno de la clase obrera, los campesinos, las capas medias de la población, los estudiantes y los intelectuales revolucionarios, es decir, todas las clases y sectores que harán posible y coronarán victoriosamente esta gigantesca empresa libertadora.

El proletariado colombiano ha entendido, y específicamente sus sectores más avanzados, que mas temprano que tarde podrá emprenderse en nuestro país la construcción del socialismo cuanto antes se aboque la realización de las tareas democráticas. Y saben que lejos de aislarse de las otras clases revolucionarias, la misión histórica que se tiene por delante es ganar el respaldo y concurso del noventa por ciento del pueblo colombiano con un programa nacional y democrático, el único capaz de aplastar a la oligarquía y expulsar al imperialismo.

OBLIGACIONES Y DERECHOS MUTUOS Y RECÍPROCOS

Desde ésta, nuestra invariable posición de principios, adelantamos nuestro trabajo para concretar nuestra política. Nosotros, como militantes del MOIR, nos comprometemos con nuestro partido, con su programa y sus estatutos, mientras que en relación con nuestros aliados que disponen de su propia organización independiente y que nuestro partido sabe respetar como nigún otro, los términos del compromiso están dados por el contenido de los acuerdos, sin olvidar que de esos acuerdos nacen y se generan obligaciones y derechos mutuos y recíprocos. Por tanto, cuando solicitamos en la Unión Nacional de Oposición el cumplimiento de los acuerdos, no estamos reclamando que se nos exima de lo que debe correspondernos, ni estamos exigiendo asuntos de poca monta o de minúscula cuantía. Son los intereses supremos del pueblo con lo que ha pretendido jugarse, es, por decir lo menos, el futuro inmediato de la revolución colombiana sobre lo que hemos estado discutiendo. Sabemos que el destino de este país depende de la lucha que llevamos a cabo y que cuanto más amplia y encarnizada sea esta lucha contra los imperialistas y sus lacayos, la oligarquía liberal-conservadora, tanto más cercano estará el día de la liberación definitiva.

Nada de cuanto está ocurriendo hoy en Colombia tiene que sorprendernos. Cuando nosotros solicitamos en la dirección de la UNO que se cumplieran los acuerdos y compromisos de mantener una oposición revolucionaria, sin matices ni dobleces, al gobierno de Alfonso López Michelsen, lo hicimos porque se trata de un problema de principios, de un compromiso adquirido con el pueblo, que es en últimas el que dirime la actual controversia. Pero decíamos que nada de cuanto ocurre tiene por qué causarnos sorpresas. Los revolucionarios, para fijar nuestra posición frente a gobiernos como el de López, no acudimos a complicados silogismos metafísicos sino a elementos sencillos que nos brinda la diaria lucha de clases. Quiénes son, nos preguntamos, los enemigos de la nación y del pueblo? Y si nos respondemos con honestidad revolucionaria, sin mucha dificultad nos encontramos ante el hecho de que nuestro país es una neocolonia de los Estados Unidos. Que el imperialismo yanqui, agenciado en nuestro país por la gran burguesía y los grandes terratenientes, explota la nación y oprime al pueblo. Y que esa gran burguesía y esos grandes terratenientes disponen en Colombia, como han dispuesto en todo el mundo, de sus propias organizaciones políticas y militares. Cuentan en Colombia con el partido liberal, con el partido conservador, con su ejército títere que trata de reprimir violentamente las justas aspiraciones de las fuerzas populares que también se van a organizar revolucionariamente para derrotar al ejército enemigo.

CONTRADICCIÓN RADICAL E IRRECONCILIABLE

¿Cuál ha sido la posición de López frente al mas grande problema que sufre nuestro pueblo, la dominación por parte del imperialismo norteamericano? La posición del señor López es la que corresponde a todos los gobiernos antinacionales: La entrega de los recursos naturales y los contratos de empréstitos con el imperialismo yanqui y sus agencias, corroborados en el último viaje que hizo a la metrópoli imperial de los Estados Unidos. Frente a eso nuestra posición es radical e irreconciliablemente distinta: es expulsar al imperialismo yanqui de Colombia.

¿Y cuál la posición del gobierno del señor López con respecto a los grandes terratenientes y latifundistas? La famosa ley de aparcería que obtuvo a contrapartida del aumento de las dietas parlamentarias. Frente a eso nuestra posición es radical e irreconciliablemente distinta: confiscación de los bienes de los grandes terratenientes y entrega de la tierra a los campesinos.

¿Cúal la posición del señor López con respecto a los intereses del gran capital monopolista financiero? Su mal llamada reforma tributaria que disminuye los impuestos para los grandes monopolios y aumenta los impuestos para los pequeños empresarios y para los trabajadores. Y frente a eso nuestra posición es total y radicalmente distinta: el respaldo al trabajador y al pequeño empresario, y nacionalización de los grandes monopolios financieros en Colombia.

¿Y cuál, por último, la posición del señor López frente al problema de las libertades del pueblo? La imposición del Estado de Sitio y de toda una serie de medidas represivas en contra de los intereses de nuestra nación y de nuestro pueblo. Y frente a eso nuestra posición tiene que ser radicalmente distinta: amplia democracia para la clase obrera, para los campesinos, para todas las clases populares y control estatal, dictadura del estado revolucionario de Nueva Democracia contra los lacayos proimperialistas.

Hemos hablado pues de nuestro comportamiento frente a las fuerzas de la derecha oligárquica liberal-conservadora, de nuestra posición frente al incumplimiento de los acuerdos por parte del Partido Comunista, de nuestro respeto por el Movimiento Amplio Colombiano y de nuestra propia posición política en este momento del país. Pero para cubrir todo el espectro de la política colombiana y como hoy es el día de los difuntos, hablemos un poco de la Alianza Nacional Popular. Nuestra posición sigue siendo la misma que se ha expuesto reiteradamente en todos nuestros documentos. Es preciso que las bases que permanecen en ese partido y algunos dirigentes que pueden ser contados con los dedos de la mano, consecuentes con las luchas del pueblo, rompan con la dirección anapista y engrosen el ejército revolucionario del pueblo colombiano en su combate antioligárquico y contra el imperialismo norteamericano.

¿Qué gobierno ejerce el seño Alfonso López Michelsen? Hemos venido sosteniendo que en nuestro país la oligarquía liberal-conservadora bajo la tutela del imperialismo yanqui tiene pactada una alianza y que su dominio sobre el estado sólo será eliminado por el ascenso revolucionario de las masas al poder. De allí que la oligarquía siempre escoja como sus mejores representantes a aquellos personajes de sus filas que de mejor manera puedan interpretar los intereses de los dos partidos tradicionales. Esto es lo principal. Como aspectos puramente secundarios se encuentran las pugnas y pujas entre los dos partidos o entre los grupos personales que se forman en los mismos y que generalmente se deciden en las elecciones de mitaca o intermedias como las que se celebrarán en nuestro país el próximo abril de 1976.

UN GOBIERNO DE MIL CARETAS

No se trata de que el gobierno tenga, como se afirma en algunos rincones, dos sectores. Se trata de que el gobierno tiene distintos personajes que le permiten asumir distintos papeles de acuerdo con la ocasión de turno. Cuando López trata de posar de progresista, recurre a la “izquierdista” señora de Crovo para que intente subyugar el movimiento sindical independiente, cada día más crecido, cada día más fuerte, cada día en avance victorioso contra las camarillas patronales de la UTC y CTC.

Cuando el señor López Michelsen quiere garantizarle al Pentágono que reprimirá las luchas victoriosas y en ascenso del pueblo colombiano, comisiona al general Camacho Leyva quien a su regreso del Uruguay declara que no hubo discrepancia alguna entre el ejército colombiano y el resto de ejércitos títeres de la América Latina. Cuando el señor López quiere tranquilizar a la gran burguesía antioqueña, comisiona al señor Cornelio Reyes, para que se traslade a Medellín y desde la capital de la montaña lance todo tipo de insultos y amenazas contra las masas y contra el pueblo.

Cuando el señor López quiere aparecer de independiente frente a sus propios manzanillos, nos coloca como alcalde mayor de Bogotá al señor Prieto Ocampo, testaferro de la Chocó Pacífico, y mañana que se instala el Concejo de Bogotá es oportuno manifestar que estaremos a la cabeza en respaldo de las reivindicaciones de las masas y de las clases populares que luchan contra este mando medio del “mandato claro”.

Pero los crímenes de este gobierno no van a quedar impunes. Hemos visto en el día de ayer cómo se anunciaban nuevas alzas en la gasolina, en el combustible y en las tarifas de los transportes aéreos. Pero hemos visto también cómo el pueblo de Bucaramanga, especialmente obreros y estudiantes, se levanta para protestar contra este atropello. Y si algunos compañeros han caído en la lucha, esa sangre hará germinar la semilla de nuevos combatientes.

Y también vimos la semana pasada a los obreros ferroviarios que como en los mejores días del pasado levantaban su bandera roja para luchar por sus derechos democráticos en contra de los atropellos del patrón que en este caso es el Estado. Así se lucha, así se combate. Nosotros sabemos que estamos recorriendo un camino de mil leguas y que apenas hemos dado los primeros pasos. Sabemos que este partido que estamos construyendo tendrá que someterse a muchas pruebas y de todas ellas saldrá triunfante y victorioso.

Pero sabiendo que la victoria definitiva se fragua en cada combate concreto, sabiendo que tenemos que ponerle el entusiasmo a cada batalla como si se tratara de la victoria final, como si el triunfo fuera mañana y no dentro de cuarenta y cinco años, decimos: que donde quiera que haya un explotado, sepa que estamos a su servicio, que donde quiera que haya un oprimido, con él queremos juntarnos para combatir, que donde quiera que haya un combatiente, sepa que somos sus camaradas en la lucha por la revolución colombiana.

«LA VOCERÍA DE LA UNO REPOSA EN SU COMANDO NACIONAL»

La UNIÓN NACIONAL DE OPOSICIÓN, integrada actualmente por el Movimiento Amplio Colombiano (MAC), el Partido Comunista de Colombia (PCC) y el Movimiento Obrero Independiente y revolucionario (MOIR), frente a la declaración constancia dejada ante el Senado de la República por los parlamentarios Hernando Echeverri Mejía, Iván López Botero y Ciro Ríos Nieto, en la que plantean su propia versión acerca del socialismo, a la autonomía de los partidos que integran el frente común y criterios sobre la solidaridad internacional, declara ante la opinión pública nacional:

PRIMERO: La declaración constancia dejada por los mencionados parlamentarios es, en realidad una respuesta a la crítica pública aprobada por nuestro Comando Nacional al voto afirmativo dado por dos de ellos al alza de las dietas de los congresistas. Su contenido entra en abierta contradicción con el Programa de los Nueve Puntos, la declaración política y los acuerdos organizativos de la II Convención de la UNO. Por tanto, aclaramos que la vocería de la UNO reposa en su Comando Nacional y en los voceros que éste designe expresamente.

Manifestamos la decisión de reforzar las acciones unitarias sobre la base de la dirección colectiva y la unanimidad para la toma de decisiones que tienen que ver con las orientaciones de la UNO. Principios éstos precisamente desconocidos por Hernando Echeverri, Iván López y Ciro Ríos Nieto, actitud que ha motivado la crítica de la dirección de la UNO. Reafirmamos la independencia ideológica y orgánica de cada uno de los partidos integrantes del frente, que la UNO ha respetado y respetará. Combatiremos cualquier cuña divisionista o manifestación de anticomunismo que son incompatibles con los compromisos unitarios.

SEGUNDO: Ratificamos claramente que la UNO representa la oposición democrática y revolucionaria al gobierno que encabeza Alfonso López Michelsen. En la UNO pueden y deben participar todas aquellas fuerzas que estén objetivamente interesadas en los cambios democráticos y antiimperialistas que lleven a la edificación de una Colombia libre, soberana y democrática que “sentará las bases materialies, sociales y políticas para la futura construcción de una Patria Socialista”. De la misma manera, el Programa de la UNO llama a “solidarizarnos con todos los pueblos que luchen por la defensa de su soberanía y contra la opresión extranjera, por la revolución y el socialismo”.

COMANDO NACIONAL DE LA UNO

Manuel Bayona Carrascal
Presidente

Por el MAC: Gilberto Zapata Isaza, Jorge Regueros Peralta, Margoth Uribe de Camargo, Humberto Criales de la Rosa, Rafael Bonilla Gamboa.

Por el PCC: Mario Upegui, Manuel Cepeda, Carlos Romero, Hernando Hurtado, José Cardona Hoyos, Gustavo Osorio.

Por el MOIR: Otto Ñañez, Carlos Naranjo, Carlos Bula, Daniel Paternina, Ricardo Samper.

Bogotá, diciembre 14 de 1974.

EN LOS 26 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN CHINA: UN CAMINO DE VICTORIAS

El 1° de octubre de 1949 el pueblo chino, luego de desplegar una prolongada y ardua lucha armada, puso fin a milenios de subyugación y explotación tomándose el poder y comenzó a forjar su propio destino emprendiendo la revolución y construcción socialista de su patria. Ha venido realizando así, desde hace medio siglo y bajo la dirección de su líder Mao Tsetung, lo que constituye, como heredero de la revolución leninista de Octubre, el acontecimiento de mayor transcendencia en nuestra época: su larga marcha de transformación, profunda y persistente, de la sociedad y la naturaleza. Haciendo revolución y apoyando al que la hace, este pueblo, laborioso y militante, ha llegado a convertir en un hábito darle repetidos empujones a la rueda de la historia.

CONQUISTAR LA DIGNIDAD

China era antes de su liberación un país pobre y atrasado bajo la coyunda de las potencias imperialistas. Su pueblo, que durante siglos había vivido en abominables condiciones de miseria y opresión, como si estuviese condenado a un eterno lloro y crujir de dientes, aparecía ante los ojos siempre miopes de la reacción como un pueblo enfermizo e ignorante, incapaz y medroso, merecedor, si mucho, de ser sometido a la “justa, progresista y civilizadora” dominación del imperialismo, si a sangre y fuego, mejor. Pero tal soberbia y tales pretensiones tenían su contra. Y cuando “de la nación no quedaba más que la verguenza; y de la tierra, el hambre”, los humildes, por millones, comenzaron a cerrar en puño sus callosas manos y a levantarse en prodigiosa rebeldía. Para ello contaban ahora con un factor determinante: habían surgido ya revolucionarios de nueva textura que comían y vestían igual que los millones de integrantes de la pobrecía, que adaptando sus ideas a la realidad china, esa realidad de “árboles desnudos como la gente que se ve obligada a comérselos”, se dedicaron a precisarle y aclararle a las masas lo que éstas tenían confuso, que, en fin, se empeñaron en convencer y educar a miles y miles, recurriendo tenaz y pacientemente a la persuación y sólo a la persuación, sobre la justeza y el ineludible triunfo de su causa. Estos revolucionarios que únicamente así pudieron asumir la dirección política y que llegaron a la lucha en los primeros años de la década de 1920, eran patriótas iniciando su asimilación del marxismo y el leninismo, y la construcción del partido del proletariado. Ellos encabezados por Mao Tsetung organizaron la gran revuelta que habían emprendido las masas chinas y luego ya no hubo fuerza sobre la tierra que contuviera a unos y otros.

Alrededor del supremo objetivo de conquistar su dignidad, independencia y soberanía se fue formando el amplio frente de patriótas y el rojo ejército de obreros y campesinos que garantizaron el despliegue y el triunfo de la guerra popular librada contra el imperialismo y los reaccionarios chinos.

LA REVOLUCIÓN PROLONGADA

Pero aunque heroica y grandiosa, la conquista de la liberación era “tan sólo el primer paso en una larga marcha de 5.000 kilómetros”. La revolución no puede estancarse en ninguna de sus etapas, ni cesa con la llegada del partido revolucionario al poder. Al contrario, se inicia precisamente allí un proceso de consolidación y construcción plagado de dificultades y con problemas más complejos que en la etapa anterior: la revolución socialista. Y si bien los revolucionarios chinos habían dejado en 1949 una estela de experiencias, cantera de enseñanzas para todo pueblo oprimido, y habían señalado con sus luchas las claves, que son guías y no calcadores, para toda revolución nacional y democrática, la batalla que desde entonces iniciaron iba a revelar algo de mayor alcance histórico y que constituye la esencia de la revolución socialista: la necesidad, una vez tomado el poder, de continuar la revolución con base en el fortalecimiento de la dictadura de clase del proletariado.

LAS MASAS HACIENDO HISTORIA

China representa la permanencia de la revolución. Todos los intentos por paralizarla o desviarla han fracasado: fracasó el bloqueo y los actos de agresión con que el imperialismo yanqui quiso cortarla en flor, fracasó el matrero golpe lanzado por el socialimperialismo soviético contra su economía y su defensa nacional, y fracasaron los designios de uno y otro imperialismo para asaltarla desde adentro y hacerla regresar al capitalismo utilizando reaccionarios y revisionistas incrustados en el gobierno y el Partido Comunista. Para tales resultados, y esto tiene una enseñanza fundamental para la derrota de la contrarrevolución no sólo en China sino en todos los demás países, el camarada Mao Tsetung ha formulado políticas de masas (apoyarse en los propios esfuerzos, el gran salto adelante, la revolución cultural, etc) es decir, políticas cuya realización depende de la participación amplia y activa de las masas.

Son, pues, las masas quienes, respondiendo al llamado de su líder de que la rebelión se justifica, se han movilizado repetidamente contra lo que, con la “autoridad” de lo establecido, acostumbrado, tradicional, estatuido, sagrado o respetable, impida su avance hacia la meta de eliminación de las clases y la instauración de la sociedad comunista, contra lo que, por tanto, sólo merece ser destruído. Y en el impulso a estas movilizaciones aparece Mao Tsetung recogiendo y sintetizando las experiancias, el estado de ánimo y los intereses de las masas (hasta adquirir la calidad de genio que hoy le reconocen no sólo los marxistas y revolucionarios sino también las personas honestas y sensatas de todo el mundo) y atreviéndose a soltar amarras para que la gente sencilla, en espiral revolucionaria, critique y combata, una y otra vez, a sus enemigos. Así, contra la “autoridad” del poderío nuclear imperialista, las masas opusieron su irresistible decisión de lucha; contra la “autoridad” del poderío económico y el bloqueo de las superpotencias avanzaron confiando en sus propias fuerzas; contra la “autoridad” de las costumbres, hábitos y normas tradicionales, promovieron las nuevas relaciones socialistas, y contra la “autoridad” de los sabihondos antiguos como el feudal Confucio y de los nuevos “genios” como los revisionistas Lui Shao-chi y Lin Piao, lanzaron la implacable crítica de la revolución cultural proletaria.

ATENIÉNDOSE A LA LUCHA DE CLASES

Los reaccionarios, y más de un lelo revisionista, han cifrado sus inconfesables esperanzas en que los sacudimientos políticos en China, naturales y necesarios en todo proceso verdaderamente revolucionario, desembocaran en el caos y en el quebrajamiento del sistema económico socialista. Vana ilusión. La revolución no paraliza sino que promueve la producción, y la lucha de clases del proletariado que acompaña la revolución socialista no es freno sino la propulsora del desarrollo de las fuerzas productivas. Basta observar el avance económico durante los últimos diez años, desde los albores de la revolución cultural hasta nuestros días, para comprobar la existencia y el vigor del socialismo vivo, creador, que en China basa su progreso material en la revolucionarización constante de la principal fuerza productiva: las masas trabajadoras; en la revolucionarización incesante de las relaciones sociales.

REVOLUCION MAS PRODUCCION

Lo anterior explica por qué la China lleva trece años de buenas cosechas agrícolas en medio de una gran confrontación de ideas; por qué el área cultivada mediante máquinas aumentó en el doble durante los agitados años de la revolución cultural; por qué en 1974 se multiplica por 2.95 la producción industrial de 1964, y por qué en los últimos diez años, años de aguda y compleja lucha política, el acero aumentó en 120%, el carbón 92%, el petróleo 660%, la energía eléctrica 200%, los fertilizantes químicos 350% y los tractores en 540%. Fue pues, en este período de intensa lucha de clases, estudio, lucha, crítica, discusión y transformaciones, que la producción alcanzó un verdadero auge. Esta construcción socialista sometida audazmente por Mao Tsetung a las leyes objetivas de la lucha de clases como su motor histórico, ha llevado a que la nación china no tenga deudas externas ni internas, los precios se mantengan estables, mejore día a día la vida del pueblo y, rompiendo el bloqueo imperialista, haya establecido relaciones económicas, comerciales y culturales con más de 150 países.

LA VERDAD REVOLUCIONARIA SE ABRE PASO

Aunque en los últimos 26 años ha pasado de país pobre y atrasado a ser socialista y tener una prosperidad inicial, China sigue siendo un país en vías de desarrollo que enfrenta problemas similares a los de los países del tercer mundo y, en consecuencia mantiene con ellos una identidad de intereses en la lucha contra las dos superpotencias. Esta conjunción entre el pueblo chino y los pueblos de Asia, Africa y América Latina ha provocado, naturalmente, la santa ira tanto de los imperialistas yanquis y sus lacayos como de los socialimperialistas soviéticos y sus alquiladizos, quienes torpemente siguen agotando palabrotas en sus calumnias contra China y su líder. Pero esas son cicaterías y las de China son verdades como puños.

INDEPENDENCIA Y NEUTRALIDAD: POSICIÓN ANTIIMPERIALISTA

Rompiendo el cerco que los imperialistas le habían tendido desde el alba de su liberación, China ha establecido relaciones diplomáticas con un centenar de países. Pero lo remarcable en esta lucha por su reconocimiento y la ampliación de sus relaciones es la manera como ha venido configurando una política internacional cuyo contenido tiene validez universal. Tal es la política de independencia y autosostenimiento, paz y neutralidad, que se expresa en los cinco principios que deben regir las relaciones entre los Estados: respeto mutuo a la soberanía y la integridad territorial, no agresión recíproca, no intervención en los asuntos internos de un país por parte de otro, igualdad y beneficio recíproco y coexistencia pacífica.

Estos criterios responden a la causa de la liberación de los pueblos, y de su aplicación consecuente depende el desenmascaramiento y la derrota de los dos imperialismos, el yanqui y el soviético, que hoy compiten encarnizadamente por adueñarse del mundo.

De allí que sea evidente que con la formulación, divulgación y puesta en práctica de dicha política, China continúa haciendo su aporte de vanguardia a la revolución mundial.

ACLARACIÓN OPORTUNA: «NINGUNA REVOLUCIÓN PUEDE CIFRAR SUS ASPIRACIONES EMANCIPADORAS EN LAS ACCIONES DE LAS FUERZAS ENEMIGAS»

MOVIMIENTO AMPLIO COLOMBIANO -MAC- ; Bogotá, junio de 1975.

La implantación del Estado de Sitio ordenada por el gobierno de López en tres departamentos del país, le entregó al Ejército el control total en ellos de las garantías individuales, restableció los criminales Consejos de Guerra contra el pueblo y como recompensa por sus acciones anti-populares le permite a las Fuerzas Armadas gozar de gajes especiales de orden burocrático.

De ahí que el Estado de Sitio sea una nueva amenaza para el futuro de las libertades del pueblo colombiano y una afirmación reiterada del carácter reaccionario y falangista del gobierno del señor López Michelsen y su grupo de colaboradores que, representando la coalición liberal-conservadora frentenacionalista, se ha fusionado en la más desvergonzada alianza al servicio de la reacción y del imperialismo norteamericano.

Ya afirmamos que la crisis reciente de las fuerzas armadas no ha obedecido a ninguna contradicción de tipo ideológico entre derechistas o izquierdistas que no existen ni se han evidenciado en ningún momento en el cuerpo militar. El país conoce bien la trayectoria de elevadas unidades de los altos mandos, especialmente la del general Valencia Tovar, ex-comandante contra-guerrillero que persiguió con saña a los campesinos y dirigió la muerte del Padre Camilo Torres que luchaba por el pueblo en las montañas de Santander y rescata como timbre de honor haber hecho parte de las fuerzas mercenarias que al servicio del imperialismo yanqui lucharon contra la libertad del pueblo de Corea en Asia, un pueblo que jamás nos había ni nos ha ofendido, para referirnos únicamaente a dos de sus más tristes hazañas. Ni Valencia Tovar ni grupo alguno del ejército han representado nunca una tendencia renovadora que signifique enfrentamiento con las fuerzas anti-nacionales y ultra-conservadoras de la sociedad colombiana. Si algún espíritu revolucionario puede alentar en el Ejército, él tiene que estar dormido en la tropa que proviene de las clases campesinas y el obrerismo proletario y surgir en una etapa superior de la lucha revolucionaria inclusive con el respaldo de unidades de la oficialidad que en un momento dado pasan a las filas del pueblo.

Las Fuerzas Armadas colombianas son el brazo armado del sistema y constituyen el principal soporte del estado neo-colonial y semi-feudal del país, y en ellas recae la responsabilidad de salvaguardar los intereses y privilegios del imperialismo yanqui y de las clases explotadoras apátridas, para lo cual han sido preparadas por las misiones militares norteamericanas para que cumplan su misión “pacificadora” como en Chile, Brasil, Uruguay y Argentina… y que aquí en los últimos días han protagonizado salvajes atropellos en Girardot, Cúcuta, Medellín, Cali, Valledupar, Barbosa y el hospital de la Hortúa en Bogotá, con saldo de numerosos contusos, heridos e inocentes vidas sacrificadas.

Ninguna revolución puede cifrar sus aspiraciones emancipadoras en las acciones procedentes de las fuerzas enemigas por lo cual el golpismo no puede hacer parte de su estrategia de lucha en nuestro medio. Las clases revolucionarias colombianas, entre ellas la clase obrera, tiene conciencia de que su deber es llegar al poder por sus propias fuerzas y con fuerzas afines, y disponer directamente de los destinos de la nación colombiana. A ese supremo ideal seguiremos consagrando todas nuestras energías de modestos soldados de una causa que gana cada día más adeptos dentro del pueblo.

Además, declaramos frente al problema universitario, que el Gobierno de López, su Gabinete y su Ministro de Educación, terrateniente de oscura trayectoria, al quitarle su respaldo al Rector de la Universidad Nacional en el momento en que, acompañado del Decano Guillermo Fergusson intentaba rescatar para la Universidad el Hospital de la Hortúa, desenmascaró toda una política reaccionaria. Estos hechos desataron un merecido y unánime respaldo del estudiantado y las fuerzas de izquierda en favor del rector, quien, además, tuvo el valor de denunciar los atropellos de las Fuerzas Armadas contra el estudiantado, exponiendo sus dignidades y su cargo de Rector de la Universidad Nacional.

Fue así evidente que la maniobra del gobierno de López al elegir un rector como el Dr. Luis Carlos Pérez para la Universidad Nacional, buscaba sólo adormecer la combatividad del beligerante estudiantado colombiano. El único experimento que fracasó en la Universidad Nacional, fue el de la maniobra del Presidente de la coalición liberal-conservadora de embaucar a las masas estudiantiles.

Con nuestra actitud no hacemos nada distinto de respaldar el movimiento estudiantil colombiano que combate con heroismo y ha derramado su sangre generosa por los derechos democráticos y la defensa de la cultura nacional y popular, seguros de que tales conquistas sólo serán arrancadas por la lucha y nunca por dádivas mentirosas de un gobierno falaz y represivo.

Los grupos y partidos que formamos la Unión Nacional de Oposición hemos continuado respaldando los NUEVE PUNTOS DE LA PLATAFORMA DE LUCHA. Estas fuerzas constituyen el trípode sobre el cual se asienta la UNO y es así como han manifestado en reiteradas oportunidades su ánimo de hacer todo esfuerzo por sacar adelante y fortalecer cada día más el proceso unitario en que han venido empeñadas desde hace tres años, especialmente en la coyuntura actual de profunda crisis social y política, cuando surgen cada día nuevos y vigorosos movimientos de protesta y el pueblo reclama airadamente su decisión de defender sus derechos políticos y sus escasas libertades públicas amenazadas por las medidas económicas, el Estado de Sitio, la entrega del fruto del trabajo nacional a unos pocos grupos que manejan el capital financiero extranjero y local, y la multiplicidad de las medidas oficiales en contra de los obreros sindicalizados, los campesinos, los estudiantes, medidas todas de un corte típicamente fascista.

Seguiremos igualmente combatiendo por constituír un poderoso frente único de obreros, campesinos, estudiantes, pequeños y medianos productores y comerciantes, artistas e intelectuales, así como el resto de las fuerzas democráticas y patrióticas que aglutinan el 90% de la población colombiana, con el fin de que lleve adelante las tareas revolucionarias de la etapa actual.

Bogotá, junio de 1975.

MOVIMIENTO AMPLIO COLOMBIANO

 MAC-

EXPULSIÓN DE ECHEVERRI Y COMPAÑÍA

Bogotá, febrero 13 de 1975
Compañeros
Dirección del Partido Comunista
Dirección del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario
La Ciudad

Fraternalmente nos permitimos transcribirles a ustedes el comunicadp de la Dirección de nuestro partido, aprobado con respecto a las actuaciones de los ex-compañeros Hernando Echeverri Mejía, Ciro Ríos e Iván López Botero:

“EL MOVIMIENTO AMPLIO COLOMBIANO” (MAC) ante la persistente actitud política equivocada que han asumido sus antiguos militantes, Hernando Echeverri Mejía, Ciro Ríos Nieto e Iván López Botero y la insistencia de la prensa y de la radio en hacerlos aparecer como voceros de la Unión Nacional de Oposición, UNO, y del MAC, DECLARA, una vez más, que los mencionados señores dejaron de pertenecer al Movimiento Amplio Colombiano y por lo tanto tampoco representan al MAC dentro de la Unión Nacional de Oposición UNO, de la cual ya no son militantes.

Al mismo tiempo el MAC ratifica su actitud de vertical y definida oposición al gobierno de coalición liberal-conservadora, oligárquico y pro-imperialista de Alfonso López Michelsen y reafirma su apoyo a la Unión Nacional de Oposición, UNO, en su lucha conjunta por la liberación nacional y social del pueblo colombiano.

De ustedes atentamente,

MOVIMIENTO AMPLIO COLOMBIANO MAC
Consejo Ejecutivo

GILBERTO ZAPATA ISAZA
HUMBERTO CRIALES DE LA ROSA
JORGE REGUEROS PERALTA
MARGOTH URIBE DE CAMARGO
RAFAEL BONILLA GAMBOA

RICARDO SAMPER EN EL PARLAMENTO: UNA TENAZ BATALLA AL RÉGIMEN

Al término de la victoriosa campaña electoral de 1974, los movimientos integrantes de la Unión Nacional de Oposición lograron, como uno de sus positivos resultados, la conquista de varias posiciones en las corporaciones públicas. El compañero Ricardo Samper, elegido entonces como representante a la Cámara, ha llevado la vocería del Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR) en el Parlamento.

El representante del MOIR ha denunciado y condenado los proyectos presentados y aprobados por la coalición liberal-conservadora en el Congreso. Atentados contra el pueblo y la nación colombianas como la ley de aparcería, la de endeudamiento externo, la de elevación de las dietas, la de reorganización de la Contraloría y muchas más, al mismo tiempo que multitud de atropellos oficiales contra el pueblo como el asesinato de obreros, estudiantes y campesinos, o como las determinaciones de la llamada “emergencia económica” y la declaratoria del Estado de Sitio, todos sin excepción, han sido combatidos implacablemente por el dirigente revolucionario. A la vez ha sido enfático en declarar a través de sus intervenciones que el pueblo no debe forjarse ninguna ilusión acerca de que en el “establo parlamentario” se vaya a resolver ninguno de los múltiples problemas que lo aquejan. Por el contrario, Samper ha demostrado cómo desde allí no se hace otra cosa que entregar la soberanía nacional, traficar con los dineros del país y elaborar todo tipo de medidas antipopulares.

El escaño en la Cámara ha sido utilizado por Ricardo Samper como una posición más desde donde se batalla contra el régimen, como una tribuna de agitación revolucionaria y de denuncia de las tropelías del gobierno lopista de hambre, demagogia y represión.

CATADURA REPRESIVA DEL GOBIERNO LOPISTA

El gobierno centro-izquierdista de López Michelsen inauguró este cuatrienio con una muestra clara de lo que sería su rumbo a lo largo del período: a los pocos días de posesionado el nuevo presidente, cayó asesinado por las balas oficiales en Cereté el estudiante Rosmiro Burgos, durante el desarrollo de un justo movimiento cívico en el departamento de Córdoba. Ante semejante crimen oficial Ricardo Samper elevó su más enérgica protesta, señalando claramente a los partidos liberales y conservador como responsables del asesinato, al igual que de toda la violencia que ha asolado al país desde hace muchos años, ya que através de instituciones como la paridad y la alternación han venido ejerciendo coaligadamente el poder del Estado. Y destacó: “Si el Frente Social de Pastrana Borrero en un período de 4 años dejó un saldo de 28 estudiantes vilmente asesinados en las calles, el “mandato claro” de López Michelsen, a los 13 días de iniciado su gobierno ya demostró su catadura antipopular y represiva en el cadáver de un estudiante de 17 años (…). Un gobierno que permite y auspicia esta clase de atropellos contra el pueblo sólo puede ser una estúpida democracia que esconde detrás de la jerga demagógica de López su verdadera esencia de dictadura reaccionaria, vendida a los intereses del imperialismo yanqui y llamada a ser borrada de la historia de Colombia mediante la lucha en ascenso de las masas”.

Quedaba así sentado que en este gobierno sólo existen libertades para la gran oligarqía, mientras que las aspiraciones y demandas populares son acalladas a sangre y fuego. Algunos meses después vendrían a confirmarse con creces aquellas palabras cuando el gobierno, ante la creciente ola de protesta popular, recurrió a la tradicional arma de sus antecesores, la declaratoria del Estado de Sitio. La UNO respondió en el Parlamento a esta nueva medida, enjuiciando al gobierno por los atropellos cometidos contra el pueblo en uso del artículo 121 de la Constitución. Además de las intevenciones del MAC y del Partido Comunista, el representante del MOIR condenó severamente la represión intensificada que se viene adelantando por las autoridades, y en la sesión de la Cámara del 21 de julio de 1975 dijo al respecto: “Nosotros, el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario, MOIR, y la Unión Nacional de Oposición, tuvimos oportunidad en la pasada legislatura de explicar la manera cómo los revolucionarios vemos la situación del país y dijimos, cómo esta coalición continuista, reaccionaria, al sevicio del imperialismo yanqui, que cuenta con el apoyo irrestricto de Ospina Pérez y de Alvaro Gómez Hurtado, era absolutamente incapaz de gobernar a Colombia sin acudir a la intimidación y a la represión utilizando el artículo 121”. Se trata, expresó, de ejercer una “guerra de intimidación política” por medio del Estado de Sitio como remate de la “guerra económica” que significó la utilización del artículo 122 de la Constitución, dirigida “contra las inmensas masas desesperadas que viendo frustradas todas sus aspiraciones se han lanzado a la defensa de sus derechos”.
ALZA DE DIETAS: TRUEQUE MERCENARIO

Al mismo tiempo que el Congreso acogía con beneplácito las primeras y más gravosas medidas del “mandato claro” contra los trabajadores y el resto del pueblo, promulgadas a finales del año pasado, y que desataron la mayor espiral alcista que haya conocido el país en los últimos tiempos, efectuaba un “trueque mercenario”, como lo señaló Samper en sesión de la Cámara del 3 de noviembre de 1974. Este trueque consistía en que los congresistas aprobaban leyes como la de aparcería, que tenía dificultades en el Congreso, a cambio de que López se abstuviera de objetar la ley que consagraba el alza de las dietas en $10.000 mensuales.

La oligarquía, añadió, al tiempo que eleva sus millonarias rentas con el patrocinio del Estado, niega las alzas salariales de los trabajadores argumentando dizque son inflacionarias.

Así son las cosas en el país. “Y los parlamentarios qué hacen?”, preguntó Samper en el mismo orden de ideas. Y respondió: “Salir en la forma más inmoral a resolver el problema. Lo que hacen es decir: como todo el mundo roba, cuadrémonos también!”.

Cuando en el Senado Hernando Echeverri Mejía e Iván López Botero, elegidos por la UNO, votaron afirmativamente el alza de dietas, el Comando Nacional desautorizó tal proceder. La respuesta insolente que dieron al llamado de la dirección nacional de la UNO motivó que el compañero Samper aludiera a dichos sucesos haciendo constar la posición del MOIR frente a los mismos. Desprovistos de todo sectarismo, dijo, estamos dispuestos a respaldar a toda aquella persona que en el país esté dispuesta a combatir a los enemigos del pueblo. Por eso, en base a una plataforma mínima de nueve puntos, participamos en la pasada campaña electoral al lado de Echeverri Mejía y López Botero. Cuando traicionaron los postulados que habían suscrito, la UNO obró en consecuencia. “Seguimos ideas, no caudillos”, indicó Samper, para concluir subrayando: “Y que quede perfectamente claro que la Unión Nacional de Oposición aprobó una enérgica censura a la actitud absolutamente indecorosa y contraria a nuestros postulados asumida por nuestros voceros en el Senado de la República.

En la misma forma, el Movimiento Aplio Colombiano, al cual pertenecen Echeverri y López Botero, ha expedido una declaración de enérgica censura a esa actitud. Y que se sepa que los auténticos revolucionarios de la Unión Nacional de Oposcición respondemos a los intereses de la totalidad del pueblo colombiano, así en la farsa electoral no hayamos obtenido más que 150.000 votos”.

EL ESTADO, CELESTINA DEL CAPITAL FINANCIERO

Dos solicitudes del Ejecutivo a las cámaras legislativas referentes a la deuda pública, encontraron la resuelta oposición del representante del MOIR. La una estaba relacionada con la autorización de un endeudamiento interno por la suma de mil millones de pesos a través de la emisión denominados “Bonos de Desarrollo Económico”, mientras que la otra se remitía a otorgar permiso al gobierno para un endeudamiento externo por una cuantía de mil millones de dólares. Cifras millonarias éstas que no representan cosa distinta a los escandalosos negociados que realiza el Estado colombiano, manipulado por el capital financiero imperialista y sus sirvientes nacionales.

Explicó cómo la emisión de títulos de deuda pública interna es uno de los mecanismos preferidos por la oligarquía para amasar fabulosas ganancias ya que, como en el caso de los bonos propuestos, se facilita por este medio la evasión tributaria pues están exentos del impuesto de renta; además, pagan altos intereses, de los tipos usuarios que se han generalizado en el país desde la creación de las UPAC, y que el Ministro de Hacienda denominaba como “competitivos”, y, en fin, entrañan el desbordamiento de la inflación, puesto que representan a la postre una emisión de dinero por el gobierno cuyas evidentes consecuencias son acrecentar las ganacias de los capitalistas a costa de los ingresos reales de los trabajadores. “Es decir, expresó Samper el 14 de noviembre del año pasado-, por un lado dicen que habrá mecanismos de control a la evasión tributaria y por el otro, el mismo gobierno, como celestina, abre la puerta para los que quieran ocultar capitales y devengar intereses usurarios sobre esos capitales”.

Con posteridad, el 14 de diciembre, tuvo oportunidad el dirigente revolucionario de combatir el proyecto de endeudamiento externo. Con estos términos, extractados de su amplia intervención, calificó la naturaleza de la “ayuda” imperialista: “Estos empréstitos, que se presentan al público con intereses comerciales, con plazos ficticios para que la opinión los tolere, se gastan fundamentalmente en financiar a precios muy altos las exportaciones norteamericanas. Lo mucho o poco que llega se adjudica por intermedio de contratos hechos por licitaciones, las cuales se conceden a través de comisiones ocultas que, desde luego, vienen a gravar por debajo el préstamo. Se establece así un sistema de corrupción que en el fondo no viene a ser más que el fruto de la “Alianza para el Progreso”, para el progreso del imperialismo yanqui y las empresas plutocráticas que se benefician de esos empréstitos”.

EL CONCORDATO COMPONENDA BIPARTIDISTA

El 12 de julio de 1973 el gobierno de Pastrana Borrero suscribió un nuevo concordato con la Santa Sede, el cual estaba para la ratificación del Congreso a finales del año pasado. A el se refirió el camarada Samper en el curso del debate promovido sobre el particular.

A lo largo de su discurso explicó cómo el Concordato era uno de los compromisos fundamentales de López Michelsen y el partido liberal con su socio conservador y la iglesia. Ya en el transcurso de la campaña electoral, cuando el congreso había iniciado la discusión pertinente y algunos liberales se mostraban reacios a la aprobación del convenio, López los reprendió y solicitó que accedieran a su pronta evacuación. Más adelante y ya elegido presidente, López aceptó, como para salvar las apariencias, que el nuevo Concordato sería revisado en el término de diez años a fin de llegar entonces a un arreglo más “satisfactorio” para Colombia. Este fue el último argumento farisaico empleado por Alfonso López con objeto de lograr el asentimiento de los parlamentarios. Aunque estaba lejos de querer un nuevo convenio más equitativo para el país, cual intentaba hacerlo creer, puesto que, como lo recordó Samper en su intervención, no hacía mucho había declarado López que en materias concordatorias “…me encuentro ma´s próximo de la doctrina conservadora que de la doctrina liberal”.

Más adelante la disertación de Samper se orientó a desbaratar las amenazas de las fuerzas reaccionarias de que Colombia se precipitaria a una lucha religiosa de violentas secuelas si no se aprobaba ese tratado, o aún más, si el país se desembarazaba de los vínculos concordatorios -como lo proponían algunos- y pasaba a regir sus relaciones con el Estado Vaticano por las normas internacionales que rigen en estos eventos y en un plano de igualdad y respeto por el manejo autónomo de las cuestiones de cada parte. Ateniéndose además al punto de vista revolucionario que considera que la religión es un asunto privado, del fuero interno de cada persona, en el cual el Estado no debe inmiscuírse, y que por ende debe propenderse por la más completa separación entre la iglesia y el Estado; y fundándose en el criterio de nuestro partido de respeto a las creencias del pueblo, describió Ricardo Samper la amenaza de lucha religiosa de la reacción como un intento de meter cuñas entre el pueblo para dividirlo y desviarlo de sus verdaderos intereses y metas, y una vana pretensión de acallar las corrientes y personalidades patrióticas que luchan por la independencia de Colombia.

Al señalar que al Vaticano por medio del tratado suscrito se le otorga el derecho de intervenir en varios asuntos de la vida nacional -como en la educación, en la administración de los Territorios Nacionales a través de un “régimen de misiones”, en el matrimonio, en la administración de justicia, etc.- destacó el parlamentario del MOIR que se trata de violaciones a la soberanía llevados a cabo por la oligarquía vendepatria. Las clases dominantes han llegado en este caso hasta el punto de violar su misma Constitución, en el afán de otorgar privilegios al Vaticano. En el mismo orden de ideas puso en claro el engaño que en labios de las clases dominantes encierra el principio de la “no intervención”, explicando como en la ONU la delegación colombiana había negado un voto de censura a la dictadura de Pinochet, amparándose cínicamente en el principio aludido. Y añadió: “Claro que es una burla afirmar el principio de no intervención en un momento en que se asiste a una Conferencia de Cancilleres para levantar las inoperantes sanciones a Cuba, a la gloriosa Cuba revolucionaria, dizque por intervención en América Latina, y no se dijo ni una sola palabra sobre la descarada y permanente intevención que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos ejerce en todos los países de América Latina. Qué moral es esa! Dónde está la soberanía de nuestros pueblos! Dónde está la coherencia de los principios! Dónde está el principio de la no intervención!”. En remate de lo dicho expresando la actitud del MOIR en relación al Concordato, dijo Samper: “Vamos a votar en contra de ese concordato porque somos coherentes con nuestra posición nacionalista y patriótica”.

EL ENGENDRO TERRATENIENTE DE LA LEY DE APARCERÍA

Inicialmente la Cámara de Representantes había rechazado en sesión del 11 de diciembre la ley de aparcería, pero luego la acogió a instancias del presidente López. De todas maneras aquella sesión brindó la oportunidad al compañero Samper de enfrentar a la coalición bipartidista en resonante debate.

“En nombre de la Unión Nacional de Oposición siento la más enérgica protesta ante el intento, que parece ya consumado, de aprobar este proyecto profundamente reaccionario…”, dijo ese día para iniciar su fogosa intervención. Pasó luego a evocar las mentirosas promesas que a los campesinos ha hecho la oligarquía en boca de cuanto mandatario ha pasado por el gobierno, cuando lo que realmente han recibido es la represión más brutal cada que han querido tomar la tierra. “Desde 1936 se ha venido hablando de reforma agraria”. indicó. Pero “a pesar de toda la demagogia que se hizo en aquel entonces, los campesinos no tuvieron la tierra con la ley 200 del 36. Se generaron problemas sociales, luchas campesinas de inmensa profundidad”. Más adelante agregó: “Desde el primer gobierno del Frente Nacional, se volvió a hablar de la necesidad de hacer una reforma agraria. Se dictó la ley 135 de 1961 y desde entonces todos los gobiernos, a través del Instituto Colombiano de la Reforma Agraria (INCORA), a pesar de que han gastado muchos millones de pesos, no han proporcionado una pulgada de tierra a los campesinos”.

En consecuencia, los campesinos, sumidos en una miseria y opresión ya seculares, han tomado en sus manos la tarea de realizar una auténtica reforma agraria que les otorgue la tierra por la vía de arrebatarla a los terratenientes, invadiendo sus extensos fundos improductivos.

Ante esta situación, cuál ha sido la postura del señor López Michelsen?, preguntó el parlamentario revolucionario y pasó a responder, recordando cómo en la campaña electoral el candidato liberal había manifestado que lo importante no era la tierra para los campesinos sino que el capital se vinculara a ella, que no se debían hacer modificaciones a la reforma agraria oficial ya que de lo que se trataba era de comprobar la eficacia de las leyes vigentes y en ese sentido el gobierno mas bien debía procurar ofrecer adecuadas seguridades a los terratenientes para que continuaran su explotación sin sobresaltos. “Y ahora – increpó- solicita de urgencia la aprobación de este proyecto de ley de aparcería que reivindica las relaciones de servidumbre feudal en el campo, cerrando así un capítulo más de la incapacidad de esta oligarquía para resolver los problemas del campo”.

Hecho el anterior recuento, pasó el dirigente del MOIR a referirse a diversos aspectos de la ley, entre los que se destaca lo dispuesto en los artículos 28 y 29, en el sentido de evitar que las tierras puedan ser tocadas por el gobierno. “Pero esta ley tiene otra cosa más grave aún -dijo sobre el particular-, y es que con el simple hecho de conceder tierra en aparcería, quedan excluídos de la posibilidad de ser afectados por el INCORA los terratenientes que entreguen parcelas para cultivadores aparceros. Eso es lo que el ponente, Miguel Santamaría Dávila, expresidente de FEDEGAN, llama la mejor garantía que se da a los terratenientes con esta ley”. Y relató cómo se consagra, a la manera feudal, que el terrateniente deberá proporcionar en su latifundio una huerta al aparcero, destinada a mantenerlo atado a la tierra y en procura de disponer siempre de mano de obra a su servicio, pero bajo una pretendida intención de beneficio para el campesino y la economía nacional -como lo expuso Bertha Hernández de Ospina Pérez, ardorosa defensora del proyecto- porque dizque se promovería de ese modo la producción de “cultivos de pancoger”.

Para finalizar y luego de una extensa crítica de la ley, resaltó la imposibilidad de que pueda lograrse solución alguna para los problemas del campo en el marco del actual sistema, ya que sólo la revolución victoriosa, con la participación decisiva de los millones de campesinos necesitados de tierra podrá confiscársela a los terratenientes. “Nosotros predicamos la revolución agraria”, enfatizó Samper y puntualizó de esta manera: “Los campesinos comprenderán que no va a ser desde arriba, sino por su propia lucha que se desatará, a pesar de las amenazas conminatorias del Ministro de Gobierno contra las invasiones de tierras, el proceso sin el cual no habrá desarrollo en Colombia, que es acabar con toda la estructura latifundista arcaica del agro colombiano y abrir también así la puerta para el auténtico desarrollo industrial del país”.

ENJUICIAMIENTO DE LA CORRUPTELA OFICIAL

Desarrollar una vasta “campaña moralizadora” ha sido una de las fementidas divisas de la actual administración. El primer mandatario convocó en los primeros meses del año el Congreso a sesiones extraordinarias para someter a su consideración un proyecto bipartidista de reformas a la Contraloría. El 15 de abril, en el recinto de la Cámara el camarada Samper destapó el juego oficialista en los siguientes términos: con la reforma de la Contraloría “estamos viendo simplemente una rebatiña burocrática. Por encima de toda la sofistería… lo único que queda es la aspiración del oficialismo de cómo repartirse esta cuota de poder: unos 8.000 empleados, los auditores, los paniaguados de ustedes que se tienen que preparar para la mitaca, el equipito de agitadores que les haga mostrar su pequeño baluarte electoral a través de los funcionarios que puedan nombrar”. “Pero lo cierto -continuó- es que seguirá exactamente la misma corrupción. (…). Lo que se va a seguir dirimiendo es el problema de quién nombra, porque esta oligarquía parasitaria y burocrática simplemente tiene como recurso el de la repartición del presupuesto. Y la cuotica de poder de ustedes -enrostró a los parlamentarios de la coalición gobernante- es el presupuesto de la Contraloría”.

En septiembre ya, y cuando algún parlamentario quiso colocar a Laureano Gómez como ejemplo de honestidad y lucha contra la venalidad y descomposición públicas, Ricardo Samper lo interpeló para recordar el tétrico historial contra el pueblo de aquel jefe conervador quien fuera uno de los principales promotores de la violencia reaccionaria por muchos años. Ante la falta de razones para responder al representante del MOIR, algunos parlamentarios conservadores intentaron agredirlo alevosamente, motivo que lo llevó a dejar una enérgica constancia el 10 de septiembre en la que expresa: “No me extraña la actitud de los parlamentarios conservadores. Lo que hicieron contra mí, el intento de agredirme físicamente, lo vienen haciendo con miles y miles de compatriotas, campesinos y obreros colombianos en todas partes del país. Los gamonales conservadores, en la misma forma que los liberales, explotan y extorsionan a las masas, las reprimen y cuando así lo necesitan, recurren a peores métodos”. Mientras tanto, “seguiré llamando asesinos y criminales a los verdugos del pueblo. Seguiré combatiendo los cabecillas de la oligarquía y el imperialismo en Colombia al riesgo que sea preciso correr”.

ACCIÓN UNITARIA

CONSTANCIA

Los Suscritos Concejales representantes en el Cabildo de las fuerzas de Oposición e independientes de las Directivas Oficialistas consignamos por medio de la presente, los siguientes criterios:

1°.- La designación del señor Luis Prieto Ocampo como Alcalde Mayor de Bogotá, confirma una vez más el carácter del Gobierno actual presidido por el señor López Michelsen. El presente Gobierno representa como ninguno otro, los intereses del imperialismo, de la plutocracia y de las clases oligárquicas liberales y conservadoras.

2°.- Luis Prieto Ocampo es un reconocido agente en Colombia de los intereses extranjeros, del gran capital monopolista y de los grandes terratenientes e intenta enmascararse en un falso tecnicismo y apolicitismo, que no es sino el reflejo de su posición al servicio de los intereses antinacionales y antipopulares.

3°.- Siguiendo la línea trasada por anteriores administraciones de la cual no se escapa la última del doctor Palacio Rudas, este Gobierno continúa adelantando una política de empréstitos con los organismos prestamistas internacionales que hipotecan seriamente la soberanía nacional, comprometen los recursos públicos y encarecen y elevan el valor de las tarifas de los servicios.

4°.- Esta Administración continúa adelantando políticas claramente antipopulares tales como: el Plan Cerros, Las ciudades dentro de la Ciudad, la política sobre migraciones concretada en el Proyecto de Acuerdo sobre Perímetro Urbano y sanitario, cobro del gravámen de Valorización en perjuicio de los pequeños propietarios y en favor de los monopolios urbanizadores, elevación de las tarifas de servicios públicos, y cobros adicionales exhorbitantes para instalarlas. A todas estas medidas anunciamos nuestra beligerante oposición y nuestro concurso y respaldo a las masas, a su inconformismo y a los organismos que ellos han creado para derrotarlas.

5°.- Lucharemos dentro del presente período de sesiones, cuando se estudie el presupuesto de Bogotá, por los derechos de los trabajadores al servicio del Distrito, consignados en sus peticiones de estabilidad, más y mejores prestaciones, aumento de salarios y libertad de organización, movilización y huelga. Esta será nuestra invariable posición en contradicción con la que asumirán los voceros del oficialismo liberal y conservador, cualquiera que sea su matiz, que tratarán de distribuirse el presupuesto con criterio de rebatiña electoral y botín burocrático.

6°.- Elevamos nuestra más encendida voz de rechazo por la represión desatada por el Gobierno contra las fuerzas populares y democráticas y anunciamos que no estamos dispuestos a tolerar amenazas, al tiempo que sabremos defender nuestros derechos.

7°.- No obstante los diversos criterios con los cuales podemos mirar los signatarios de la presente constancia la participación electoral, anunciamos que a pesar de las normas discriminatorias que a nosotros se nos aplican, utilizaremos la próxima campaña electoral para desenmascarar al gobierno, a las fuerzas oligárquicas y pro-imperialistas gobernantes, a los oficialismos de los partidos tradicionales y a sus máximos dirigentes, reconocidos enemigos de los intereses populares y abanderados del atraso, de los monopolios y de los terratenientes.

8°.- Anunciamos que manteniendo cada movimiento y partido su independencia y autonomía para fijar sus propios y particulares criterios, haremos ingentes esfuerzos para adoptar posiciones coincidentes, tendientes a unificar el trabajo en este período de sesiones en el combate contra el régimen.
Bogotá, noviembre 3 de 1975

Por el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), Carlos Bula Camacho

Por el Movimiento Amplio Colombiano (MAC), Margoth Uribe de Camargo

Por el Partido Comunista (PCC), Teófilo Forero y Mario Upegüi

Por el Movimiento Independiente Liberal, Jairo Bonilla y José María Martínez